La nueva legislatura

Aragonès agota plazos ante un pacto que se barrunta in extremis

  • El 'president' sustituto firma el decreto para que el Parlament se constituya el próximo día 12

  • ERC y CUP activan los grupos de trabajo que deben de detallar la apuesta social y nacional común

  • Los anticapitalistas separan la negociación por la presidencia de la Cámara de los contenidos del nuevo Executiu

El hemiciclo del Parlament,  con la asistencia de diputados en el último pleno de la legislatura.

El hemiciclo del Parlament, con la asistencia de diputados en el último pleno de la legislatura. / Europa Press / David Zorrakino

Se lee en minutos

Ni un solo día de propina. Si el plazo para la constitución del Parlament era el día 12, el día 12 será en el que se constituya el Parlament. El 'president' sustituto en funciones, y presidenciable con más números de ser elegido, Pere Aragonès, firmó este viernes el pertinente decreto que, en la práctica, otorga una semana por delante a los negociadores de las fuerzas independentistas asienten las bases de un pacto de Govern, cuya primera visualización debería de ser la presidencia de la Cámara catalana.

Pero no solo eso. Porque después de la elección del presidente, o presidenta del Parlament, este, o esta, deberá iniciar la ronda de contactos y encargar a algún presidenciable el abordaje de una investidura. Ello podría darse el martes 16 o miércoles 17. Poco más de 10 días, por tanto, para que Junts y la CUP comuniquen su disposición a ungir a Pere Aragonès y deje sin “investidura ‘fake’”, como la definió Jéssica Albiach, a Salvador Illa.

.

Todo ello conduce a una primera votación de investidura el 26 de marzo y, la segunda, 48 horas después, el Domingo de Ramos. “Esperamos que para el cambio de hora”, en la madrugada del 27 al 28 de marzo, “tengamos ‘president’” señaló un republicano a este diario antes de apostillar que creía firmemente que “iremos al límite, pero lo conseguiremos”.

Reparto de sillas

Pinta, pues, pacto ‘in extremis’, sobre la bocina. Por ejemplo, la CUP paró los pies a Aragonès y descartó un “acuerdo global”, en el que se defina a la vez la Mesa del Parlament y el Govern, porque priorizan el debate programático “y no el reparto de sillas”.

Eso sí, en cuanto al órgano parlamentario, en las últimas reuniones con ERC y Junts les han reclamado la presidencia para aislar a la extrema derecha de Vox y forzar que se blinde la “soberanía del Parlament”, eso es, que se recuperen las leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional (TC) y que no se frenen iniciativas que puedan acabar en los tribunales. “La Mesa tiene que ser netamente antifascista y dar respuesta al conflicto existente entre Catalunya y el Estado”, espetó la diputada electa, Eulàlia Reguant.

Los anticapitalistas quieren ir paso a paso y no dan pistas sobre si están dispuestos o no a asumir responsabilidades en el Executiu. En las asambleas que tienen previstas hasta el martes no prevén dilucidar el apoyo a una investidura de Pere Aragonès, sino trazar su lista de peticiones para ceder sus votos al candidato de ERC. 

De momento, este viernes echaron a andar los grupos de trabajo entre republicanos y anticapitalistas que deben “desarrollar el detalle de la apuesta”, tanto de la “salida social de la crisis como de la agenda nacional”; en palabras extraídas de un comunicado de ERC.

Te puede interesar

En el mismo texto se asevera que “la confianza mutua establecida ha garantizado un buen clima de trabajo”. Los “compromisos” adquiridos hasta ahora se centran en materia policial –una moratoria del uso de las balas de foam, la retirada de la Generalitat de las causas contra manifestantes y que los antidisturbios no participen en los desahucios-, aunque también han abordado la “autodeterminación” –un referéndum del que no han detallado más, pese a que JxCat y la CUP quieren fijarlo esta legislatura- y ahora se proponen centrar la negociación en el “rescate social”. En esta carpeta, la CUP incluye una renta básica universal de 735 euros, una regulación “efectiva” de los alquileres, la “potenciación” del sector público y la industrialización hacia la transición ecológica “para generar trabajo estable y de calidad”

Temas

Parlament