Pactos para un nuevo Executiu

Acelerón a la negociación de Govern: Segunda reunión ERC y JxCat

  • Los republicanos y posconvergentes trabajan "en la estrategia compartida" para avanzar hacia la independencia

  • Esquerra y la CUP estudian un "plan de choque" para cambiar el modelo de seguridad

  • Se conjuran para promocionar un pacto nacional antifascista formado por diversas organizaciones

  • Las bases anticapitalistas debatirán el fin de semana si la formación opta a asumir la presidencia del Parlament

Dolors Sabater (CUP), con la número tres de la lista, Eulàlia Reguant, en rueda de prensa ante las oficinas de Haya Real Estate en Barcelona.

Dolors Sabater (CUP), con la número tres de la lista, Eulàlia Reguant, en rueda de prensa ante las oficinas de Haya Real Estate en Barcelona. / ACN / CUP / Núria Carbó

Se lee en minutos

La segunda semana de negociaciones está viviendo un acelerón en los encuentros entre partidos a la busca de las mayorías parlamentarias suficiente para investir 'president' y formar Govern. Al ritmo pausado de hace unos días le ha seguido un nutrido programa de encuentros bilaterales casi apelotonados. Así, este martes, tras una primera reunión con la CUP, ERC se ha reunido, por la tarde y por segunda vez, con JxCat, en lo que, de hecho, es 'la negociación', dados los asientos en el Parlament que manejan, 33 y 32, respectivamente. Según un comunicado de ERC, las dos fuerzas mayoritarias del secesionismo "trabajan en la estrategia compartida para avanzar hacia la república". Fuentes de Esquerra calificaron de "bastante bueno" el clima entre ambas formaciones.

En el segundo contacto con la CUP, la otra fuerza independentista cuyo apoyo garantizaría la investidura de Aragonès y la estabilidad de un eventual Govern, republicanos y anticapitalistas han comenzado a estudiar un "plan de choque" para cambiar el modelo de seguridad y orden público. Mientras esta reunión se celebraba, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, pedía, en rueda de prensa, no "mezclar la investidura con el debate sobre los 'mossos'".

En el comunicado de ERC, los republicanos han destacado que ambos partidos han puesto sobre la mesa la necesidad de llevar a cabo un "plan de choque que debe permitir hacer un cambio profundo en el modelo de seguridad y orden público de Catalunya", además de avanzar en las medidas sociales que debe impulsar el próximo Govern para hacer frente a la crisis social y económica derivada de la pandemia.

Los 'cupaires' traducen la propuesta en el impulso de un plan de choque que "permita virar en 180 grados la estrategia antirrepresiva del país", en relación a la política de los cuerpos de seguridad en Catalunya, y desvelan otro punto de acuerdo con los republicanos por el que prevén promocionar un Pacto Nacional Antifascista formado por diversas organizaciones.

Reunión CUP-'comuns'

El día fue especialmente ajetreado para los anticapitalistas por cuanto también mantuvieron una reunión con los 'comuns'. En Comú Podem y la CUP se reunieron para explorar posibles acuerdos, aunque como estaba previsto, sendas formaciones han coincidido en centrarse en la esfera social pero no en quienes deben conformar el nuevo Govern.

Los comunes han valorado de todas formas "positivamente" la primera toma de contacto con los anticapitalistas y han destacado que en ambos casos han coincidido en apuntar la urgencia de la emergencia habitacional, la transición ecológica, poner freno a proyectos como el BCN World o avanzar en un nuevo modelo policial que termine con las pelotas de 'foam,' entre otros asuntos.

Asimismo, los comunes se han puesto de acuerdo con la CUP, como ya hicieron con ERC y PSC, sobre la necesidad de definir una estrategia compartida para hacer frente a la extrema derecha.

¿Presidencia del Parlament?

Te puede interesar

Para completar la jornada, el partido hizo público el documento de debate y que servirá de de base para las asambleas abiertas parlamentarias del próximo fin de semana. En el texto, el secretariado nacional se pregunta, y por tanto, preguntas a sus bases, sobre la posibilidad de asumir el liderazgo del Parlament ("De acuerdo con la nueva correlación de fuerzas, ¿deberíamos plantear asumir la presidencia" de la Cámara catalana", reza el escrito) en la próxima legislatura a fin de "hacer frente a los ataques del Tribunal Constitucional (TC) a la soberanía" del hemiciclo, y considera que los resultados electorales pueden provocar que sea "determinante". Con los anticapitalistas ya son tres fuerzas las que optan a presidir el Parlament. las otras son el PSC y Junts.

Sobre el proceso de negociación para formar el nuevo Govern en el que participa la CUP, el texto pregunta "¿en qué grado debería asumir responsabilidad en clave institucional la CUP y en función de qué acuerdos?".