Movimientos en el independentismo

El Consell per la República de Puigdemont se abre a reformular su papel

  • Ofrece un diálogo "bilateral" e "inmediato" a ERC, JxCat, CUP, ANC y Òmnium para una "dirección colegiada"

Carles Puigdemont, en diciembre del 2020.

Carles Puigdemont, en diciembre del 2020. / EUROPA PRESS

Se lee en minutos

El Periódico

El Consell per la República (CxR), el espacio de coordinación independentista que lidera el expresidente Carles Puigdemont desde Waterloo (Bélgica), ha invitado este lunes a Esquerra y al resto de partidos y entidades independentistas a abrir un "diálogo" para pactar su "reformulación". Una oferta que llega a pocas horas del segundo debate de investidura de Pere Aragonès con las negociaciones entre ERC y JxCat para formar Govern en marcha, siendo el CxR uno de los principales escollos para que haya pacto.

Junts quiere que sea un foro unitario de decisión estratégica de las fuerzas independentistas, ante los recelos de ERC y la CUP, que han pactado crear un núcleo duro de coordinación no vinculado a este espacio.

En una declaración política emitida este lunes, el CxR se ha ofrecido a "reformularse" como pide ERC, pero integrando la nueva "dirección colegiada" del independentismo dentro de su propia estructura. "El CxR es la institución republicana desde la cual hay que acordar las estrategias para hacer efectivo aquello a lo que nos comprometimos a partir del resultado del referéndum" unilateral del 1-O, recalca el texto. No obstante, reconoce, "es necesario reformular su gobernanza, para definir de manera precisa y sin contradicciones las funciones específicas de sus diferentes órganos".

Diálogo "inmediato"

"Manifestamos pues nuestra disponibilidad a debatir esta cuestión con los actores llamados a formar parte de esta dirección política colegiada y, como consecuencia de este debate, modificar todo aquello que convenga", añade. Ofrecen así al presidente de ERC, Oriol Junqueras, a la secretaria general republicana, Marta Rovira, al secretario general de Junts, Jordi Sànchez, así como a los máximos dirigentes de la CUP, de la ANC y Òmnium Cultural a establecer un "diálogo bilateral" para "reformular" la gobernanza del Consell.

En un comunicado enviado a los asociados del órgano independentista, se ofrecen a abrir este diálogo de forma inmediata para debatir "desde la lealtad y la confianza esta reformulación de la gobernanza del Consell, que debe facilitar la inserción de la citada dirección colegiada en su estructura institucional". Así, expresan su disponibilidad a hablar sobre esta cuestión con todos los actores llamados a formar parte de esta dirección política colegiada, y en consecuencia, a modificar "todo lo que convenga en base a lo que ahora dispone el reglamento del CxR" sobre su gobernanza y estructura institucional.

Comín, no Puigdemont

La declaración no prevé que en este diálogo, por parte del CxR, participe su presidente, Puigdemont, pero sí su vicepresidente, el también eurodiputado de JxCat Toni Comín, que permanece como él huido en Bélgica, además de otros "dos miembros" de la dirección de este espacio.

El Consell asegura que al plantear su propuesta de diálogo les anima "la convicción" de que es más importante un acuerdo para "culminar el proceso de independencia de manera efectiva" que no "las personas y los cargos que ocupen". Así, el organismo entiende que para posibilitar una dirección política colegiada es necesario "reformular" su gobernanza y "definir de manera precisa y sin contradicciones las funciones específicas de sus órganos".

Te puede interesar

"Esta dirección política colegiada será más legítima y más eficaz si está en un marco institucional legítimo y eficaz", argumentan. Consideran que el CxR "proporciona el mejor marco institucional posible".

El CxR, que planea organizar en junio unas elecciones para escoger una "asamblea de representantes" independentistas que actúe como una institución paralela a las estructuras autonómicas, apuesta por agudizar la confrontación con el Estado y preparar un "desbordamiento democrático". Entiende que no se puede "condicionar indefinidamente la existencia de la república a la voluntad del Estado español" y ve necesario "acumular fuerzas" para "ganar el pulso pacíficamente".