Elecciones en Catalunya

El Govern y los partidos asumen el 14-F y encarrilan la campaña electoral

  • La Generalitat defiende que las elecciones son "seguras" y garantiza test de antígenos y EPIs a los miembros de las mesas electorales

  • El Ejecutivo y las fuerzas políticas firman una tregua para llamar a la participación y evitar que la abstención ponga en duda la legitimidad de los comicios

El Govern y los partidos asumen el 14-F y encarrilan la campaña electoral

ROBERT RAMOS

Se lee en minutos

El Govern reunió este sábado a los partidos catalanes con representación en el hemiciclo catalán para pulir los flecos de las elecciones del próximo 14 de febrero y trasladar un mensaje de confianza a la ciudadanía ante el temor a que haya ausencias en las mesas electorales y un participación baja que ponga en duda la legitimidad de los comicios. Tanto el Ejecutivo como los partidos asumen ya que el decreto de aplazamiento electoral ha quedado sin efecto, por lo que la campaña empezará el 29 de enero. El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) justificó la alargada "provisionalidad" institucional para estimar la suspensión cautelar del decreto que implica que, hasta que resuelva de forma definitiva antes del 8 de febrero, la maquinaria electoral sigue en marcha y los cuarteles de los partidos sacan humo.

El Govern se resigna a que la votación no se sitúe el 30 de mayo como decretó, pese a que JxCat y ERC insisten públicamente en que la intromisión judicial en los comicios es una "operación de Estado" contra el independentismo orquestada por los socialistas para no echar a perder la ventaja en los sondeos de Salvador Illa. Aunque mantiene que votar el 14 de febrero supone un "riesgo" en plena tercera ola de la pandemia, el Ejecutivo redobla sus mensajes en defensa de los protocolos diseñados por el Departament d’Acció Exterior para incentivar una votación segura.

La Generalitat teme que haya ciudadanos con miedo a acudir a las mesas electorales y por eso ha lanzado un manual específico con garantías sanitarias y pondrá a disposición de todos los operarios de la jornada test de antígenos y un traje EPI de alta seguridad como el de los sanitarios para vestir de 19 horas a 20 horas, la franja recomendada para el voto de cuarentenados -los positivos por covid-19 y sus contactos estrechos-. Además, se estudiará el diseño de un mapa interactivo que indique el tiempo estimado de espera en cada punto de votación para facilitar la planificación de los ciudadanos y evitar aglomeraciones. "El miedo no vale, hay garantías”, espetó el director general encargado de los procesos electorales Ismael Peña-López antes del encuentro, en Catalunya Ràdio. Acudir a la mesa electoral es de obligado cumplimiento, aunque el Govern ya dejó claro que las personas que forman parte de un colectivo de riesgo ante el coronavirus pueden recurrir su nombramiento.

Los datos del covid

En el cónclave telemático, el 'conseller' d'Acció Exterior, Bernat Solé, encargado de los procesos electorales, aseguró que "los colegios y las mesas electorales son espacio seguros", aunque "habrá que garantizar la seguridad del espacio público ante el riesgo que supone en una situación de pandemia movilizar a 5,5 millones de personas". Por su parte, el secretario general de Salut, Marc Ramentol, actualizó las predicciones epidemiológicas y estimó que unas 700 personas podrían estar en la uci el 14 de febrero, lo que supone una presión asistencial "altísima" con entre 140.000 y 160.000 personas aisladas, inquirió en una entrevista en el canal 3/24.

Te puede interesar

Fuentes presentes en la reunión aseguran a este diario que fue un encuentro meramente "informativo" y que todas las formaciones aceptaron por consenso las medidas diseñadas para que se pueda votar con seguridad. "Se ha acordado hacer un llamamiento a la participación para no desincentivar que la gente vaya a votar", apunta una fuente. Otra voz de la oposición señala que "se han tomado todas las medidas para garantizar que el 14-F vaya lo mejor posible" y que no hubo tensiones.

El Govern volverá a convocar a los partidos en una sesión plenaria probablemente la próxima semana para repasar el estado de las medidas previstas para que la jornada electoral se desarrolle dentro de la máxima normalidad exigible en plena pandemia.