Sánchez rechaza las "conductas incívicas" de Juan Carlos I y niega un trato de favor de Hacienda

  • El presidente del Gobierno afirma que le resultan "perturbadoras" las informaciones sobre la fortuna del emérito y pide que "repare" esas irregularidades

  • "No hay que cuestionar la profesionalidad, la independencia y la autonomía de la Agencia Tributaria", sentencia

Comparecencia de Pedro Sánchez en Moncloa.

Comparecencia de Pedro Sánchez en Moncloa. / José Luis Roca

Se lee en minutos

Sabedor de que la estrategia judicial que, por capítulos, está desplegando Juan Carlos I para regularizar su fortuna oculta erosiona también al Gobierno, Pedro Sánchez ha manifestado el "sentimiento de perturbación e incomodidad" que produce a su Ejecutivo las últimas informaciones sobre una nueva regularización de cuatro millones de euros, presentada ante el fisco. El presidente ha mostrado su rechazo a estas "conductas incívicas", aunque se ha apresurado a subrayar que esa censura afecta al Rey emérito como persona individual y en ningún caso a la institución monárquica. A este respecto, ha reiterado su apoyo a Felipe VI por sus actuaciones para modernizar la monarquía y ser más transparente.

"Siento el mismo rechazo que la mayoría de la ciudadanía española frente a estas conductas incívicas", ha sentenciado el líder socialista en una rueda de prensa para dar cuenta sobre el último Consejo Europeo, agregando que "si alguien ha cometido irregularidades lo que deberá hacer es repararlas", en referencia a la mencionada regularización fiscal, que ya es la segunda.

A la hora en que el presidente comparecía ante los periodistas ya eran numerosas las críticas de la oposición -también de sus socios de Unidas Podemos- sobre el nuevo paso estratégico de Juan Carlos. Pero, además, se ha puesto en cuestión si la Agencia Tributaria y Fiscalía están actuando, a la hora de investigar al padre de Felipe VI, con la misma eficiencia que lo harían con cualquier otro ciudadano o, por el contrario, están dejando pasar el tiempo. En teste contexto, Sánchez ha sido tajante al asegurar que "no hay que cuestionar la profesionalidad, la independencia y la autonomía de la Agencia Tributaria". Además, ha evitado responder si tenía conocimiento previo de esta regularización y si podría ir encaminada a allanar el regreso de Juan Carlos I a España.

Lo que sí ha hecho Sánchez ha sido lanzar un capote al actual monarca. "La Casa Real actual ha marcado un antes y un después a favor de la transparencia y del buen uso de los recursos públicos", ha afirmado. A renglón seguido, ha insistido en que el rey cuenta con todo su apoyo. "Tengo que recordar que aquí no se está cuestionando las instituciones, sino el comportamiento de una persona", ha resaltado momentos antes el jefe del Ejecutivo.

División interna

Horas antes, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha asegurado que no es una "buena noticia", aunque ha evitado entrar en mayores análisis. No obstante, sí ha señalado que es el "ejemplo de un país que funciona y exige cuentas a todo el mundo". Menos comprensivo se ha mostrado el vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que ha cuestionado a los que aplaudieron a Felipe VI y su discurso ensalzando a su padre en el cuarenta aniversario del 23-F.

El presidente del grupo parlamentario morado en el Congreso, Jaume Asens, ha criticado, además, la "pasividad" y la "tardanza" del Ministerio de Hacienda y de la Fiscalía General del Estado: "El Rey está logrando garantizar la impunidad de sus presuntos crímenes gracias a esa tardanza". En la misma línea, ERC, Bildu, Junts, la CUP y BNG exigieron a la responsable de Hacienda, María Jesús Montero, que explique en "qué circunstancias, condiciones y términos" se realizó esta regularización. 

Te puede interesar

Las críticas también llegaron desde el PNV. El portavoz del partido en el Congreso, Aitor Esteban, ha ironizado con la "casualidad" de que la celebración del cuarenta aniversario del 23-F fuera "justo en vísperas" de conocerse esta noticia. "Ha sido muy llamativo que se haya organizado un acto así en el Congreso sin decir nada de antemano a los grupos políticos, seguramente preparado entre la Presidencia del Congreso, el Gobierno y Zarzuela", ha dejado caer.

Incluso, la líder de Cs, Inés Arrimadas, tildó las nuevas informaciones sobre el emérito de "absolutamente decepcionantes": "Millones de españoles sabemos la contribución a la democracia española que hizo en su día, pero se demuestra que después también hizo conductas absolutamente decepcionantes".