Precampaña electoral

Los momentos clave de las cargas policiales en el acto de Vox en el barrio de Vallecas, en Madrid

  • Vecinos y simpatizantes de la formación de ultraderecha se lanzan objetos y se enfrentan verbalmente en el barrio madrileño de Vallecas

La policía carga contra los vecinos que se manifestaban en contra del acto de Vox en Vallecas, Madrid

La policía carga contra los vecinos que se manifestaban en contra del acto de Vox en Vallecas, Madrid / David Castro

Se lee en minutos

La Policía Nacional ha cargado este miércoles por la tarde contra los vecinos de Vallecas congregados en la zona cercana a la plaza de la Constitución, conocida como la 'Plaza Roja' de Vallecas, en el arranque del acto de campaña de Vox. El evento, que a nadie se le escapa que era de alto riesgo, ha terminado con varios heridos y algunos detenidos. Pero, ¿cómo ha ocurrido todo?

El anuncio

La elección, por parte de Vox, de Vallecas como punto para arrancar la campaña electoral disparó en las redes sociales las convocatorias de movimientos antifascistas para sabotear el acto. Varias organizaciones -entre ellas 'Vallekas Antifa', 'Bukaneros' o 'Vallekas se defiende'- llamaron a los vecinos a sabotear el acto en uno de los barrios madrileños clave del del llamado cinturón rojo de Madrid y cuna política de Pablo Iglesias. Los miles de mensajes que se lanzaron por redes sociales horas antes del evento ya auguraban un desenlace desafortunado.

Policías antidisturbios controlando el acceso a la conocida como 'plaza Roja' de Vallecas, en Madrid

/ David Castro

Las horas previas

Unas horas antes de que Santiago Abascal llegara a la Plaza de la Constitución de Vallecas –donde Íñigo Errejón y Manuela Carmena cerraron la campaña electoral de 2019- el barrio ya aparecía blindado por la policía. A la salida de las bocas de metro y en las calles adyacentes a la plaza, más de un centenar de agentes antidisturbios han estado controlando la entrada de manifestantes. El primer altercado se ha producido en torno a las 18:30 de la tarde. Al grito de 'fuera fascistas de nuestras calles', un centenar de personas han increpado al periodista Cake Minuesa, conocido por sus reportajes críticas con la izquierda en Telemadrid.

Intercambio de insultos

Media hora antes de que arrancase el acto, cerca de un millar de manifestantes han rodeado la plaza de la Constitución. 'Aquí están los antifascistas', 'no pasaran', 'Madrid será la tumba del fascismo' o 'vosotros, fascistas, sois los terroristas', son algunos de los gritos que les han espetado a un par de centenares de seguidores del partido ultra que han respondido con cánticos de 'viva España', 'Yo soy español, español' o 'libertad, libertad'. Entre medias, los insultos no han faltado. Es más, han sido un continuo de uno y otro lado.

La llegada de los líderes

Primero el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, después la coportavoz parlamentaria Macarena Olona -bajo un paraguas de la bandera de España- y, por último, Abascal y la candidata de extrema derecha a las elecciones madrileñas, Rocío Monasterio, han ido llegando a la plaza. El líder de Vox se ha subido al escenario e, intentando alzar la voz por encima del pitido general, ha denunciado al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, por permitir la presencia de los vecinos que protestaban contra su presencia.

El líder de Vox, Santiago Abascal, en en acto celebrado en Vallecas

/ David Castro

"Vamos a bajar de este atril y vamos a caminar y contar los pasos, los escasos metros que nos separan de quienes están cometiendo un delito electoral", ha sentenciado Abascal. "Vamos a ir para allá", ha insistido a Ortega Smith y a Monasterio más alejado del micrófono ante la sorpresa de la candidata madrileña que, tras preguntarle qué se proponía, se ha ofrecido a acompañarle. Acto seguido, el líder ultra y varios dirigentes del partido se han bajado del escenario y se ha enfrentado con algunos manifestantes, lo que ha provocado las primeras cargas.

Un manifestante lanzando una piedra en el acto de Vox en Vallecas, Madrid

/ David Castro

Las cargas

Ante la cercanía de los dirigente de Vox, varios manifestantes han empezado a increpar a Abascal y ha comenzado el lanzamiento de objetos. Botellas, piedras, adoquines… han volado hacia el líder de extrema derecha antes de que los antidisturbios iniciaran la primera carga contra los manifestantes. Durante varios minutos, los policías han arremetido contra los vecinos que estaban arrojando objetos. Mientras, Abascal y Monasterio hacían responsable de los altercados a Grande-Marlaska, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. "Una botella me ha golpeado en la cara. Esto es lo que ha conseguido Sánchez", ha gritado Abascal.

La tensión continúa

Tras la primera carga, el presidente de Vox ha regresado al escenario y ha avisado de que no continuarían con el acto hasta que no se desalojara a los manifestantes que estaban protestando de la plaza. Durante cerca de 20 minutos, Abascal ha estado insistiendo en sus acusaciones al ministro del Interior y al resto de miembros del Gobierno de coalición. Finalmente, tras otro enfrentamiento entre simpatizantes ultras y vecinos de Vallecas, la policía ha cargado contra otro de los sectores que denunciaban la presencia de Vox. Disparando salvas al aire los antidisturbios han conseguido despejar la plaza en apenas unos minutos.

La policía carga contra los vecinos de Vallecas que protestaban contra el acto de Vox

/ David Castro

Te puede interesar

Abascal termina su acto

Sin apenas ya gritos que le interrumpieran, Abascal ha seguido cargando contra el Gobierno de coalición y arengando a los vecinos a defenderse de los ataques de la izquierda progresista. Mientras, en los alrededores de la plaza, los manifestantes esperaban la finalización gritando diversas consignas. El fuerte despliegue policial ha evitado choques de última hora, pero los bares cercanos han sido testigos de rifirrafes continuos entre simpatizantes de Vox y antifascistas. Tan solo cruces de palabras.

Temas

Vox