Debate legislativo

Las 6 leyes que provocan roces entre PSOE y Unidas Podemos

  • Los socios de coalición empiezan a sabotearse tras las tensiones en torno a la ley de igualdad de trato y a la ley trans

  • Los alquileres, el mercado energético o la reforma del Código Penal llevan meses enfrentando a socialistas y morados

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Se lee en minutos

Estar al tanto de las desavenencias entre el PSOE y Unidas Podemos resulta complejo. Los dos partidos del Gobierno, aunque convencido de la larga vida que le queda por delante a la coalición, no dejan de airear unas diferencias que este miércoles han llegado a su máximo exponente: el sabotaje. Por el momento, socialistas y morados han logrado superar los escollos y, siempre que pueden, enmarcan las discusiones en el normal funcionamiento de un Consejo de Ministros bicolor. Sin embargo, últimamente, el trabajo se les está acumulando y los roces son, cada vez, más intensos. Los dos socios han encallado en la negociación de varias leyes. ¿Cuáles?, ¿por qué?, ¿qué destino correrán esas normas? A continuación, desgranamos estos roces.

La ley de Vivienda

La regulación del precio de los alquileres es una clásico entre los debates que tensan al Gobierno de coalición. A mediados de octubre, después de que Pablo Iglesias amenazara con tumbar los Presupuestos Generales del Estado, socialistas y morados acordaron incluir esta medida en la futura norma en la que estaba trabajando el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. El pacto recogía el compromiso de tener lista la norma en tres meses. Sin embargo, ese plazo ya ha terminado y la discusión en torno a la limitación de los precios del alquiles en mercados tensionados continúa en el seno del Ejecutivo. A las acusaciones de falta de "valentía" para aplicar la medida, el PSOE responde a sus socios que trabajan para que la ley para que tenga "seguridad jurídica".

La factura de la luz

La factura de la luz, con los precios de la energía alcanzando récords en el último mes, también ha provocado tiranteces entre ambas formaciones. El Gobierno de coalición ha empezado a dar pasos tímidos en la reforma del mercado eléctrico. Tanto socialistas y morados reconocen que el Ejecutivo ya ha puesto en marcha la mayoría de las medidas que recoge el acuerdo de investidura. Sin embargo, a mediados de enero, Unidas Podemos acusó a sus socios de no querer terminar con los llamados "beneficios caídos del cielo" que reciben algunas empresas energéticas. Los socialistas, por su parte, defienden que se ha realizado un "esfuerzo sostenido" para lograr un sistema sostenible y que continúan trabajando.

La Ley Trans

Uno de las mayores diferencias entre los socios de la coalición está en la 'ley trans' que pretende impulsar la ministra de Igualdad, Irene Montero. En el borrador de la norma, elaborado por los morados, se recoge la autodeterminación de género: que cualquier persona tenga el derecho "al reconocimiento de su identidad de género libremente manifestada". No obstante, el sector socialista del Gobierno aseguró que ese texto solo recoge los planteamientos de Unidas Podemos. En el PSOE sostienen que con una "autodeterminación" de este tipo se corre el riesgo de "borrar" a las mujeres y "negar la desigualdad, que se mide y se construye en base al hecho biológico del sexo". 

La ley de igualdad de trato

Las diferencias en el seno del Gobierno de coalición han alcanzado su cenit con la ley de igualdad de trato, registrada en el Congreso por el PSOE. Después de que Unidas Podemos criticara a sus socios por presentar esta iniciativa de forma unilateral y rompiendo más de siete meses de negociaciones, socialistas y morados han comenzado a sabotearse. Este miércoles, fuentes parlamentarias aseguran que los de Iglesias se pusieron en contacto con otras formaciones para pedirles que se abstuvieran en la votación y frenar así la tramitación de la norma. Por otro lado, en el Ministerio de Igualdad acusan a sus socios de filtrar informes sobre la iniciativa y de romper el acuerdo de Gobierno.

Noticias relacionadas

El ingreso mínimo vital

A finales de mayo, tras lo más duro de la primera ola, el Gobierno aprobó el ingreso mínimo vital tras un intenso debate interno. Desde entonces, el IMV no ha provocado más que rifirrafes entre PSOE y Unidas Podemos por el número de personas que se benefician de él y por las trabas para su tramitación. El último capítulo de esta batalla se produjo el lunes cuando los morados anunciaron que registrarán 12 enmiendas a esta medida que, actualmente, se está tramitando en el Congreso. Según explicaron, este paso responde a "la ausencia de respuesta a las propuestas de mejora del IMV en el seno del Gobierno durante más de seis meses". El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, afeó este gesto: "El consenso que generó (el IMV) debe prevalecer frente a los intentos de algunos de apropiarse de esta medida".

Los delitos de opinión

El último frente abierto entre PSOE y Unidas Podemos está en la reforma del Código Penal. Tras la condena al rapero Pablo Hasél, los dos partidos coinciden en revisar los delitos relacionados con la libertad de expresión. Sin embargo, no se ponen tan de acuerdo sobre quién alumbró esta propuesta. Además, ambos partidos difieren en los cambios necesarios. Unidas Podemos defiende la derogación de los delitos de injurias a la Corona, a las instituciones del Estado, contra los sentimientos religiosos y de enaltecimiento del terrorismo. Mientras, el Ministerio de Justicia, en manos socialista, señala que se revisarán estos delitos "para que solo se castiguen conductas que supongan claramente la creación de un riesgo para el orden público". Además, los morados proponen la reforma inmediata, mientras el PSOE aboga por incluirlo en la reforma global del Código Penal.