Partido en crisis

Fuga en el grupo de Cs en Castilla y León antes de la moción de censura

  • María Montero se queda el acta y lamenta que su partido no sacara al PP del Gobierno regional en 2019

  • Ángel Garrido, exconsejero de la Comunidad de Madrid, anuncia que deja la formación naranja y la política

María Montero en la Junta de Castilla y León.

María Montero en la Junta de Castilla y León.

2
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Ni un día sin un sobresalto para la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. María Montero anunció este viernes que deja el grupo parlamentario naranja en las Cortes de Castilla y León, aunque no renuncia al acta. La dirección emitió un comunicado para reclamársela. La decisión de Montero llega tres días antes de que, este lunes, se debata la moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno de coalición PP-Cs. La procuradora pidió su pase al grupo mixto.

En Castilla y León, Arrimadas no apoya la maniobra para desbancar al presidente, Alfonso Fernández Mañueco. Montero explicó que abandona Cs porque siente que está defraudando a los que la votaron en mayo de 2019, ya que se comprometió a que la regeneración llegara a esa autonomía "después de más de tres décadas de gobiernos del PP". La procuradora podría apoyar ahora la moción presentada por el líder socialista, Luis Tudanca, aunque este necesitaría que tres representantes más de Cs rompieran la disciplina de partido y votaran en contra de Mañueco. Francisco Igea (Cs), el más alto cargo del Ejecutivo autonómico, defendió en 2019 dar la presidencia al PSOE, que fue el vencedor, pero Albert Rivera ordenó pactar con el PP. Ahora Igea no quiere romper el Gobierno.

La guerra en la derecha ya ha provocado, en Cs, la dimisión de ocho diputados autonómicos (en Murcia, Madrid, Comunitat Valenciana y Castilla y León) y tres senadores lo han dejado o han sido expulsados. Todo tras la moción de censura fallida de PSOE y Cs contra el PP en Murcia.

A las órdenes de Ayuso

Noticias relacionadas

Este viernes también se supo que Ángel Garrido deja la política. Su último cargo, hasta la semana pasada, fue el de consejero de Transportes de Madrid. Isabel Díaz Ayuso expulsó a todos los miembros de Cs de su Ejecutivo tras adelantar las elecciones y temer, afirmó, que Cs quisiera también presentarle una moción de censura.

El periplo de Garrido en los últimos tres años ha sido curioso: militante y dirigente toda su vida del PP, sustituyó a Cristina Cifuentes en la presidencia de la región y dejó esas siglas después de que Pablo Casado colocara a Ayuso de cabeza de cartel y no a él. Le compensó con las listas europeas, pero le supo a poco. En abril de 2019, un mes antes de aquella llamada múltiple a las urnas, comunicó que iría en la lista autonómica de Cs. Finalmente los naranjas pactaron con los populares y él acabó a las órdenes de Ayuso.