Tras la quema de un furgón de la Guardia Urbana

Sàmper rechaza negociar la disolución de los antidisturbios para formar Govern

  • El 'conseller' de Interior se abre a revisar el modelo de orden público, pero defiende que una unidad policial debe mantenerlo

Fuego en una furgoneta de la Guardia Urbana

Se lee en minutos

El Periódico

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, se ha opuesto este domingo a la disolución de la Brigada Mòbil (Brimo), la unidad antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, como exige la CUP para formar parte del Govern. "Para mi, personalmente, no (es negociable)", ha defendido el político de Junts en una entrevista en Catalunya Radio. Sàmper, así, se ha mostrado abierto a repensar el modelo de orden público de Catalunya, pero con el límite de que debe haber una unidad policial encargada de mantenerlo.

"Revisable todo es revisable, la abogacía, la medicina, el periodismo. Todo es revisable con la intención de mejorar, y los primeros que tienen esa voluntad es la propia policía, el propio cuerpo de los Mossos d'Esquadra. Eso se puede trabajar en el marco de la legislatura del Parlament que quede constituido la próxima semana o dentro de dos semanas. Otra cosa es demandar que no haya orden público, porque pienso que sería hacerle un flaco favor a la ciudadanía", ha argumentado. 

El conseller ha asegurado que Catalunya vive momentos de "dificultad extrema" por los incidentes vividos tras la manifestaciones de apoyo al rapero Pablo Hasél, en los que se ha registrado una "violencia desbocada e inaudita". Por ello, ha reclamado "paz, tranquilidad y dejar que la policía haga su trabajo", en referencia a la presión que están suponiendo las negociaciones entre los partidos independentistas para formar el nuevo Govern.

Noticias relacionadas

Sampèr ha advertido de que "es previsible" que los altercados continúen y ha apuntado que la violencia que se está registrando desde hace dos semanas es obra de una minoría. "Prácticamente la totalidad de las personas que participan en las manifestaciones son pacíficas, pero tenemos 150 o 200 con voluntad de hacer daño y a estos se suman los que quieren hacer pillaje", ha apuntado. 

Un total de 14 personas fueron detenidas anoche en Barcelona en los graves disturbios registrados al término de la manifestación, con tiendas saqueadas, oficinas bancarias vandalizadas, daños en un hotel e incluso un ataque a una comisaría de la Guardia Urbana en la Rambla y el incendio de una furgoneta aparcada en el exterior. Sàmper ha confirmado que uno de los detenidos está vinculado con ese incidente.