Reacción a los disturbios

Comerciantes y hoteleros ven riesgo de que el "país se vaya de las manos"

  • La Asociación del Passeig de Gràcia destaca que los disturbios se repiten desde hace años y no se producen en otras ciudades

  • Su presidente critica que la "ambigüedad calculada" de algunos políticos "da más oxígeno a los incendiarios". 

Fuego en una furgoneta de la Guardia Urbana

3
Se lee en minutos
EFE

La Asociación de Comerciantes del Passeig de Gràcia ha asegurado este domingo que los disturbios ocurridos anoche en Barcelona, con el ataque a una comisaría de la Guardia Urbana y la quema de una furgoneta del cuerpo con un agente dentro, suponen un "salto cualitativo" en los altercados registrados hasta ahora, además de representar un "riesgo de que el país se nos vaya de las manos".

"Hay un salto cualitativo. Nunca se había dado el asalto a una comisaría de la policía, ni en los disturbios de París ni en los de Eindhoven de hace un mes. En ningún sitio de Europa se ha atacado una comisaría. Aquí ya llevamos la comisaría de Vic y, anoche, la de Barcelona", ha asegurado Luis Sans, presidente de la organización que agrupa a 180 establecimientos de la zona. "No es menor", ha advertido, poner "a la policía en el lado de los ataques" y no en el "de la solución". "O nos lo tomamos en serio o el país se nos va de las manos y aquí nos haremos daño. Esto se ha vuelto un problema serio", ha aseverado. 

A su juicio, atribuir los altercados violentos al descontento social por las consecuencias de la pandemia no es suficiente argumento para explicar los hechos, como a su parecer demuestra la contraposición entre "el fuego de anoche en Barcelona" con la imagen de terrazas con gente que se veía a la misma hora en otras ciudades de España. "¿Qué pasa, allí no están preocupados?, ¿no tienen crisis por la pandemia?, ¿no están hartos de la situación?", se ha preguntado Sans, quien ha resaltado que incidentes como los de Barcelona no se ven en Italia, Alemania, Grecia, o los Países Bajos, cuando "descontentos hay en todo el mundo"

Problema de años

Sans también ha destacado que, aunque los disturbios "se justifican pretendidamente" por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, "estos hechos se han ido reproduciendo en Barcelona en los últimos años". En este sentido, ha recordado cómo acabó el desalojo de Can Vies cuando era alcalde Xavier Trias, las últimas huelgas generales, los desalojos de okupas, o las reacciones a la sentencia del procés. "Son grupos violentos que se activan con pretextos", ha sostenido. Barcelona, ha defendido, "debe hacer una reflexión de cómo superar esta situación", que la están convirtiendo "en una ciudad asediada y devastada", y hacerla antes de que "el país de vaya de las manos". 

Sans, asimismo, ha señalado que el empresariado catalán trabaja en la organización de un acto que se celebrará el próximo jueves en Barcelona para "decir basta" y pedir que toda la sociedad, también los políticos, enfoquen su acción en la recuperación económica ocasionada por la pandemia. El acto debe servir también "para apoyar a la gente, a las empresas que están en una situación de extrema debilidad", porque "estamos creciendo mal y poco", una realidad que los disturbios no contribuyen a cambiar. 

El empresariado catalán pidió el pasado domingo, tras otra noche de graves disturbios en Barcelona, que los políticos, especialmente quienes están al frente de la Generalitat y el Ayuntamiento, condenasen claramente la violencia y apoyasen explícitamente a los Mossos. "A partir de entonces hemos ganado algo de terreno. La alcaldía de Barcelona ha hecho una condena sin paliativos. Tarde pero rotunda. La presidencia de la Generalitat la hizo el lunes, excesivamente tarde y con demasiados matices. Porque si hay algo de lo que hablar, primero se condena y luego ya habrá tiempo", ha mantenido.

Ambigüedad calculada

Noticias relacionadas

Las reacciones y la posición de otros políticos ante los incidentes son, a su entender, de "una ambigüedad calculada" que "da más oxígeno a los incendiarios". "Hemos tenido demasiados complejos durante demasiado tiempo", se ha lamentado. El representante empresarial estima que "las dudas iniciales han hecho daño" y que ahora "han corregido el tiro, pero es tarde" porque "el daño ya está hecho". Sans ha defendido que "la sociedad en su conjunto, con los partidos e instituciones", expresen "su respeto a la policía" en un escenario como el de ahora, en el que, ha lamentado, algunos "aún dudan". 

El Gremio de Hoteles de Barcelona, por su parte, ha condenado en un comunicado los incidentes de anoche en la capital catalana, durante los que un grupo de violentos causó graves daños en el hotel NH ubicado en la Rambla de Cataluña. Los hoteleros exigen "responsabilidad política" ante esos hechos y consideran "inadmisible que las administraciones competentes no muestren una postura y una actitud firme e inequívoca contra estos hechos", permitiendo así "que se sucedan".