Los sindicatos y las izquierdas piden frenar a la extrema derecha el 4-M

  • El Gobierno se vuelca en la protesta de la capital con dos vicepresidentas y cinco ministros a tres días de las elecciones en Madrid

  • UGT y CCOO aplauden la presencia de los miembros del Ejecutivo, para que escuchen las reivindicaciones de los trabajadores

En primer término y de izquierda a derecha, las vicepresidentas Yolanda Díaz y Carmen Calvo y el ministro José Luis Ábalos; en segunda fila, los candidatos a las elecciones de Madrid Pablo Iglesias (Podemos), Ángel Gabilondo (PSOE) y el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.

En primer término y de izquierda a derecha, las vicepresidentas Yolanda Díaz y Carmen Calvo y el ministro José Luis Ábalos; en segunda fila, los candidatos a las elecciones de Madrid Pablo Iglesias (Podemos), Ángel Gabilondo (PSOE) y el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes. / AFP / Óscar del Pozo

Se lee en minutos

Los sindicatos y los candidatos de los partidos de izquierdas que se presentan en las elecciones de Madrid del 4-M se manifestaron este sábado por el centro de la ciudad y coincidieron en llamar a las urnas para frenar a la extrema derecha. La movilización contó con una presencia inusitada del Gobierno central: dos vicepresidentas y cinco ministros acudieron a la protesta, que fue en algunos momentos también un acto de censura a las políticas liberales del PP tras 26 años consecutivos gobernando esa autonomía. "Ni más recortes ni más corrupción", se leía en un cartel. "Como Aguirre y Cifuentes, Ayuso, vete ya", señalaba otro que recordaba la salida de las expresidentas de la Comunidad de Madrid. Y uno se repitió mucho: "Los ricos sí votan y así ganan".

A tres días de las elecciones autonómicas, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la vicepresidenta tercera y también ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se colocaron junto a cinco ministros (José Luis Ábalos, Reyes Maroto, Irene Montero, José Manuel Rodríguez Uribes y Ione Belarra) en la segunda línea de la manifestación. Algunos no era la primera vez que asistían como ministros, aunque en 2019, con Pedro Sánchez ya en la Moncloa, la representación no fue ni de lejos tan amplia. El despliegue fue aplaudido por UGT y CCOO. "Honra a los ministros y ministras que nos acompañen. Vamos a hacer las mismas reivindicaciones con su presencia que sin su presencia", apuntó José María Álvarez, secretario general de UGT. Entre los representantes del Gobierno también estaban los candidatos a las elecciones madrileñas Ángel Gabilondo (PSOE), Mónica García (Más Madrid) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos).

Hubo una asistencia superior a la prevista por la pandemia. La distancia de seguridad se mantuvo gracias a los centenares de miembros de los sindicatos que pedían que se respetara. A la llegada a la Puerta del Sol, tanto Álvarez como Unai Sordo, secretario general de CCOO, reclamaron que ningún trabajador se quede en casa el 4-M. "No se puede votar a quien habla a una periodista o al resto de candidatos como quien hablaba al servicio, a 'las chachas', a quien nos odia, a quien no quiere a la clase trabajadora", afirmó Sordo. Álvarez exhortó a los barrios populares de Madrid a que digan a la derecha que no les van a vender más "duros a cuatro pesetas".

Una deuda con la "clase trabajadora"

Horas antes, en la rueda de prensa previa a la manifestación de Madrid, Sordo (CCOO) señaló este Primero de Mayo como una cita de "enorme importancia" y que debía ser un homenaje a los trabajadores que en los peores momentos de la pandemia "sacaron adelante el país". "El país tiene una deuda con su clase trabajadora", subrayó. Tanto Sordo como Álvarez reclamaron que se acabe con la "precariedad permanente", "la desigualdad instalada" y "las enormes incertidumbres que corroen a millones de personas". Los jefes de los dos principales sindicatos lamentaron que la campaña madrileña no haya abundado en estos asuntos y haya girado en torno a las "cañas", la "libertad" y "los insultos".

Tener "un Gobierno decente" en Madrid

En un carrusel de ruedas de prensa en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, a pocos metros del inicio de la cabecera de la manifestación, en la plaza de Cibeles, además de los representantes de UGT y CCOO, también tomaron la palabra García (Más Madrid) y Gabilondo (PSOE). La candidata animó a los trabajadores a manifestarse para tener en la Puerta del Sol "un Gobierno decente" que los cuide y deje de preocuparse de "si se encuentran o no a su 'ex'", una burla de la frase de Isabel Díaz Ayuso (PP) sobre la imposibilidad de toparse con una expareja en Madrid.

Sobre la presencia de las vicepresidentas y los ministros, García recordó que Más Madrid siempre ha participado en esta movilización porque "no hay nada mas político que la dignidad del empleo".

Pedir permiso para ir a votar

Noticias relacionadas

Gabilondo instó a los madrileños a votar y solicitar a sus empleadores las horas legales para poder hacerlo. "Necesitamos esa voz para lograr esa mayoría. Estamos cerca, estamos muy cerca de lograr este cambio y de esa posibilidad de ganar y de gobernar por ese cambio", declaró.

Iglesias habló poco antes de que empezara la manifestación, al lado de la fuente de Cibeles. "Es un placer estar un año más aquí. Este Primero de Mayo es el día de la dignidad democrática. El 4 de mayo hay unas elecciones históricas en Madrid. Las vamos a ganar porque en los barrios, ciudades y pueblos de la clase trabajadora, esta vez sí, va a haber una participación igual de amplia que la que hay en Pozuelo, en la Moraleja y en la calle Núñez de Balboa", declaró.