Tribunal Constitucional

El magistrado del TC Narváez se aparta de la resolución de los recursos del 'procés'

  • Se abstiene para evitar la división del TC ante la recusación del huido Puigdemont y nueve de los condenados por el Supremo

  • La ponente del incidente era partidaria de apartarle, pese a los informes de fiscalía y Abogacía del Estado

El magistrado Antonio Narváez, en una imagen de archivo.

El magistrado Antonio Narváez, en una imagen de archivo. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

El pleno del Tribunal Constitucional ha aceptado por unanimidad la decisión del magistrado Antonio Narváez de abstenerse de participar en las deliberaciones con las que se resolverán los recursos de amparo presentados por los condenados por el Tribunal Supremo por el 'procés'. Narváez, que consideraba infundado el incidente presentado en su contra, ha optado por apartarse para "contribuir a explicitar la independencia e imparcialidad" del máximo garante de la Constitución, según ha informado el propio tribunal.

Su decisión, que deja la resolución de los recursos del 'procés' en manos de 10 magistrados frente a los 12 que prevé para el órgano la propia Constitución, no era la esperada, porque ya se había comenzado la tramitación de los incidentes presentados para apartarle de las deliberaciones por el huido Carles Puigdemont y nueve de los condenados en la sentencia del 'procés'. En ella ha sido determinante el deseo del togado de evitar que se reflejara una división en el alto tribunal, previsible tras conocer que la propuesta de la ponente de los incidentes era estimarlos, informaron a este diario fuentes del alto tribunal.

La propuesta de la vicepresidenta del tribunal, Encarnación Roca, contradecía el criterio de la fiscalía como la Abogacía del Estado habían defendido que la conferencia que impartió en Granada en 2017, en la que dijo que lo ocurrido en Catalunya era un "golpe de Estado encubierto", más grave que el 23-F, no afectaba a su imparcialidad para resolver los recursos de amparo interpuestos por lo que no tenía por qué apartarse. Narváez pronunció esas palabras poco después del inesperado fallecimiento del entonces fiscal general del Estado, José Manuel Maza, máximo responsable de las querellas que dieron origen al procedimiento que se siguió en el Supremo.

Evitar la imagen de división

La decisión de Narváez implica renunciar a la ponencia de los recursos concretos en los que le había correspondido, que eran los de la 'exconsellera' Dolors Bassa y la expresidenta del 'Parlament' Carme Forcadell. Antes de llegar al Constitucional, Narváez era el teniente fiscal del Supremo y por eso también se ocupaba, junto a Cándido Conde-Pumpido, de la coordinación del equipo de letrados del tribunal que se ocupa de los recursos del 'procés'.

Una vez aceptada su abstención, el Constitucional ha procedido a acordar el archivo de todos los incidentes de recusación presentados y se deja la vía despejada para la resolución de los recursos del 'procés', a la vez que se neutraliza cualquier posible impugnación ante instancias europeas basada en que hubiera participado en las deliberaciones un magistrado cuya imparcialidad había sido cuestionada.

Camino despejado

Noticias relacionadas

De hecho, la primera intención del alto tribunal era resolver en enero el recurso de Meritxell Borràs y en febrero, el de Carles Mundó, porque ninguno de ellos había cuestionado el buen hacer de Narváez. Finalmente el gran número de asuntos en manos del alto tribunal y la dificultad que entrañaban había obligado a retrasar esa optimista previsión, lo que ahora hará posible que en su resolución tampoco participe el magistrado cuestionado.

A la ausencia de Narváez en la resolución de estos recursos se suma la baja que causó en el propio Constitucional el magistrado Fernando Valdés, cuando se abrió juicio oral en su contra por un episodio de violencia machista. Valdés formaba parte del cupo de magistrados que está pendiente de renovación, junto al presidente, Juan José González Rivas, la vicepresidenta, Encarnación Roca, y Andrés Ollero.