Posible lluvia de alegaciones para no acudir

Madrid renuncia a ofrecer vacunas a los miembros de las mesas del 4M

  • El diputado socialista José Manuel Freire propuso vacunar a presidentes y vocales, y el consejero de Sanidad lo ha desestimado alegando falta de vacunas suficientes

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Se lee en minutos
Juan José Fernández

La Comunidad de Madrid tendrá que buscar otros argumentos para evitar deserciones en las mesas electorales que se preparan para el 4 de mayo si para entonces, como se prevé, no ha bajado la incidencia de contagios de covid en la comunidad. La Consejería de Sanidad madrileña ha descartado vacunar a los presidentes y vocales que serán designados por sorteo para regir las mesas de las elecciones autonómicas. No habrá aliciente sanitario en Madrid para sentarse en una mesa electoral, y puede repetirse el 4M la lluvia de excusas, exenciones, alegaciones e incomparecencias que ya se dio en las catalanas del 14F.

Las autoridades sanitarias madrileñas llegaron a considerar la vacunación como novedad para estos comicios, los segundos celebrados en España en la era covid, pero estimaron este jueves insalvables cuatro razones: que serían muchas personas para vacunar, que hay pocas vacunas disponibles, que están ya señalados otros grupos prioritarios de población y que podría no dar tiempo a que los vacunados tuvieran inmunización efectiva llegado el día.

En una rueda de prensa convocada el mismo jueves para informar del protocolo de prevención que regirá el día de las elecciones adelantadas por Isabel Díaz Ayuso, el consejero de Sanidad del gobierno madrileño, Enrique Ruiz Escudero, explicó que una iniciativa como vacunar a todo el personal participante en el operativo electoral se podría contemplar "en un entorno de abundancia de vacunas"; y no es el caso.

Conversación entre médicos

La primera idea partió del principal asesor en materia sanitaria del PSOE madrileño, José Manuel Freire, diputado en la Asamblea de Madrid por el PSM, profesor de la Escuela Nacional de Sanidad y cofundador de la Osakidetza vasca, en una conversación con el consejero Ruiz Escudero. Ambos, médicos de profesión, mantienen buena relación pese al crispado ambiente político de Madrid.

Freire le envió la propuesta después de haberla hablado a su vez con facultativos madrileños, que la veían técnicamente posible, "abordable y recomendable", relata. "Se trataría de ofrecer un plus de una muy necesaria seguridad sanitaria a la personas elegidas por sorteo que van a estar toda una jornada en un local cerrado -explica Freire-, y de mostrarles, además, el apoyo de la sociedad a su cumplimiento de un deber cívico".

Además, proporcionar inmunización a los designados por sorteo de la Junta Electoral implicaría "aplicar solución a algunas de las lecciones aprendidas en Catalunya, donde muchos -un 43,3% del total de convocados- no fueron", explica el profesor, que no comparte la negativa.

Una de las razones de la divergencia está en el número. Freire proponía vacunar solo a presidentes, vocales e interventores; Ruiz Escudero se planteaba la dificultad de vacunar a todo el personal interviniente en los colegios electorales. Las cuentas que hicieron en su consejería dan más de 40.000 personas, y les han llevado a la conclusión de que no es viable.

Haber ampliado la campaña de vacunación a los miembros de mesas electorales habría implicado, sobre todo, prisa: para que estuvieran inmunizados el día 4 de mayo no podrían aplicarse las dosis mucho más tarde del 4 de abril, domingo de Resurrección, explican fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña.

Además, abordar el proyecto implica agilidad administrativa: primero, contar antes de esa fecha con el listado de designados. Y para ello, a su vez, sería necesario haber celebrado los sorteos, haber escuchado alegaciones con siete días de plazo, haberlas resuelto y haber citado a los designados finales para turnos de inoculación.

Noticias relacionadas

La Comunidad de Madrid no puede por sí sola emprender la campaña específica de vacunación de miembros de mesas electorales. Antes precisa exponerlo en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y solicitar ahí la anuencia del Ministerio de Sanidad y del resto de autonomías a una ampliación coyuntural del público objetivo de la campaña.

En los últimos comicios autonómicos madrileños, el 26 de mayo de 2019, se constituyeron 7.590 mesas. En las catalanas del 14 de febrero, en plena segunda ola de la pandemia, fueron elegidos 85.221 ciudadanos para compromisos en las mesas electorales, de los cuales 35.637 presentaron alegaciones.