La negociación del Govern

ERC se resigna a ceder Economia a Junts

  • Los republicanos entienden que el cambio en la presidencia fuerza al relevo en la 'conselleria'

Elsa Artadi y Jaume Alonso-Cuevillas

Elsa Artadi y Jaume Alonso-Cuevillas / Marta Sierra (ACN)

Se lee en minutos

La Conselleria d'Economia es una de las joyas de la corona para ERC. Por múltiples razones, que van desde que es un departamento troncal para la acción de gobierno a motivos más humanos. No en vano es, todavía, el departamento del presidenciable y de su equipo. Esquerra asentó sus reales en, primero, la sede de la Rambla de Catalunya, y después, en el Districte Administratiu, en Sants-Montjuïc, en 2015, cuando, por el pacto que dio lugar a Junts pel Sí, Oriol Junqueras se convirtió en vicepresidente y responsable del área.

Pese a todo, y a regañadientes, los republicanos se han resignado a ceder Economia a Junts per Catalunya en el pacto de Govern que siguen negociando. Acaso por la inversión de cargos que supone la neonata supremacía parlamentaria de ERC sobre la posconvergencia.

Y para el partido de Carles Puigdemont, el área de Economia entra dentro de lo que deberían lograr. Sin duda, Elsa Artadi, que ya estuvo en el área económica del Govern, es la candidata a ocupar esta 'conselleria'. Jordi Sànchez ha reclamado públicamente gestionar además los fondos europeos, a lo que ERC se opone. Los republicanos, con todo, quieren hacer constar que no se trata de una cesión más, sino de algo trascendente y, en la negociación, exigirán obtener una contrapartida “grande y trascendente”, según fuentes de Esquerra. 

'Conselleries' con alto presupuesto

Junts sigue a la espera de debatir internamente el reparto de carteras en el futuro Govern de coalición con ERC. Su objetivo inicial, al que los republicanos se oponen, era lograr un pacto simétrico al del 2017, es decir, lograr las 'conselleries' que Esquerra ahora ocupaba. En cualquier caso, la intención es la de arañar el máximo poder posible.

A parte de economía, Junts aspira a áreas con amplia dotación presupuestaria como Salut y Educació, así como posiblemente las áreas sociales. Respecto a las nuevas áreas prometidas por el candidato Pere Aragonès --feminismos, universidades y acción climática-- Junts no tiene una posición definitiva.

Considerada por ERC como una de 'las joyas de la corona', exigirán a cambio una contrapartida "grande y trascendente"

Noticias relacionadas

En cualquier caso, la pugna también será interna entre los puigdemontistas, dado que si finalmente son siete las 'conselleries' que asume JxCat, los codazos para ocuparlas serán notables. Deberán encajarse varios criterios: el peso de los actuales 'consellers', la presencia de familias distintas --desde los exdirigentes de Convergència a las nuevas incorporaciones independientes--, la paridad, la presencia de dirigentes territoriales y la presencia, sin duda, de fieles a Puigdemont.

Por ello, nombres como Josep Rius (un estrecho colaborador del 'expresident' que podría liderar Exteriors si está cae en la trinchera posconvergente, y actuar de puente entre la plaza de Sant Jaume y Waterloo); Damià Calvet (actual 'conseller' y el mayor peso pesado exconvergente, fiel escudero de Josep Rull); Jordi Puigneró (que era el preferido por sectores puigdemontistas como candidato frente a Laura Borràs) deberán competir con otros nombres como el de la dirigente por Girona Gemma Geis, el hasta ahora presidente del grupo parlamentario, Albert Batet, y el 'conseller' de Empresa, Ramon Tremosa.