El laberinto catalán

JxCat afirma que el acuerdo para investir a Aragonès está "a punto de cerrarse" y ERC desconfía

  • Sànchez dice que habrá pacto "en los próximos días", pero los principales escollos siguen presentes

  • Esquerra no ve relación entre el optimismo público del posconvergente y lo que ocure en la mesa de negociación

  • El partido de Puigdemont no comparte algunos aspectos del acuerdo entre ERC y la CUP

Jordi Sànchez augura un acuerdo entre JxCat y ERC en los próximos días. / MÒNICA TUDELA / VÍDEO: EFE / JxCAT

3
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El acuerdo entre ERC y JxCat para convertir a Pere Aragonès en presidente de la Generalitat está muy cerca. Al menos así lo ha anunciado el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, que ha asegurado que el pacto, cuya concreción ha situado "en los próximos días", está "a punto de cerrarse", solo a falta de "pequeños flecos que no representan ningún obstáculo importante". Unas declaraciones que fueron recibidas con todo escepticismo por la otra parte contratante, es decir, ERC. Los republicanos afirmaron a este diario que el estado de las negociaciones, y la posición de los posconvergentes en la mesa, no permitía hacer esas optimistas aseveraciones. Aunque, con todo, y con algo de sorna, fuentes de Esquerra señalaron que "si públicamente dicen que está casi hecho, intentaremos cerrarlo ya".

Ese 'ya', sin embargo, no ha podido ser este mismo viernes. La prevista reunión entre Aragonès y Sánchez, aprovechando que el posconvergente está de permiso penitenciario, no se ha celebrado por decisión de Junts. "Quizá no tenemos el acuerdo tan cerca", resolvió una voz de ERC.

Y es que tal es el clima de la mesa de negociación que, tres horas antes de la comparecencia de Sànchez, la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, insistió, en TVE, en que de no mediar acuerdo habría que estudiar la opción de un Govern en solitario. Una voz destacada de los republicanos resumió la intervención de Sánchez como "un farol de lectura interna" para los posconvergentes, dada "la división interna existente sobre si pactar o no".

Aunque Sànchez ha intentado transmitir optimismo, también ha dejado abiertos algunos interrogantes. Pese a que afirmó que "los aspectos que quedan por abordar no pueden ser excusa para no cerrar un acuerdo, de sus palabras se desprende que los principales problemas que han emergido durante las conversaciones siguen sin resolverse. No está cerrado el trato que se debe dar al Consell per la República que preside Carles Puigdemont, ni la estructura del Govern, ni el grado de coordinación en el Congreso de los grupos parlamentarios de JxCat y ERC.

"Trabajo conjunto" entre "el interior y el exilio"

Sànchez aseguró que el Consell per la República es más trascendente que nunca por la "ofensiva" del Estado contra el independentismo institucional, aunque a renglón seguido afirmó que su partido no quiere que ni esa entidad con sede en Bélgica ni Puigdemont tengan ninguna "tutela" sobre el presidente de la Generalitat, como teme ERC, sino que haya un "trabajo conjunto" entre "el interior y el exilio".

Sànchez admitió que se sigue trabajando en cómo coordinar las estrategias sobre el 'procés'. "Hemos aceptado la mesa del diálogo y la negociación. Toca que se acepte que desde el primer día el Govern trabajará para construir la solución si el PSOE sigue teniendo la misma actitud", ha dicho. Algo que, por cierto, los republicanos afirman que se resolvió en la primera semana de negociación y que, de hecho, forma parte del acuerdo de los republicanos con la CUP.

Dar la vuelta al acuerdo de 2018

En cuanto a la estructura del Govern, Sànchez propuso una fórmula que no satisface a ERC: la de simplemente darle la vuelta al acuerdo de 2018 para que cada partido ejerza ahora las funciones que en ese pacto asumía el otro.

Noticias relacionadas

También subrayó que JxCat "no puede compartir" algunos elementos del pacto que han suscrito ERC y la CUP. Por ejemplo, rechazan "que todo el servicio de salud tenga que ser de titularidad pública"

Y, en el caso de que no haya pacto, mantuvo que JxCat apoyará a Aragonès incluso para quedarse fuera del Govern: "Si el acuerdo no llega, ERC tendrá nuestros votos. Pero no es nuestro escenario".