Tras el Consejo de Ministros

El Gobierno acusa a Unidas Podemos de uso electoralista de la reforma del Código Penal

  • El PSOE acusa a los morados de querer "capitalizar" la despenalización de los delitos de opinión de cara al 14-F

  • Los de Iglesias explican que avisaron a sus socios de una iniciativa similar y que luego estos dieron el paso

La ministra de Hacienda,  María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EUROPA PRESS M FERNANDEZ POOL

Se lee en minutos

Las elecciones catalanas están enfangando las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos. Al menos, así lo cree la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que acusó este martes a sus socios de registrar una proposición de ley para despenalizar los delitos de opinión con fines electoralistas, contraprogramando el anuncio del Ministerio de Justicia sobre una reforma del Código Penal en el mismo sentido. Los morados sostienen que fue al contrario: primero informaron a los socialistas de sus intenciones y después estos dieron el paso.

"Estamos en campaña electoral y algunas formaciones quieren apadrinar, capitanear o patrimonializar algunas cuestiones solo y llanamente porque el domingo tenemos elecciones y todas las formaciones se quieren situar en posición de ventaja”, explicó Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, restando importancia al choque con los de Pablo Iglesias

El roce entre ambos partidos se produjo a última hora del pasado lunes. Con la condena al rapero Pablo Hasél a nueve meses y un día de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona sobre la mesa, el Gobierno informó de los planes del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, de reformar el Código Penal para que estos delitos no conlleven penas de cárcel. Sin embargo, fuentes moradas mantienen otra versión. Según explican, informaron al PSOE de su propósito de registrar una proposición de ley para derogar los delitos que perjudican la libertad de expresión y fue entonces cuando los socialistas movieron ficha.

En manos socialistas

"No tiene ningún tipo de interés de dónde parten o dejan de partir las iniciativas que produce este Gobierno", atajó Montero. No obstante, la ministra portavoz hizo hincapié en varias ocasiones en que una reforma semejante del Código Penal deberá ser liderada por los ministerios de Justicia y de Interior, dejando caer que no tendrán en cuenta la iniciativa de los morados.

Sobre su tramitación, apuntó que los cambios respecto a la libertad de expresión se prevé que se incluyan en la reforma global del Código Penal en la que trabaja Campo y que incluye, entre otras cosas, la revisión del delito de sedición y la introducción del consentimiento explícito de la mujer. Según explicó, la intención de Campo es "imprimir velocidad" a esta reforma, ya que el Gobierno se comprometió a que estuviera lista a lo largo de 2021. "Si hubiera alguna necesidad de extraer esta parte y acometerla de forma exprés así se haría", apuntó Montero abriendo la puerta a que lo delicado de la reforma completa haga necesario retrasar la fecha.

La "normalidad política"

El rifirrafe a costa de la reforma del Código Penal no fue el único hecho que Montero achacó a la proximidad dele 14-F. Preguntada por las palabras de Iglesias el pasado lunes asegurando que en España "no hay una situación de plena normalidad política y democrática" cuando los líderes independentistas están en la cárcel o huidos de la justicia, Montero, nuevamente, enmarcó tales afirmaciones del vicepresidente segundo en el contexto "de la campaña electoral que se está celebrando en Catalunya".

La ministra portavoz insistió en dos ocasiones que España es una "democracia plena y consolidad" y que no hay nadie en el Consejo de Ministros que lo ponga en duda. Además, recalcó que la posición expresada por el líder de Unidas Podemos "adquiere un mayor sentido" si se comprende que está hablando en clave electoral.

Roces parlamentarios

Noticias relacionadas

Estos no fueron los únicos encontronazos entre los socios de la coalición. A primera hora de este martes, Unidas Podemos afeó al PSOE que decidiera incluir en el próximo pleno del Congreso de los Diputados el debate de la ley de Igualdad de trato que estaban negociando ambos partidos en el seno del Gobierno. A mediados de enero, los socialistas registraron esta iniciativa sin la firma de los morados. Un gesto que molestó mucho en Unidas Podemos.

Este martes, al enterare de que sus socios quieren llevar la proposición de ley al pleno sin terminar las negociaciones entre el sector socialista del Ejecutivo y el ministro de Igualdad, liderado por Irene Montero, el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, pidió a sus aliados que "rectifique" por haber actuado de forma "unilateral". "Se está haciendo oposición al Gobierno y se debe corregir", sentenció.