Recambio de poder

Belarra prepara contra reloj su candidatura para suceder a Iglesias

  • La ministra de Derechos Sociales cuenta con el apoyo de la dirección para ser la futura líder del partido

  • La candidatura de la dirigente morada aboca a una bicefalia con Díaz al frente de la actividad en el Gobierno

Ione Belarra.

Ione Belarra. / EUROPA PRESS / Alejandro Martínez Vélez

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

La maquinaria para suceder a Pablo Iglesias al frente de Podemos se ha puesto en marcha. Aún no hay fecha oficial para la Asamblea extraordinaria para elegir al relevo del exvicepresidente en la secretaría general del partido, aunque se prevé que sea antes de verano, pero la cúpula morada ya ha hecho su apuesta: Ione Belarra. La actual ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 confirmó este jueves a su entorno el rumor que empezó a circular a última hora del pasado miércoles: se presentará para ser la próxima secretaria general de Podemos. Para cerrar cuanto antes un vacío de poder que provoque desasosiego dentro y fuera del partido, la Ejecutiva aprobará en los próximos días la celebración del congreso donde aupar a un nuevo líder. Esta convocatoria exprés obligó a Belarra a empezar a prepara su candidatura apenas 48 horas después de la dimisión de Iglesias.

El pasado miércoles, la cúpula de Podemos estuvo reunida para analizar los resultados del 4-M, asimilar la marcha de Iglesias y trazar un plan para el recambio de liderazgos en el partido. El exvicepresidente pidió retirarse de inmediato y que fuera una gestora, compuesta por la directiva del partido, quien tome el timón hasta la celebración de 'Vistalegre VI', donde se elegirá a su relevo. Al término de ese cónclave, el nombre de Belarra ganaba enteros como futura líder.

Este jueves, aquel runrún se convirtió en una decisión en firme. La ministra se presentará para sustituir a Iglesias, confirmaron fuentes de su entorno, aunque la comunicación oficial no se producirá hasta que no se convoque la Asamblea Ciudadana Extraordinaria. Es probable que haya otros candidatos, aunque el respaldo de la Ejecutiva hace muy difícil que Belarra no llegue a ese congreso con líder de facto.

La trayectoria

Belarra, una de las personas de mayor confianza de Iglesias, se alzó desde el principio como una de las dirigentes con más posibilidades para suceder al exvicepresidente que, el pasado martes, defendió la necesidad de "feminizar" los liderazgos. Hace dos meses, cuando el exlíder de los morados abandonó el Gobierno para competir en las elecciones madrileñas, Belarra ya fue señalada para sustituirle al frente del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Además de formar parte del sector morado en el Gobierno, Belarra lleva en Podemos desde sus inicios y tiene un amplio conocimiento de los engranajes del partido, así como de los mecanismos del Congreso, donde hace unos años fue portavoz parlamentaria en sustitución de Irene Montero.

El paso adelante de Belarra confirma la bicefalia en el proyecto morado. Mientras que la ministra de Derechos Sociales estará al frente de Podemos, será la vicepresidenta tercera y responsable de la cartera de Trabajo, Yolanda Díaz, quien lleve el timón de Unidas Podemos (la confluencia de Podemos, IU, En comú podem y Galicia en común) en el seno del Gobierno y quien sea la candidata a la presidencia del espacio confederal en las próximas elecciones. Al menos, este es el plan que dejó marcado Iglesias, aunque, por el momento, Díaz no ha aclarado si lo aceptará.

Contrapesos políticos

Noticias relacionadas

Belarra, una de las dirigentes más críticas con el PSOE y con un perfil muy similar al de Iglesias, hará contrapeso con la figura de Díaz, mucho más conciliadora con el PSOE, aunque igual de exigente en lo relativo al cumplimiento del acuerdo de coalición. Antes de que el exvicepresidente anunciara su salida de la política, fuentes de la dirección morada apuntaban que el "experimento" del doble liderazgo resultaría complejo, pero que saldría bien.

Ahora, el cambio de uno de los protagonista parece que podría simplificar las cosas. La ministra de Derechos Sociales cuenta con el respaldo interno del partido, además de una muy buena relación con Díaz y con la responsable de Igualdad en el Gobierno y 'número dos' de Podemos, Irene Montero. Sin embargo, carece del hiperliderazgo que caracterizó a Iglesias desde la formación del partido, lo que puede hacer más llevadero la bicefalia.