Debate parlamentario

La mesa de diálogo enfrenta a ERC y JxCat en el Congreso

  • Republicanos y posconvergentes se lanzan duros reproches por su actitud frente al Estado

  • El PSOE se compromete a reactivar la negociación entre el Gobierno y la Generalitat tras el 14-F

La portavoz parlamentaria de JxCat, Laura Borràs, en el Congreso de los Diputados este martes.

La portavoz parlamentaria de JxCat, Laura Borràs, en el Congreso de los Diputados este martes. / EUROPA PRESS M FERNANDEZ POOL

3
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

El Congreso de los Diputados se convirtió este martes en un escenario más de la campaña de las elecciones catalanas del 14 de febrero. Lo que ocurrió no fue ni siquiera un ordenado debate entre los representantes de las candidaturas. Fue una sucesión de mítines, en la que los distintos portavoces cargaron contra el otro, pidieron el voto, vaticinaron un buen resultado y alertaron de inmensas catástrofes si no lo lograban. Se discutía una moción de ERC que pide que la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se reúna tras los comicios. El texto, que solo tiene valor político, saldrá adelante el jueves con el apoyo de los grupos de izquierda, dejando patente la intención del PSOE y Podemos de reactivar el organismo que se pactó con los republicanos a cambio de su abstención en la investidura de Pedro Sánchez. Pero de la mesa se habló poco. 

ERC aprovechó para sacar a relucir sus credenciales independentistas y criticar el “desinterés” de JxCat en dialogar. Los posconvergentes, que se abstendrán en la moción, retrataron a los republicanos como seres ingenuos que se dejan timar por los “conejos en la chistera” de Sánchez. La CUP acusó al partido de Oriol Junqueras de “hacerle un favor al PSOE”. El PP y Cs vieron en la moción la prueba de que habrá “otro tripartito”. Podemos aseguró que con ellos dentro del Govern habrá una solución al conflicto. El PSOE imputó al PP el origen de la crisis territorial y auguró el triunfo de Salvador Illa, candidato del PSC. Y Vox directamente amenazó con el uso del “legítimo derecho de autodefensa” frente al “derecho de autodeterminación”.

La “pantomima”

Poco después de presentar la propuesta, la diputada Montserrat Bassa dijo: “Es imprescindible que ERC gane las elecciones del 14-F”. De ahí pasó a negar cualquier pacto tras los comicios con el PSC, para acabar llamando a JxCat, CUP, Catalunya en Comú y el PDECat a una “vía amplia” que negocie la independencia con el Estado. “¿Qué negociación podría haber si Illa fuese ‘president’ y se sentara en la mesa de diálogo con Sánchez? ¿Qué significaría? Sería una pantomima”, dijo. 

“¿Qué significaría? –le respondió José Zaragoza, del PSC- ¡Pues significaría que Illa ha ganado las elecciones!”. Zaragoza situó la cuestión en sus justos términos. “Este es un debate electoral. No nos engañemos”, explicó. Y entonces él mismo se esforzó en demostrar la certeza del diagnóstico. “El 14 de febrero los catalanes van a votar democráticamente. Se van a dar confianza, futuro y esperanza. Lo que buscamos son soluciones a nuestros problemas. ¡El 14 de febrero ganaremos!”, concluyó.

Noticias relacionadas

La intervención de Laura Borràs, al menos, ofreció la oportunidad de escuchar directamente a una candidata a los comicios del domingo de la semana que viene. La posconvergente, en plena lucha con ERC por el liderazgo del independentismo, acusó a España, en general, de “carecer de cultura democrática”, y también a Sánchez de lograr su reelección y los Presupuestos Generales del Estado engañando a los republicanos con una “mal llamada mesa de diálogo” que solo ha servido para “hacerse una fotografía”, después de que el organismo solo se reuniera una vez, el pasado febrero, debido a la pandemia. “Si yo soy presidenta de Catalunya, ustedes tendrán que negociar conmigo. Y el diálogo no irá de fotos, ni de Presupuestos, ni de investiduras. Tenemos un plan A: la obediencia al 1 de octubre y la soberanía del pueblo de Catalunya”, dijo. 

Como en cualquier mitin, todos los oradores fueron aplaudidos por su propio público.