Negociaciones para formar Govern

Borràs postula a Aragonès para la investidura sin el apoyo aún de Junts

  • Junts confirma que "probablemente" no apoyará al republicano aduciendo que la negociación no ha dado frutos

Gemma Geis (JxCat) afirma que previsiblemente no habrá acuerdo de investidura este viernes. En la foto, Pere Aragonès conversa con Laura Borràs. / EUROPA PRESS / KIKE RINCON / VÍDEO: ACN / BERNAT VILARÓ

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad de Cs, PP, Vox y CUP

Escribe desde Barcelona

ver +
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Las negociaciones entre independentistas para la investidura siguen sin avanzar lo suficiente, según Junts per Catalunya, mientras ERC asegura que habría margen para hallar salidas salomónicas al papel del 'expresident' Puigdemont y la gestión de los fondos de reconstrucción de la UE. Así, lo más probable es que Pere Aragonès no logre el apoyo de Junts en la sesión de investidura de este viernes, convocada por la presidenta del Parlament, Laura Borràs (de Junts) tras agotar la ronda de consultas con los partidos. Mientras, el sentido del voto de la CUP también depende del resultado de sus asambleas, pese al preacuerdo con ERC para apoyar a Aragonès.

Una vez más, pues, el independentismo se aboca a los acuerdos in extremis y la guerra de nervios y de relatos. Por un lado, Junts insiste en que la actitud de Esquerra es lenta, que el acuerdo con la CUP es decepcionante, que todo está "verde" y que el papel de Puigdemont ha de quedar garantizado. En público, el argumentario se va repitiendo insistentemente: es mejor un buen acuerdo a un acuerdo precipitado. La portavoz de Junts, Gemma Geis, tras reunirse con Borràs, interpretó la partitura oficial: "previsiblemente" no habrá acuerdo entre Esquerra y su partido este viernes, aunque no quiso anticipar el sentido de su voto en el pleno. Los posconvergentes argumentan que hoy por hoy no han alcanzado un pacto que "dote de estabilidad, de horizonte compartido, de una hoja de ruta y de objetivos claros" esta 13ª legislatura.

ERC no cree los argumentos de Junts

Junts insiste en privado en la falta de solidez de las negociaciones, mientras que en la rueda de prensa posterior al contacto republicano con la presidencia del Parlament, la portavoz del partido, Marta Vilalta, recordó sibilinamente el apoyo que ERC prestó, hace dos semanas, a la designación de la propia Borràs como líder de la Cámara. Vilalta también unió ese acuerdo con el que se busca para la investidura. “Los acuerdos a última hora son posible”. Y es que ERC sigue sin creer que haya motivos para el rechazo a Aragonès por parte de un partido independentista y se muestra dispuesta a arremangarse sin descanso. Es, según Vilalta, simplemente una cuestión de voluntad política.

Mientras, las asambleas de la CUP debaten este miércoles el preacuerdo alcanzado con Esquerra para dilucidar si apoyarán o no la investidura de Aragonès. Y para dar más margen a la negociación, Borràs sopesa con los grupos parlamentarios que la segunda vuelta se celebre el martes y no el domingo.

Illa reivindica su "legitimidad"

Noticias relacionadas

Por su parte, el candidato socialista, Salvador Illa, utilizó su reunión con Borràs para recordar a la presidenta del Parlament que es el líder del "partido más votado" el 14-F y, por tanto, tiene "disponibilidad y legitimidad para afrontar un debate de investidura".

Sin embargo, Illa asumió finalmente que será Aragonès quien intentará recabar los apoyos de la Cámara, y por eso ha advertido de su "preocupación" de que "las prioridades de una parte de las fuerzas políticas" no sean las que en su opinión expresaron los catalanes en las urnas: "Fue un voto de izquierdas, a favor del reencuentro, para poner en marcha Catalunya y pasar página a 10 años de decadencia, para luchar contra la pandemia y garantizar que nadie queda atrás".