La nueva legislatura

El plan de igualdad del Parlament avanza para corregir el sesgo de género en la institución

  • La Cámara catalana pide a los diputados electos un compromiso de tolerancia cero contra el acoso y la discriminación al recoger su acta

  • Los partidos acuerdan una guía para incorporar la perspectiva de género en el trabajo parlamentario y perfilan un protocolo contra la violencia machista

Las diputadas del Parlament de la XII legislatura posan en el hemiciclo.

Las diputadas del Parlament de la XII legislatura posan en el hemiciclo. / ACN / SÍLVIA JARDÍ

Se lee en minutos

"Me comprometo a velar por un entorno laboral libre de sexismo, LGBTI-fobia, acoso psicológico o acoso sexual [...] Cuando me sea requerido, cooperaré diligentemente en los procesos existentes para gestionar las denuncias o quejas en esta materia [...] Me comprometo a participar en la formación especializada que se imparta sobre igualdad de género". Los 135 diputados electos que, tras las elecciones del 14-F han acudido a recoger su acta en la Cámara catalana, se han encontrado con este compromiso de tolerancia cero contra el acoso y la discriminación. Su firma no es un requisito imprescindible para acceder a la plena condición de diputado, pero sí es una clara declaración de intenciones que los ciudadanos podrán consultar en la ficha de cada representante en el Parlament. Esta es una de las medidas pioneras del primer plan de igualdad del Parlament, que se aprobó por unanimidad en enero del 2020, y que los representantes de Vox se niegan a suscribir.

La pandemia del covid no ha frenado el impulso del proyecto, que cuenta con más de 84 acciones para incorporar la perspectiva de género de forma transversal en la cotidianidad parlamentaria. Una neonata oficina de igualdad, pilotada por la técnica Victòria Prada, pone en práctica las acciones calendarizadas que consensúan las diputadas en el grupo de trabajo en equidad de género. En 12 meses, se ha creado un programa de mentoría inversa con personas de colectivos infrarepresentados, se ha avalado un programa de liderazgo y empoderamiento destinado a mujeres jóvenes y se ha validado la guía para incorporar la perspectiva de género en el trabajo parlamentario. En el último pleno de la XII legislatura, además, se actualizó la ley del derecho a las mujeres a erradicar la violencia machista del 2008 para incluir y blindar también los derechos de las personas trans.

En cuanto a la gestión de los espacios, se ha modificado la señalización de los baños con iconos más inclusivos que no segregan por sexo y que identifican los idóneos para el uso de la copa menstrual y también los que disponen de cambiador de bebés. "Valoro muy positivamente el trabajo hecho, más aún teniendo en cuenta la irrupción del covid-19 y que llevamos más de dos meses en Diputación Permanente por el final de la legislatura", celebra Prada.

Cambios en el reglamento

Algunas de las acciones que contempla el plan de igualdad para los próximos años requieren cambios en el reglamento interno, como por ejemplo, la introducción de la paridad en el número de diputados y diputadas por grupo parlamentario para formar parte de las comisiones o la de ampliar los supuestos para ejercer la delegación del voto. "Mientras no se pueda hacer este cambio, existe un compromiso de todos los grupos parlamentarios que aprobaron por unanimidad el plan para que se hagan las designaciones siguiendo criterios de paridad", sostiene la técnica de igualdad.

Te puede interesar

Una vez se inaugure la nueva legislatura, se ofrecerá a todos los diputados una formación en materia de violencia machista y LGTBI-fobia, y otra para adaptar la perspectiva de género al trabajo parlamentario para que la legislación sea "respetuosa y no ciega al género".

Los grupos están pendientes de cerrar los flecos del protocolo contra la violencia machista y LGTBI-fobia que se aplicará a todas las personas relacionadas con el Parlament, no sólo al personal funcionario. Además, está en marcha un convenio de intercambio entre administraciones para el traslado de puesto de trabajo de las trabajadoras en situación de violencia machista.