El laberinto catalán

JxCat dice que aún "es posible" un acuerdo con ERC para gobernar juntos

Jordi Sànchez se abre a ceder votos para investir a Aragonès si finalmente no hay acuerdo

Jordi Sànchez.

Jordi Sànchez. / EFE / Andreu Dalmau

3
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Junts per Catalunya acusa el golpe, pero no da la batalla por perdida. El secretario general del partido, Jordi Sànchez, ha mostrado este sábado su sorpresa después de que Pere Aragonès haya anunciado que ERC quiere formar un Govern en solitario al ver inviable un acuerdo con JxCat. Ha afirmado que queda tiempo para negociar -hasta el 26 de mayo no se convocarían automáticamente unas nuevas elecciones-, y ha insistido en que "aún es posible" llegar a un pacto para que los dos partidos independentistas gobiernen juntos.

Desde Waterloo, el 'expresident' Carles Puigdemont ha subrayado que su formación debe ser "relevante, fuerte y decisiva" para avanzar hacia la independencia y que se prepara para este reto. "Es un aviso a todos aquellos que nos han despreciado como fuerza política o como propuesta estratégica: no nos dejaremos pisar", ha dicho en su intervención telemática en el Congreso extraordinario del partido, después de que el vicepresidente y candidato de ERC a la Presidencia, Pere Aragonès, haya propuesto gobernar en minoría. "No hemos venido a hacer política para aplazar las respuestas a las necesidades de Catalunya", que asegura no se pueden resolver desde el Estado.

En una intervención desde la cárcel de Lledoners, Sànchez ha respondido a ERC que el "Govern de unidad" solo depende de que todos pongan de su parte. "Nos ha sorprendido la determinación con la que hoy hemos escuchado a Aragonès cuando nos ha conminado a cederle los votos y ha roto las conversaciones", ha admitido. "Continuamos ofreciendo a ERC la voluntad de llegar a acuerdos. Faltan 18 días, no son muchos, pero tenemos un acuerdo en la punta de los dedos. Mantenemos esta voluntad de acuerdo. Estamos convencidos de que es posible. No valen excusas, no es normal renunciar a la posibilidad de un acuerdo estratégico cuando el país vive la situación que vive. Queremos que llegue el acuerdo de manera rápida. Hemos hecho propuestas claras y transparentes", ha dicho también.

Puigdemont avisa: JxCat no se dejará pisar ni que le falten al respeto. / EUROPA PRESS / VÍDEO: EFE

Persisten los escollos

Sin embargo, y como ya sucedió en su comparecencia del viernes, detrás de las palabras amables asomaron los desencuentros que Aragonès ha señalado como principales escollos para la obtención de un pacto. El secretario general de JxCat ha afirmado que no quieren que el Consell per la República -una entidad con sede en Bélgica que preside Carles Puigdemont- "tutele" a la Generalitat, pero sí ha pedido que se "coordinen". También ha admitido desacuerdos en el grado de coordinación que deben tener los grupos de ERC y JxCat en el Congreso, y acerca de la mesa de diálogo entre el Executiu y el Gobierno.

Noticias relacionadas

En cuanto a la posibilidad que ha elegido Aragonès, la de que JxCat le vote 'gratis' en una sesión de investidura para convertirlo en 'president' sin entrar en el Govern, Sànchez ha afirmado: "Pere Aragonès nos ha aceptado la oferta de cederle nuestros votos. Con la misma claridad que lo trasladé, JxCat decidirá cuál será su posición en función del acuerdo que se acabe tomando con ERC. Si ERC opta por no gobernar con JxCat y consigue un acuerdo con formaciones no independentistas -con los 'comuns'- y la CUP, estudiaremos que 4 diputados voten para echar a andar la oferta programática. No especularemos con las elecciones. Pero exigiremos seriedad, transparencia y lealtad a unos principios".

Pero el secretario general de JxCat tampoco ha escatimado en críticas a sus hasta ahora socios. "Nos habría gustado que esta contundencia de Aragonès la hubiesen tenido también con el Gobierno de Pedro Sànchez. El Estado español es muy potente, y 13 diputados no son suficientes para doblegar la voluntad de un Estado. No entendemos cómo en este momento es más importante el peso de 83 días [los que ha durado la negociación entre los independentistas] que de dos años de relación con el Gobierno para romper unas conversaciones con JxCat", ha dicho.