Ciberseguridad en la pandemia

La directora de la Guardia Civil niega que persigan opiniones en la red

  • Se trata de detectar "bulos que generen un gran nivel de estrés y alarma social sobre la salud", explica María Gámez

  • Diez millones de personas y 7,9 millones de vehículos han sido controlados por los guardias en lo que va de pandemia

María Gámez, directora general de la Guardia Civil, en la comisión de Interior del Congreso.

María Gámez, directora general de la Guardia Civil, en la comisión de Interior del Congreso. / GC

6
Se lee en minutos
Juan José Fernández

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, ha insistido en negar que las fuerzas bajo su mando estén persiguiendo opiniones políticas en las redes sociales. La jefa del instituto armado ha defendido el monitoreo de sus efectivos en internet descartando que afecte a la Libertad de Expresión, "de la que la Guardia Civil es una garantía", ha dicho en comparecencia este jueves ante la Comisión de Interior del Congreso.

Las patrullas de la Guardia Civil en las redes han sido uno de los motivos centrales de las preguntas de la oposición, con cuestiones concretas del Partido Popular y Vox referidas a las palabras del general jefe de Estado Mayor de esa fuerza de seguridad del Estado, José Manuel Santiago, el 19 de abril de 2020 en una de las ruedas de prensa cotidianas de la primera fase del estado de alarma. Santiago glosó trabajos de los especialistas en ciberseguridad de la Guardia Civil en busca de bulos "que generen desafección a instituciones del Gobierno".

Casi un año después, la directora del cuerpo ha subrayado la explicación que en su día ya dio el general en plena tormenta mediática: "La labor de monitoreo consiste en detectar bulos que generen un gran nivel de estrés y alarma social en relación con la salud. Nunca es contra la Libertad de Expresión", ha ratificado Gámez.

La jefa de la Guardia Civil ha explicado que ese monitoreo de bulos se desprende de la Orden Ministerial del 13 de marzo de 2020 y el Real Decreto de Estado de Alarma. El apartado 4,8 de la orden encarga a los cuerpos policiales prevenir la desinformación, actuar contra lo que Gámez ha definido como "mensajes falsos orientados a incrementar el malestar social" en la pandemia.

"Al narco, plomo"

Sobre ese monitoreo, el portavoz de Vox, Javier Ortega-Smith, ha acusado a Gámez de convertir a la Guardia Civil en "el departamento de contrapropaganda del Gobierno".

El diputado de ultraderecha ha recriminado el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos, "porque no había querido desobedecer la orden de la jueza instructora del 8M", ha conjeturado, y "por mandar el operativo contra el golpe de Estado del 1 de octubre", que, en su opinión, "es lo que está detrás" del cese.

En su intervención, el diputado de Vox ha pedido que a los narcotraficantes en el Campo de Gibraltar "se les dé el alto, o se les dé plomo".

La portavoz del Grupo Popular, Ana Vázquez, también ha criticado el monitoreo de las redes, pero se ha centrado en acusar a la directora de "callar" ante la "entrega al independentismo de la cabeza del general de la Guardia Civil en Catalunya". Interior relevará a Pedro Garrido, jefe de la VII Zona del cuerpo, el próximo 31 de marzo. Vázquez también ha acusado a la compareciente de callar ante "el desmantelamiento de la seguridad marítima" en la misma comunidad, así como lo que interpreta como otras cesiones al secesionismo, como "el desmantelamiento de la Guardia Civil en Navarra".

Vázquez ha iniciado y terminado su turno recriminándole a Gámez "la cinta de correr de Marlaska", el aparato gimnástico adquirido por Interior para reponer el que estaba instalado en el piso del ministerio que ocupa el titular de la cartera, mientras, a su parecer, la Guardia Civil adolece de medios.

"Ustedes pidieron a Pérez de los Cobos que infringiera la ley", ha recriminado en su turno el portavoz de Ciudadanos en la comisión, Miguel Gutiérrez, comentando el cese del coronel de la Guardia Civil, sobre el que la directora general no se ha pronunciado más que para asegurar que era un cargo de confianza.

