Pulso lingüístico

El 'grupo Koiné': "El franquismo aspiraba a una 'solución final': la residualización demográfica de los catalanes"

  • Los impulsores del manifiesto contra el bilingüismo insisten en sus tesis cinco años después

Presentación del manifiesto del Grup Koiné, el pasado 31 de marzo, en el paraninfo de la UB.

Presentación del manifiesto del Grup Koiné, el pasado 31 de marzo, en el paraninfo de la UB. / CARLOS MONTAÑÉS

Se lee en minutos

El pasado 31 de marzo se cumplieron cinco años de la publicación del llamado 'manifiesto Koiné', un documento que defendía el catalán como única lengua oficial de Catalunya y arremetía contra el bilingüismo por sus supuestos perjuicios para la consolidación de la lengua catalana. En otro de los párrafos más polémicos, sus impulsores y las 276 personalidades que lo suscribían acusaban al régimen franquista de haber utilizado la inmigración para "colonizar" Catalunya con el castellano. Un lustro después, los 11 miembros actuales del 'grupo Koiné' han publicado un artículo en el que se reafirman en sus tesis, acusan a los medios de comunicación de tergiversar aquel manifiesto e insisten en sus teorías sobre la inmigración y el franquismo con esta conclusión: "La dictadura franquista aspiraba a una 'solución final' basada en la residualización demográfica de los catalanes".

En el artículo, publicado en 'El Punt Avui', el 'grupo Koiné' rechaza haber propuesto el monolingüismo catalán, sino que su objetivo con el manifiesto de 2016 fue "alertar del proceso de sustitución lingüística" que, a su juicio, vive Catalunya y que favorece un "uso subordinado sistemático" del catalán ante la preeminencia del castellano. "Si no se consigue que la lengua catalana sea considerada lengua territorial, lengua franca y normal de Catalunya, y que tanto la administración como la sociedad en general se sientan impulsado a usarla como tal, la lengua catalana acabará siendo sustituida definitivamente por la lengua castellana en todas las calles y ciudades del país", sostienen.

Los firmantes de este artículo también las acusaciones de supremacismo alegando que este término define a aquellas ideologías que "perpetúan y mantienen la dominación social, política, histórica, cultural... de las personas identificadas como de raza blanca", así como de las ideas políticas "racistas, xenófobas, nazis o imperialistas que consideran que su lengua, su cultura y su concepción del mundo es mejor que la de los otros".

Y en esa definición enmarcan al "Estado español desde, como mínimo, 1714 en adelante", al que acusan de haberse "afanado en imponer el castellano en todos los territorios y naciones que, de buen grado o por fuerza, formaban parte de él". "El 'manifiesto Koiné' lo único que hace es buscar la manera de evitar que el castellano, una lengua que el supremacismo españolista considera mejor que las otras (así se ha expresado y defendido en múltiples ocasiones), siga siendo impuesta en un territorio en detrimento de las lenguas autóctonas", añade el artículo.

Según el 'grupo Koiné', las acusaciones de racismo se basaron en la "tergiversación" de sus tesis sobre el franquismo y la inmigración, que en aquel manifiesto se expresaron en estos términos: "El régimen dictatorial del general Franco completó en dos generaciones este proceso de bilingüización forzosa mediante la represión político-jurídica del uso del catalán, la enseñanza obligatoria y la extensión de los nuevos medios de comunicación, ambos absolutamente en castellano, y la utilización de una inmigración llegada de territorios castellanohablantes como instrumento involuntario de colonización lingüística".

Cinco años después, este colectivo reitera que "el mundo académico ha continuado consolidando los estudios de lo que se llama 'ingeniería social de las migraciones'", según la cual las dictaduras estimulan corrientes migratorias como un instrumento "para el genocidio lingüístico y cultural por la vía de la minorización demográfica". "Estudiados comparativamente algunos casos, consideramos innegable que la dictadura franquista aspiraba a una 'solución final' basada en la residualización demográfica de los catalanes", remachan los firmantes del artículo, aludiendo a la expresión con la que los nazis bautizaron al plan de exterminio de los judíos.

Te puede interesar

Los 11 miembros actuales del 'grupo Koiné', firmantes de este artículo, son Joaquim Arenas (artífice de la Escola Catalana y jefe del Servei d'Ensenyament del Català durante el mandato de Jordi Pujol), Joan Pere Le Bihan, Diana Coromines, Lluís de Yzaguirre, Josep Ferrer, Àngels Folch, Enric Larreula, Margarida Muset, Dolors Requena, Blanca Serra y Josep M. Virgili.