Con cónsules honorarios

El Consell per la República creará una red diplomática propia

  • El vicepresidente del órganismo, Toni Comín, defiende el objetivo de internacionalizar el proceso independentista.

  • Reivindica el carné del Consell como la transfiguración material de la papeleta que se usó en la acción del 1-O.

El Consell per la República creará una red diplomática propia
Se lee en minutos

Red diplomática propia, cónsules honorarios y el carné como 'transfiguración' de la papeleta del 1-O. Estos son los tres ejes a los que se ha referido el vicepresidente del Consell per la República, el eurodiputado de Junts, Toni Comín en una entrevista a Europa Press. El militante ha reafirmado la necesidad de todas estas medidas como parte esencia del objetivo de internacionalizar el proceso independentista.

"Tenemos que poder disponer de una red del Consell que nos permita hacer este trabajo de internacionalización que todos esperan de nosotros, con razón. La estrategia de internacionalización necesita más instrumentos de los que tenemos hoy", ha afirmado Comín, que considera clave la estrategia diplomátic y señala que el modelo que se plantean es el de los cónsules honorarios: "La estructura diplomática de los estados tiene una parte de estructura propia --cónsules y embajadores-- pero también tienen cónsules honorarios, gente que gestiona con sus propios medios una representatividad oficial".

Representatividad oficial

Para Toni Comín "esta sería la lógica de la red diplomática que queremos tirar adelante desde el Consell porque es la que nos encaja. Debemos poder legitimar personas concretas para que tengan esta función de representantes oficiales del Consell per la República", pero no ha querido detallar todavía qué perfiles harían esta función.

Sí que ha concretado que un cónsul honorario no solo es un "amigo del país del que es cónsul, sino que tiene una representatividad oficial, por lo que puede actuar y hablar en nombre de este país, pero al mismo tiempo lo hace con sus propios medios", y ha añadido que también se tendrán en cuenta las organizaciones vinculadas al CxRep que tiene actividad internacional, como las asambleas internacionales de la ANC o la red de 'casals' catalanes.

Sobre el carné que ha lanzado el CxRep bajo el nombre de 'Identidad Digital Ciudadana' (ID), Comín ha dicho que, por un lado, es una prueba de pertenencia al órgano y que él interpreta como la voluntad de mantener vivo el voto del 1-O: "Cuando una persona se hace del CxRep es que no renuncia a lo que dijo en la papeleta del 1-O".

Así, ha reivindicado este carné como la versión física del voto del 1-O: "Esta tarjeta física es como si la papeleta que pusimos dentro de la urna muchas personas el 1-O se hubiera transfigurado. Como el papel se degrada muy rápido, es biodegradable y se estropea, la manera de mantener esta papeleta, hasta que lo diga la papeleta sea un hecho, la manera de mantener la papeleta viva es este carné, es la transfiguración de la papeleta en carné". Además, la intención del Consell es que la ID también sirva como documento de identificación en procesos de participación del órgano y lo ha calificado como "un embrión, una anticipación" de lo que debería ser el DNI de la eventual república catalana.

"Ganar el pulso al Estado"

Comín ha destacado que están satisfechos del trabajo que ha hecho el CxRep desde su creación y ha recalcado que ha cumplido uno de sus objetivos, que, según él, es plantear una estrategia para lograr la independencia, aunque considera que todavía necesitan fortalecer los instrumentos necesarios "para ganar el pulso con el Estado".

Noticias relacionadas

Asimismo, ha dicho que la voluntad del Consell siempre ha sido que sea un órgano transversal de todo el independentismo y que si no lo es más no es por su culpa, sino de los partidos que no han apostado por él (la CUP no forma parte del CxRep y ERC sí que tiene un miembro, pese a que siempre ha recelado del organismo).

"Si no somos más transversales no es una falta nuestra, es porque algunas organizaciones no han querido estar con todo el derecho del mundo. Lo que no es legítimo es que nos digan que no somos transversales, porque si no lo somos es porque no están", ha razonado.