Contra la pandemia

En el primer estado de alarma, la Guardia Civil identificó a diez millones de personas y controló 7,9 millones de vehículos, ha contado María Gámez. Fue parte del trabajo de una media de 34.640 efectivos desplegados cada día, con 8.567 patrullas de media diaria, más de 20.000 visitas a residencias de ancianos y 21.000 visitas y reuniones en centros médicos.

Arreciando la pandemia, los guardias civiles realizaron 152.000 misiones de protección a víctimas de violencia de género, cerca de 1.500 al día, y 66.000 llamadas o entrevistas de control con mujeres amenazadas. Además, el despliegue incluyó 82.000 servicios humanitarios, sobre todo a personas mayores solas en el medio rural.

Para el control del coronavirus en la institución, hasta el 1 de marzo se han realizado más de 100.000 pruebas de diagnóstico a 61.000 guardias. En la misma fecha había 299 casos confirmados de covid, seis de ellos hospitalizados.

"Hasta la fecha ya se han vacunado 50.000 efectivos, el 65% del cuerpo", ha relatado la directora general de la Guardia Civil. La campaña de vacunación en el cuerpo con dosis de AstraZeneca está "en suspenso temporalmente", ha confirmado Gámez, siguiendo las instrucciones de las autoridades sanitarias.

2,8 millones de patrullas

La Comisión de Interior se reunía por decimosegunda vez esta legislatura con 17 preguntas pendientes para la directora general. Ha pasado un año de pandemia y usted no ha venido aquí a decir nada", le ha reprochado el diputado naranja Miguel Gutiérrez.

En su comparecencia, Gámez ha aportado datos de actuaciones clave de la Guardia Civil durante 2020. Entre ellas, las labores de Seguridad Ciudadana, con 2,8 millones de patrullas, 44 millones de horas de servicio y 215.000 auxilios y rescates. Es la principal actuación cotidiana de una fuerza a la que ha calificado de "elemento vertebrador del Estado". Para María Gámez, "la Guardia Civil es en muchos pueblos la única presencia visible del Estado".

En protección del Medio Ambiente, Gámez ha destacado la fundación de la Oficina Central de Análisis de Información sobre Actividades Ilícitas Medioambientales. Con este nuevo departamento, el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) se dota de una unidad de inteligencia contra la contaminación, el furtivismo y otros delitos contra el entorno.

En materia de lucha antiterrorista, "la Guardia Civil no deja nunca de investigar los atentados sin resolver; nunca", ha advertido la directora, que ha incluido en ese ámbito también la colaboración en el mantenimiento de "un relato veraz de lo que ha supuesto la barbarie terrorista en España".

Gámez ha destacado también el trabajo en los campos de la inmigración ilegal -30 grandes operaciones en 2020 y 203 detenidos e investigados-, la ciberseguridad -en 2020, 57.000 infracciones penales supusieron ya el 12% del total de la criminalidad en España-, la violencia machista, el control del tráfico rodado y la persecución del narcotráfico.

En el exterior, la Guardia Civil mantiene un centenar de efectivos en la prevención de la inmigración ilegal en Mauritania, Senegal, Gambia, Cabo Verde, Guinea-Bisáu y Guinea-Conakry, un buque oceánico, una patrullera de altura y un avión de vigilancia marítima. También hay guardias en la misión del Ejército en el Líbano y en la de verificación de Naciones Unidas sobre el proceso de paz de Colombia.

Noticias relacionadas

Son los trabajos de una fuerza policial con 77.000 efectivos, que, merced al proceso de equiparación salarial, acumulan un 21% de incremento los agentes de base, un 17,3 los suboficiales y un 13,4 los oficiales, ha informado Gámez.

De esos 77.000 agentes, 6.177, el 8%, son mujeres. Gámez ha anunciado que ya está en marcha un Curso de Igualdad y Diversidad que "en tres años habrá sido impartido a todos los integrantes del cuerpo". Sobre la presencia de la mujer entre los uniformes verdes y los tricornios, Gámez ha destacado el nombramiento de una teniente coronel como jefa de la Comandancia de Teruel, y, también por primera vez, la integración de dos comandantes mujeres como agregada de Interior en la embajada española en Washington y en el cuarto militar del Rey. "Este año, en la academia de cabos de Baeza (Jaén), el 25% del alumnado son mujeres", ha celebrado.