341 días en el Ejecutivo

Iglesias, su paso por el Gobierno en 10 momentos clave

  • En poco más de un año el líder de Podemos se ha enfrentado a sus socios, ha cargado contra Juan Carlos I y defendido a Puigdemont

Pablo Iglesias, Podemos, en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias, Podemos, en el Congreso de los Diputados. / José Luis Roca

Se lee en minutos

Tan solo 341 días después de prometer su cargo como vicepresidente segundo y Ministro de Derecho Sociales, Pablo Iglesias abandona el Gobierno. Forjado en la contienda electoral, el líder de Unidas Podemos ha dejado las tareas de gestión del Ejecutivo para volver a ser candidato en los comicios madrileños del próximo 4 de mayo. En el año y dos meses que ha formado parte del primer Consejo de Ministros bicolor desde la II República, Iglesias ha dejado sobre el tapete varios momentos memorables:

Abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la firma del Gobierno de coalición.


/ AFP / GABRIEL BOUYS

El abrazo

"Es el momento de dejar atrás cualquier reproche. Es un verdadero honor poder trabajar desde el Gobierno de nuestro país", pronunció Iglesias en diciembre de 2019 minutos antes de abrazar a Pedro Sánchez. La coalición acababa de echar a andar, tras meses de negociaciones y una repetición electoral, con la firma de ambos líderes del acuerdo de legislatura. Un pacto que, citado hasta la saciedad por socialistas y morados, ha marcado el camino del Ejecutivo y ha sido también motivo de muchas discrepancias.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, el pasado martes en el Senado. 


/ DAVID CASTRO

La primera crisis de Gobierno

"En las excusas técnicas creo que hay mucho machismo frustrado", acusó Iglesias al sector socialista del Gobierno –en concreto a la vicepresidenta Carmen Calvo y al responsable de Justicia, Juan Carlos Campo- por poner trabas a la ley de libertad sexual impulsada por el Ministerio de Igualdad. Tras dos meses en funcionamiento, fue la primera crisis importante de la coalición. Las palabras de Iglesias molestaron mucho a los dirigentes del PSOE, que empezaron a tomaron nota de lo que podría estar por llegar.

Pablo Iglesias junto a Nadia Calviño en un pleno del Congreso.


/ DAVID CASTRO

Choques en el Consejo de Ministros

Sin críticas públicas expresas, durante los primeros meses del confinamiento, Iglesias se enfrentó en el Consejo de Ministros a la vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño. El líder de Unidas Podemos chocó contra la parte más prudente del sector socialista al exigir más recursos para el llamado "escudo social". En aquellos días, fuentes del partido morado comenzaron a lamentar la falta de valentía de sus socios. Ahora, esas crítica ya las hacen sin pudor los dirigentes de Unidas Podemos.

Rectificación al PSOE

 "A veces hacemos las cosas mal y os pedimos perdón". Con estas palabras y en un tono bastante didáctico, Iglesias se dirigió a los niños al comienzo del desconfinamiento. El líder de Unidas Podemos –con escaso poder en la gestión de la pandemia- se opuso al planteamiento inicial de dejar salir de casa a los más pequeños solo para acompañar a sus padres a la compra. Con la opinión pública de su parte, le ganó el pulso al PSOE, se congratulo por ello y así lo vendió en una rueda de prensa en la que enmendó las medidas anunciadas por sus socios.

Las discrepancias por la monarquía

"Por la huida del rey emérito tuvimos una discusión fuerte y puedo decir que el presidente se disculpó", desveló Iglesias meses después de que, en el agosto pasado, Juan Carlos I abandonara España. El vicepresidente criticó en aquel momento el no haber sido informado por Sánchez previamente –tampoco se le comunicó semanas después la fusión de CaixaBank y Bankia-. Desde entonces, Iglesias no ha dejado de atacar al PSOE resaltando su actitud monárquica.

La aritmética presupuestaria

"La política es también el arte que no se ve", reconoció el líder de Unidas Podemos en noviembre cuando EH Bildu anunció su apoyo a los Presupuestos. Días después, el 'sí' de ERC –junto a la formación abertzale Iglesias los consideró “socios preferentes” del Gobierno- hicieron triunfar los planes del vicepresidente. Llevaba meses intentando sacar a Cs de la ecuación para aprobar las cuentas públicas. Sus palabras sobre Bildu no hicieron más que levantar ampollas en la bancada de la derecha y en algunos sectores del PSOE.

Pablo Iglesias, en el Congreso. / VÍDEO: EFE

Varapalo judicial

Silencio. Iglesias no dijo ni una sola palabra cuando se conoció que el magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón solicitó al Tribunal Supremo investigar a Pablo Iglesias en relación con el robo del móvil de su exasesora Dina Bousselham. La causa, archivada en enero, amenazó con tensar la coalición y dio munición a los partidos de la oposición. “Pablo Iglesias sabe que tiene todo nuestro apoyo”, señaló la ministra portavoz, María Jesús Montero, cerrando filas con su líder. 

Pablo Iglesias en ‘Salvados’ (La Sexta).

/ El Periódico

El exilio de Puigdemont

"Lo digo claramente, creo que sí", respondió Iglesias en Salvados al ser preguntado sobre si se podría comparar al expresident Carles Puigdemont con los exiliados del franquismo. A las puertas de la campaña electoral catalana, el vicepresidente segundo sirvió la polémica. A las críticas de la oposición se sumaron las de miembros del propio Ejecutivo que reprocharon las palabras del líder morado. "Los exiliados republicanos defendieron la legalidad vigente. Otros, la quebrantan", le espetó Montero desde Moncloa.

Pablo Iglesias: Sí, somos muy cabezones para que se cumplan los acuerdos firmados. / EFE / KIKO HUESCA / VÍDEO: EFE

Escalada de tensión

"Es un error tensionar el Gobierno planteando que se puede traicionar la palabra dada", avisó a sus socios hace poco más de un mes en plena escalada de las tensiones. La discusión para lograr la regulación de los precios del alquiler y la paralización de los desahucios -aún encallada- se materializaron en discusiones en mitad de los pasillos del Congreso: "No seas cabezón", le llegó a espetar Montero. Este no es el único conflicto en el seno de la coalición. El PSOE también rechaza, por el momento, la ley trans y la ley LGTBI que prepara el Ministerio de Igualdad.

Pablo Iglesias anuncia su decisión de dejar el Gobierno para luchar contra Díaz Ayuso. / VÍDEO: TWITTER PODEMOS

Te puede interesar

Una salida inesperada

"Será un honor ocupar el puesto en el que ahora puedo ser más útil como madrileño y como antifascista", aseguró Iglesias hace dos semanas al anunciar su candidatura a la Comunidad de Madrid para disputar la presidencia a Isabel Díaz Ayuso. Así, este martes, 341 días después de prometer su cargo ante Felipe VI, el líder de Unidas Podemos abandonará el Gobierno y dejará el liderazgo en manos de Yolanda Díaz