NEGOCIACIÓN EN MARCHA

El PP abre la puerta a los expulsados de Vox tras la fallida moción en Murcia

  • Los populares negocian cederles la consejería de Educación y Cultura por su ayuda para frenar la moción de censura del PSOE y Cs

  • La dirección de Casado argumenta que ya no forman parte del partido de Abascal y deben asegurarse la "estabilidad" del Gobierno

Pablo Casado y Teodoro Garcia Egea saludan a los diputados expulsados de Vox Francsico Carrera (izquierda) y Juan Jose Liarte, en Murcia.

Pablo Casado y Teodoro Garcia Egea saludan a los diputados expulsados de Vox Francsico Carrera (izquierda) y Juan Jose Liarte, en Murcia. / Marcial Guillen / Efe

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Tras el fracaso en las elecciones catalanas y el susto de la semana pasada con las mociones de censura, el PP está necesitado de momentos de felicidad. Este jueves iba a tener uno en la Asamblea regional de Murcia y por eso fueron a vivirlo y disfrutarlo en vivo y en directo los dos principales dirigentes del partido: el presidente, Pablo Casado, y el secretario general y hacedor de la maniobra salvadora, Teodoro García Egea. Ambos querían ver cómo la operación pilotada por el número dos del partido tenía éxito.

El presidente del Ejecutivo autonómico, Fernando López Miras, salvó la votación de la moción de censura gracias a los tres tránsfugas de Ciudadanos, los tres diputados que fueron expulsados del grupo parlamentario de Vox en junio pasado y el único que queda fiel a la dirección ultra. Los tres políticos naranjas recibieron su recompensación la semana pasada, cuando fueron nombrados consejeros de López Miras. Solo faltaba saber si los otros cuatro pedirían algo. El de Vox-Vox solo reclamó que se adelanten las elecciones, pero los tres disidentes ultras, según se supo horas después de la votación, están negociando con el PP entrar en el Gobierno regional con una consejería; en concreto, la de Educación y Cultura. Controlar ese departamento les permitiría implantar la censura parental (llamada por los ultras 'pin parental'), un veto que supone que los centros públicos estarán obligados a solicitar una autorización a los padres para que decidan si sus hijos pueden participar en actividades complementarias que afecten a cuestiones morales o a la sexualidad.

Fuentes de la dirección de Casado confirmaron a este diario que hay un borrador que recoge la posibilidad de que sea Educación y Cultura, pero aseguraron que "no hay nada cerrado todavía". "Se trata de un documento más de las distintas propuestas que llevamos trabajando en los últimos días", añadieron esas fuentes.

En la cúpula del líder del PP subrayan que Juan José Liarte, María Isabel Campuzano y Francisco Carrera ya no forman parte de Vox y no comparten ni su estrategia ni su ideología. El motivo último de la expulsión decretada por la dirección de Santiago Abascal, hace nueve meses, fue que despidieron sin consultarlo a cuatro trabajadores del grupo parlamentario y quitaron de la titularidad de las cuentas del partido a dirigentes nacionales para controlarlas ellos en exclusiva. En esas cuentas se recibe la asignación por parte de la Asamblea regional que le corresponde por tener cuatro diputados. El cuarto que sigue fiel a Abascal es Pascual Salvador.

Fuentes del equipo de Abascal señalan que los tres 'ex' ya quisieron entrar en el Ejecutivo regional en 2019

Fuentes del equipo de Vox en Madrid recuerdan ahora que Liarte, Campuzano y Carrera ya amagaron en el verano de 2019 con no apoyar la investidura de López Miras porque querían entrar en el Ejecutivo con cargos, "como ahora parece que van a hacer", apuntan. "Nos intentaron convencer de que debíamos asumir alguna consejería y direcciones generales, pero se había decidido que la estrategia para toda España era apoyar la investidura de los dirigentes del PP y quedarse en la oposición. A ellos eso no les gustaba", explican esas fuentes.

En busca de la "estabilidad"

En el equipo del líder del PP argumentan que ven "necesario" asegurar la "estabilidad" del Ejecutivo regional tras la sacudida sufrida por la ruptura y la moción de censura. Casado y los suyos destacan que, este miércoles, Liarte, que ha ejercido de portavoz de los tres, aseguró que el proyecto del PP es "ilusionante" al alentar "la unificación del centro-derecha". "Nosotros no abogamos por esa unificación", recuerdan desde la sede de Vox en Madrid. La formación de ultra-derecha, de hecho, viene de una última consulta en las urnas que le ha sido propicia: en Catalunya ha logrado 11 escaños frente a los tres del PP.

Ana Martínez Vidal, coordinadora autonómica de Cs y candidata a la presidencia de la moción, este posible acuerdo con los 'ex' de Vox muestra que "el PP sigue comprando en la región lo que haga falta para mantenerse en el poder".

Estrategia cambiante

Noticias relacionadas

Casado, en cambio, lo ve de otra forma. Habló ante los medios tras la sesión en la Asamblea y afirmó que en Murcia ha empezado "la reunificación del centro-derecha en torno al PP". Tiene ganas de que así sea, porque justo la víspera había proclamado que ese proceso empezará el 4 de mayo en Madrid, cuando Isabel Díaz Ayuso, confía, pueda revalidar la presidencia.

La estrategia de Casado con Vox ha sido muy cambiante, desde abrirles las puertas del Gobierno central si se convertía en presidente (en la campaña de las generales de abril de 2019) al divorcio (octubre 2020), que escenificó con un duro discurso contra Abascal en el debate de la moción de censura que el líder ultra presentó a Pedro Sánchez. "Decimos 'no' a esa España a garrotazos, en blanco y negro, de trincheras, ira y miedo; 'no' a ese engendro antiespañol que patrocinan", le espetó desde la tribuna del Congreso.

Temas

Murcia