Acción del Gobierno

Calvo minimiza las tensiones por la ley trans y Montero acusa al PSOE de incumplir el pacto

  • La vicepresidenta señala que no existe ningún roce con su compañera en el Ejecutivo y que es la dinámica habitual

  • La ministra de Igualdad lamenta que los socialistas dejen de lado el acuerdo de coalición y les tiende la mano a colaborar

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. / EUROPA PRESS / Óscar Cañas

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Ni siquiera el 8-M logra eclipsar las tensiones entre PSOE y Unidas Podemos. Es más, la celebración del Día Internacional de la Mujer ha puesto en el centro del foco la tramitación de la conocida como ley 'solo sí es sí' y la ley trans, que están provocando roces en el seno del Gobierno. La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha acusado a los socialistas de incumplir el acuerdo de legislatura, provocando estas tiranteces en la coalición. Sin embargo, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha hecho un diagnóstico diferente: estos choques son habituales con todas las normas y, además, enfrentar la cuestión como una batalla entre ella y Montero es propio de la cultura machista.

Una semana antes del 8-M de 2020, el Gobierno de socialistas y morados sufrió una de sus primeras crisis por la ley 'solo sí es sí'. Ahora, las discrepancias surgen en torno a la ley trans. Los de Pablo Iglesias apuestan por la libre autodeterminación del género, mientras que en PSOE rechazan este extremo. Estas diferencias llevan semanas poniendo a prueba la resistencia del Ejecutivo.

La ministra de Igualdad, como ya explicó a EL PERIÓDICO, ha asegurado este lunes que "las tensiones se producen cuando uno de los socios no quiere cumplir con el acuerdo". Montero se refería así al documento que firmaron Pedro Sánchez e Iglesias en diciembre de 2019. "Yo cumplo con el acuerdo de Gobierno en las materias que me corresponden", ha insistido la dirigente de Unidas Podemos. Tras acusar a sus socios de incumplir lo que pactaron, ha tendido la mano al sector socialista a "colaborar" para que la norma salga adelante con una mayor calidad.

Dinámica normal

Calvo, por su parte, ha explicado que el acuerdo de coalición recoge el compromiso de impulsar una ley trans y una ley LGTBI, pero que "lo que no está en el acuerdo de Gobierno es el contenido". Así, ha avisado de que la norma "requerirá tiempo" y un debate en el seno del Ejecutivo porque "ni es fácil ni es baladí". "Tenemos matices que ajustar", ha hecho hincapié sobre las diferencias que les separan. 

Noticias relacionadas

No obstante, la vicepresidenta primera ha rebajado el tono con su compañera en el Consejo de Ministros y ha asegurado que la relación que mantiene con Montero es igual a la del resto de ministros. En este sentido, ha señalado que su trabajo es corregir los textos legislativos que preparan los diferentes ministerios. 

“De un texto inicial que yo recibo al texto que llega al Consejo de Ministros normalmente en el camino se producen muchos cambios”, ha aseverado, antes de aclarar que es necesario introducir las aportaciones del resto de ministerios que se pueden ver afectados. A este respecto, ha subrayado que la ley trans, al querer modificar el Registro Civil requiere de la participación de Justicia. A parte, ha resaltado que estos ajustes son necesarios para que el Tribunal Constitucional no tumbe la ley en unos años.