Oriol Mitjà escribe a la JEC para que prohíba votar presencialmente a infectados de covid-19

El epidemiólogo presenta un escrito en el que asegura que en Estados Unidos se infectaron miembros de mesa en las elecciones

Oriol Mitjà, en mayo del 2017.

Oriol Mitjà, en mayo del 2017. / Ferran Sendra

Se lee en minutos

El Periódico

El epidemiólogo Oriol Mitjà ha presentado un escrito a la Junta Electoral Central en el que pide que "se facilite el voto por correo a las personas infectadas por covid-19 pero no se les permita votar presencialmente en el colegio electoral el 14-F". Mitjà defiende la petición con argumentos como por ejemplo que en Estados Unidos se infectaron miembros de mesa en las elecciones, o bien que el derecho a la vida y la integridad física "se pondría en riesgo de forma evidente".

En este contexto, Mitjà opina que la "vulneración" del derecho de sufragio activo es "adecuada" para salvaguardar el derecho global de la salud pública. También recuerda que el julio pasado hubo comicios en Galicia y el País Vasco y los infectados de covid "no pudieron votar en el colegio electoral".

Mitjà compara las cifras de la pandemia del momento de las elecciones gallegas y vascas con las actuales y subraya que las de ahora "son peores". Por eso entiende que para una situación epidemiológica "igual o peor" tiene que haber "una misma actuación", si no se quiere cometer una "vulneración del principio más básico de igualdad constitucionalmente reconocido".

Después de recordar el deber de proteger la salud pública que la Constitución Española establece para los poderes públicos, en el escrito que ha presentado a la JEC Mitjà pide que se permita que el voto por correo se emita hasta la fecha de los comicios.

El epidemiólogo alerta de que "permitir la concentración de personas junto a vectores del virus es altamente peligroso" y subraya que las medidas de control y seguridad propuestas, como por ejemplo los Equipos de Protección Individual (EPI) "no mitigan suficientemente el riesgo".

Noticias relacionadas

En este sentido recuerda que la franja establecida de siete a ocho de la tarde para que voten presencialmente las personas infectadas es "una recomendación", por lo cual, el acceso de contagiados a las mesas "se puede producir a lo largo de toda la jornada".