En Plaça Catalunya

La ANC presiona en la calle por un "Govern independentista fuerte"

  • Paluzie sostiene que el 14-F demuestra que los soberanistas son la "mayoría social y política"

  • Pide preparar un "nuevo ejercicio de autodeterminación" que implicará una "confrontación no violenta desde la desobediencia"

Concentración de la ANC en Plaça Catalunya

Concentración de la ANC en Plaça Catalunya / Ricard Cugat

3
Se lee en minutos
El Periódico

Unas 3.000 personas convocadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) se han congregado este domingo en la plaça de Catalunya de Barcelona para exigir a los partidos soberanistas que traduzcan los resultados de las elecciones del 14-F en la constitución de un Govern independentista. Bajo el lema "Ya somos el 52%", en alusión al voto total obtenido por esas formaciones, la organización ha llamado a la movilización para exigir un "Govern independentista fuerte" que sea capaz de gestionar la "urgencia social y nacional".

"Hemos superado la meta del 50%. Que no nos vuelvan a decir que no somos mayoría. Somos mayoría social y política y hemos vuelto a ganar, como ganamos el 1-O. Este movimiento tiene unas bases sólidas y fieles que nunca fallan", ha sostenido la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. "El pueblo ha cumplido y ahora toca que los electos actúen en justa correspondencia", ha continuado antes de afirmar que "solo un Govern de concentración independentista permitirá avanzar hacia la independencia, es tan sencillo como eso".

La catedrática de economía de la Universitat de Barcelona ha asegurado que solo un Govern y un Parlament que "recuperen la iniciativa política y el camino a la independencia" pueden permitir romper la "espiral de represión y movilización" provocada por los "continuos ataques del Estado español". Pero, ha advertido, esta vez no se trata solo de alcanzar un acuerdo entre las fuerzas independentistas para formar un ejecutivo como "hace tres años".

El Gobierno central, ha continuado, no va a permitir un referéndum y una ley de amnistía. "Hemos de mirar a la realidad de cara, como hicimos el 1-O, y comenzarnos a preparar para un nuevo ejercicio de autodeterminación, que implicará una confrontación no violenta desde la desobediencia institucional y civil. Y que ha de culminar en una proclamación de independencia que, esta vez sí, nos lleve a la república catalana", ha demandado.

Paluzie, así, ha exigido al nuevo Govern que fomente la compra de productos catalanes frente a los "oligopolios españoles", la soberanía energética y fiscal, el impulso de la lengua catalana, y que "la preservación del orden público no haga vulnerar derechos". "Todo esto es posible si se recupera la confianza, la confianza entre los dirigentes de los partidos y también entre los representantes políticos y los electores. Y no es tan difícil: durante unas semanas, entre septiembre de 2017 y el 3 de octubre, aquello fue posible", ha proclamado. "Partidos: los votos de la gente os han vuelto a dar una oportunidad para liderar el camino a la libertad. Si lo hacéis, la gente, como siempre, no fallará. Esta vez, lo haremos mejor y ganaremos la independencia", ha concluido.

La manifestación ha arrancado hacia las 12h con gritos de "Puigdemont, nuestro presidente", "Independencia" y "1-O, ni olvido ni perdón", banderas esteladas y pancartas que pedían el fin de la "represión" y la libertad de los líderes independentistas encarcelados por el procés.

Noticias relacionadas

El pistoletazo de salida lo han dado varios miembros de entidades soberanistas quienes, desde un escenario ubicado en el centro de la plaza, han instado a ERC, JxCat y la CUP a tener "sentido de estado" y "trabajar para formar un Ejecutivo independentista fuerte" porque, han aseverado, solo un "gobierno de concentración nacional" será capaz de superar la crisis y "avanzar" hacia la independencia de Cataluña.

El acto pretende hacerse eco del manifiesto que ha divulgado estos días la ANC y que según la organización ya ha alcanzado más de 10.000 firmas. "Sólo un gobierno de concentración nacional permitirá hacer frente a los continuos ataques del Estado español en todos los frentes: judicial, político, financiero y de recorte de derechos civiles y sociales" apunta el documento, que también sostiene que "las estrategias para alcanzar la independencia son diferentes. Sin embargo, el objetivo es común y, por tanto, ERC, Junts y CUP han de buscar los consensos necesarios y anteponer los intereses de país a los de partido".