Negociaciones para un Executiu

ERC exige a Junts que cese en el bloqueo de las negociaciones porque "la gente precisa un Govern"

  • Los republicanos achacan la demora a los problemas internos de los posconvergentes

  • Junts exige concreción y trabajo a ERC en lugar de ataques

  • Fuentes negociadoras no descartan, con todo, una aceleración hacia el acuerdo en los próximos días

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, en un foto de archivo.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, en un foto de archivo.

Se lee en minutos

Dos meses y una semana después de las elecciones, ERC estalló y lanzó hacia Junts toda la presión posible para tratar de situar en el tejado del partido de Carles Puigdemont el peso de la responsabilidad del no acuerdo, todavía. Los republicanos llevaban días sopesando dar un golpe sobre la mesa y lo hicieron este lunes con una comparecencia de todos sus negociadores y un mensaje común: pacto antes del 1 de mayo porque no hay "excusas" para no alcanzarlo. Minutos después, Junts repelió el ataque con contundencia, exigiendo a sus socios más concreción y trabajo y desentendiéndose del órdago. Ya por la tarde, ambas partes se reunieron y los posconvergentes anunciaron que siguen intercambiándose propuestas.

Intervino Josep Maria Jové, el experto en este tipo de diálogo y sobre el que aún pesa la espada de Damocles de la actuación judicial por el 1-O. El TSJC decidió su procesamiento por los delitos de desobediencia, prevaricación, malversación y revelación de secretos por su participación en la organización del referéndum. "Nos hemos reunido más de 20 veces e intercambiado más de 10 documentos", describió Jové para ilustrar el esfuerzo realizado por los republicanos. Otros negociadores, como Marta Vilalta y Sergi Sabrià, instaron a los posconvergentes a cesar en el "bloqueo" de las negociaciones e, incluso, atribuyeron la actitud de Junts a ciertos problemas de cohesión internos, entre los que ambicionan un pacto de Govern y los que prefieren hacerse rogar. "Los problemas internos de un partido no pueden convertirse en el problema de los catalanes", afirmó irritada Vilalta.

Repetición electoral

Sabrià también aludió a una posible repetición electoral si los posconvergentes llevan hasta el final ese bloqueo que los republicanos detectan. "Si vamos a ese escenario, tendrán que explicar muy y muy bien por qué se hace pasar al país por ese trance, con lo que está pasando [en referencia a la pandemia y las crisis que ha generado]. "Si alguien está especulando con nuevos comicios", terció Vilalta, "que salga y lo diga".

"No hay ningún impedimento para que haya un pacto, entre Sant Jordi y el Primero de Mayo, y que el Govern eche a andar ya. Y si lo hay, nos gustaría que Junts nos lo explicase", aseveró Vilalta, número 2 extramuros de Esquerra.

En el asunto más candente, el de cuál debe de ser la dirección estratégica del indepenentismo y qué hacer con el 'procés', los republicanos reiteraron en su última oferta un órgano de dirección pentacéfalo, con ERC, Junts, la CUP y las entidades soberanistas (Òmnium y la ANC).

Sobre otra de las patatas calientes, la de la gestión de los fondos europeos de reconstrucción, Vilalta afirmó que no le constaba ningún "desencuentro", porque esa parte de la oferta escrita global transmitida a Junts no ha sido respondida.

Esta oferta, detallaron los republicanos, se estructura en cinco ejes. El de la dirección del 'procés'; preservar la mayoría independentista en el Parlament; el plan de Govern; la estructura de 'conselleries' y áreas del Govern y los mecanismos de resolución de problemas internos futuros entre ambas fuerzas.

La réplica de Junts

Junts asistió a esta invectiva con un mensaje interno: no es más que una escenificación que no alterará los ánimos del partido. Eso sí, la respuesta en rueda de prensa fue contundente. La portavoz de la formación, Elsa Artadi, reclamó a ERC "ser más prudente, en lugar de apuntar a la casa de los demás, hacer más trabajo y muchas menos declaraciones, y resolver los flecos que quedan". "Queremos las cosas cerradas en lugar de una aproximación generalista", zanjó.

El trabajo pendiente

Noticias relacionadas

Fuentes de Junts sostienen que ERC lanzó la artillería porque hay nervios en sus filas y tratan de "escenificar" una posición negociadora firme. JxCat asegura que no van a dejar de exigir concreciones y ponen como ejemplo que el documento de 9 páginas de ERC con sus propuestas se ha convertido, al ser retornado a los republicanos, en un texto de 57. "En estos tres años pasados, Esquerra nos ha tomado el pelo, y creían que no nos abstendríamos en la investidura. Quizás no han entendido que queremos hacer las cosas bien y con documentos detallados", asevera un negociador de Junts, que afirma que es ERC la que ha filtrado algunos documentos y avisa de que el reparto de 'conselleries' ni ha comenzado.

Dicho todo lo cual, incluso en un día como este lunes, plagado de reproches, no falta quien cree que si se encarrila el pacto programático, las conversaciones pueden acelerarse.