El laberinto catalán

El PSC prepara un 'Govern en la sombra' como alternativa al independentismo

  • La idea entronca con la que puso en marcha Pasqual Maragall tras las elecciones de 1999

Salvador Illa.

Salvador Illa. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

El PSC no se resigna todavía a que Salvador Illa no se convierta en presidente de la Generalitat. El partido cree que la mala relación entre los independentistas provoca que su candidato tenga todavía opciones de liderar el Govern. Pero, conscientes de que es improbable que ERC y JxCat no se pongan finalmente de acuerdo, ya preparan un “Govern en la sombra” por si tienen que permanecer en la oposición.

El objetivo, según fuentes conocedoras del proyecto, sería el de visibilizar que hay “una manera de trabajar alternativa” a la de los independentistas, que según los socialistas solo están preocupados por la evolución del 'procés'. Este equipo, en cambio, estaría muy centrado en la lucha contra la pandemia y se encargaría de mantener un diálogo con diferentes sectores.

La idea, adelantada por 'El Confidencial' y ya esbozada por Illa durante la campaña, entronca con la que puso en marcha Pasqual Maragall en 1999, tras ganar las elecciones contra Jordi Pujol en votos pero perderlas en escaños. En esta ocasión, Illa también ha obtenido la mayoría de sufragios, y ha empatado a 33 diputados con Pere Aragonès, el candidato de ERC.

Maragall incluyó en aquel "Govern en la sombra", que presentó en octubre del año 2000, nombres que posteriormente formaron parte del tripartito que acordaron en 2003 el PSC, ERC e ICV-EUiA, como Joaquim Nadal, Josep Maria Vallès, Antoni Siurana, Marina Geli, Josep María Rañé o Montserrat Tura.

Solo diputados

Te puede interesar

Como en aquella ocasión, el “Govern en la sombra” de Illa estaría compuesto solo por diputados socialistas, que asumirían un área de actuación con el objetivo de hacer un “marcaje” a cada 'conselleria'. A pesar de que, durante la campaña, el candidato socialista anunció algunos de los nombres que tenía pensados para ejercer responsabilidades si llegaba a la Generalitat –como el de Maurici Lucena para la vicepresidencia económica o el de la doctora Olga Pané para Salut-, fuentes del partido subrayan que sería “difícil implicar en este proyecto a gente que tiene su vida al margen del Parlament”. “Todavía no hemos entrado en nombres”, aseguran.

Se trataría sobre todo de subrayar que el Govern independentista, de confirmarse, “nacería muerto”, y de que los catalanes pudieran ver “en ese escenario” cómo un equipo alternativo se movería con otras prioridades que, en opinión de los socialistas, se compadecen mejor con las del conjunto de los ciudadanos.