A través de su equipo legal

El primo del emérito niega ser su testaferro y se declara único propietario de Zagatka

El príncipe Álvaro de Orleans Borbón y la princesa Antonella de Orleans Borbón en una foto de archivo.

El príncipe Álvaro de Orleans Borbón y la princesa Antonella de Orleans Borbón en una foto de archivo. / Gtres

Se lee en minutos

Álvaro de Orleans ha dado un paso adelante para desvincularse de la segunda regularización fiscal presentada por su primo Juan Carlos I en relación con los vuelos que le pagó la fundación Zagatka, de la que se declara fundador y único propietario. En un comunicado su equipo legal niega que De Orleans haya sido testaferro o fiduciario del exjefe del Estado y sostiene que "puso voluntariamente a su disposición ayuda financiera para la atención de gastos de viaje".

Explica que la decisión del rey emérito de ponerse al día con el fisco por estos viajes le es "ajena", corresponde a "un contribuyente español, que tributa por los fondos de que ha dispuesto" y "no le afecta en ningún caso", ni contradice la versión que ofreció ante la justicia suiza como testigo. Niega "estar siendo objeto de ningún procedimiento penal en Suiza, España o cualquier otro país" o haber "recibido citación de ningún tipo por parte de autoridad alguna", circunstancia que previsiblemente cambiará, porque la fiscalía española, como informó este diario, ha cursado a Mónaco una comisión rogatoria para tomarle declaración.

Servicios de agencias

De Orleans argumenta que la "Fundación Zagatka se constituyó con el objetivo de gestionar a nivel administrativo y financiero una parte de su patrimonio" y "al mismo tiempo materializar su ayuda a la Casa Real española, como parte del legado transmitido por su padre, Álvaro de Orleans-Borbón y Sajonia-Coburgo-Gotha, y su abuelo, el infante Alfonso de Orleans y Borbón, específicamente a don Juan Carlos, rey en el momento de la creación de la misma".

Te puede interesar

Añade que, "como parte del objetivo de la fundación y fruto del compromiso heredado de su padre y de su abuelo, puso voluntariamente a disposición de don Juan Carlos ayuda financiera a través de la fundación para la atención de gastos de viaje". Y puntualiza que cuando el emérito en su regularización menciona la palabra "servicios" no se refiere a que se los haya prestado a Zagatka, sino que "forman parte de los gastos de viaje, como pueden ser servicios de agencias de viaje". Insiste en que el hecho de que los haya declarado a Hacienda no significa que sean fondos de su propiedad.

De Orleans afirma que desciende de "una familia que, dada su elevada posición económica, ha transmitido a sus generaciones el compromiso de apoyo a otras monarquías". Sitúa el origen de su patrimonio, en su madre, "Carla Parodi-Delfino, que heredó, junto a sus dos hermanas, una importante fortuna de su padre, Leopoldo Parodi-Delfino, uno de los industriales italianos más relevantes del siglo pasado" y agrega que tanto él como sus padres lo "han administrado de forma exitosa aunque discreta".