Elecciones del 4-M en Madrid

Sánchez rompe la dinámica y evita nombrar a Ayuso

  • Gabilondo afea a la presidenta su estrategia de culpar al presidente de todos los "errores" del Gobierno regional

  • Los candidatos del 4-M inician la campaña arropados de sus jefes de filas y primeros espadas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en La Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en La Moncloa. / David Castro

Se lee en minutos

Podría parecer una perogrullada, pero es noticia. Pedro Sánchez no mencionó este domingo, en el primer mitin del PSOE de la campaña de las madrileñas, a Isabel Díaz Ayuso (PP). El presidente del Gobierno ha mantenido estas últimas semanas la misma confrontación que durante meses ha habido entre él y la presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque ahora, ya con las elecciones regionales convocadas desde el 10 de marzo, esa relación que podría aparecer como simbiótica ya no lo es. La candidata conservadora, que interpela en sus discursos constantemente a Sánchez y a sus ministros, está lanzada en las encuestas y puede llegar a doblar los actuales 30 escaños. Y el aspirante socialista, Ángel Gabilondo, que ganó los últimos comicios (37), según los sondeos, no está aprovechando el hundimiento de Ciudadanos y está opacado mediáticamente por el jefe del Ejecutivo y su toma y daca con Ayuso.

Los datos demoscópicos han empezado a poner nerviosos a algunos destacados dirigentes socialistas que no acaban de entender el peso de la figura de Sánchez en una campaña que está dirigiendo la Moncloa sin apenas coordinación con la sede de Ferraz. Por eso este domingo llamó la atención que en su intervención Sánchez optara por no citar en ningún momento a la presidenta de Madrid en el acto en el que arropó a Gabilondo.

El culpable de todos los errores

El jefe del Ejecutivo pidió una participación masiva de la izquierda para evitar un Gobierno regional con "los de la plaza de Colón" y que el PP continúe su "pillaje". Gabilondo, por su parte, sí que mencionó a Ayuso para reprocharle que la única palabra que tiene en su boca es "Sánchez". “Echas a Sánchez la culpa de todos tus errores y no ves los errores propios. Virus, Sánchez. Toni Cantó, Sánchez. No puedo resolver algo, Sánchez", declaró.

Noticias relacionadas

El resto de candidatos del 4-M también contaron con el apoyo de sus jefes de filas. En el caso curioso de Pablo Iglesias, aspirante y líder de Unidas Podemos, el exvicepresidente contó con el respaldo de Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera, ministra de Trabajo y futura cabeza de lista de los morados a la Moncloa.

Mónica García (Más Madrid) estuvo acompañada de Íñigo Errejón. Edmundo Bal (Ciudadanos), de Inés Arrimadas. Y Rocío Monasterio (Vox), de Santiago Abascal. La formación ultra, como el PP, también intenta poner el foco en Sánchez para armar su argumentario. "El 4-M será el principio del final del Gobierno de Sánchez", afirmó Abascal. Faltan 15 días. La campaña (oficialmente) acaba de empezar.