Comunidad de Madrid

Iglesias encauza su sucesión en Podemos y sale a disputar Madrid a Ayuso

  • El líder de Podemos propone a Yolanda Díaz como vicepresidenta segunda y próxima candidata de Podemos a las elecciones generales

  • Se presenta como candidato en la Comunidad para intentar salvar la escasa estructura autonómica que aún mantiene el partido

  • Tiende la mano a Errejón para integrarse en una coalición en la región que les permita combatir a la presidenta del PP

Pablo Iglesias anuncia su decisión de dejar el Gobierno para luchar contra Díaz Ayuso. / VÍDEO: TWITTER PODEMOS

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

El pasado miércoles, la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso activó el adelanto electoral en respuesta a la moción de censura contra el PP en Murcia para evitar, dijo, otra contra ella. Pablo Iglesias empezó desde ese día a reunir, en distintas ocasiones, a su núcleo más cercano para decidir cuál debía ser su estrategia en esta endiablada coyuntura política. Lo hizo con el mayor secretismo posible para evitar filtraciones que echasen por tierra cualquier operación. Ya durante el fin de semana, con el foco mediático puesto en la crisis interna de Cs, el líder de Unidas Podemos analizó la situación con su jefe de Gabinete, Julio Rodríguez; el secretario de Comunicación de los morados, Juanma del Olmo; la 'número dos' del partido y ministra de Igualdad, Irene Montero y el portavoz parlamentario, Pablo Echenique. El aval de la Justicia al adelanto electoral para el 4 de mayo incrementó la presión. El lunes, a primera hora, la decisión estaba tomada. El propio Iglesias sería el candidato de Unidas Podemos con tres objetivos: desatascar la compleja sucesión en su partido y dejarlo todo a punto por si a Pedro Sánchez -con quien mantendrá una reunión este martes- le diera, en algún momento, por un adelanto electoral; evitar que su organización caiga en la irrelevancia en la Comunidad de Madrid y, como medio para ello, intentar reestructurar la izquierda madrileña asimilando, si es que se deja, a Más País, el partido de su excompañero Íñigo Errejón bajo su liderazgo.

Tras siete años al frente de Unidas Podemos y varios cambios en los estatutos para asegurar su mandato, en el entorno de Iglesias explican que desde hace meses se había abierto un debate en torno a su sucesión. En un partido que ha ido creciendo a la par que la figura de Iglesias, encontrar un reemplazo adecuado resultaba una tarea compleja. La única pista, avanzada por Montero en marzo de 2019, era que sería una mujer. Las especulaciones sobre si ella dirigiría el partido se dispararon, pero la popularidad de la ministra de Trabajo en los últimos meses puso una nueva opción sobre la mesa. Este lunes, Iglesias zanjó todas las dudas: su sucesora será Yolanda Díaz, si la militancia lo aprueba.

"En política hay que tener valentía (...) para ser capaz de comprender cuando llega el momento de dar paso a nuevos liderazgos", admitió Iglesias. A través de un vídeo que publicó en redes sociales, señaló a la política gallega como la futura líder de Unidas Podemos en el Gobierno, una vez abandone él la vicepresidencia segunda al comienzo de la campaña electoral, y la candidata del partido a las próximas elecciones nacionales, programadas para 2023. "Creo que puede ser la primera mujer que presida un Gobierno en España", dijo en una entrevista en El Intermedio.

Remontar los datos

Abandonar la vicepresidencia segunda por un futuro incierto en la Comunidad de Madrid es un movimiento arriesgado del que sale perdiendo, aseguran en el partido, pero lo ven como un sacrificio para salvar la escasa representación que tiene a nivel autonómico. Los desastrosos resultados en las últimas elecciones –en 2019 perdieron 75 diputados regionales y se quedaron fuera de los parlamentos de Cantabria y Extremadura, y en 2020 del gallego-, el líder de Unidas Podemos se ha lanzado a evitar un escenario similar en Madrid.

La cúpula de la formación veía complejo resistir en el Gobierno de coalición sin representación en la Asamblea de Madrid -un escenario que dibujaban algunas encuestas- ni en el Ayuntamiento de la capital. La solución era presentar un candidato fuerte. Entre los nombres que se barajaron, según fuentes conocedoras de las conversaciones, estuvo el del ministro de Consumo, Alberto Garzón y el del secretario general del PCE, Enrique Santiago. Finalmente, Iglesias fue quien dio el paso adelante. "Será un honor ocupar el puesto en el que ahora puedo ser más útil como madrileño y como antifascista", sentenció en el vídeo tras apuntar que "el 4 de mayo se decide si la ultraderecha consume su asalto a Madrid".

Noticias relacionadas

Reunificar la izquierda

Para completar su plan, Iglesias quiere reunificar bajo su mando a Unidas Podemos y Más Madrid, el partido que lidera su excompañero Errejón. El vicepresidente desveló que a lo largo del día había mantenido una conversación con la candidata de Más Madrid, Mónica García, y que seguirían profundizando en los próximos días. En La Sexta, abrió la puerta a unas primarias para decidir quien encabeza las listas: "Eso no puede ser una excusa para no construir una unidad". Aun así, entre las posibilidades que estudia la dirección de Podemos está que Errejón no acepte ningún trato. Además, explicó que es necesario "repartir los papeles" con el candidato socialista, Ángel Gabilondo, y que este busque el voto de antiguos votantes de PP y Cs para derrocar a Díaz Ayuso y a la candidata de Vox, Rocío Monasterio.