PANDEMIA Y VACÍO LEGISLATIVO

Elecciones catalanas con covid y sin ley

  • Expertos y políticos explican que un sistema electoral propio tendría herramientas para blindar las urnas ante el covid

  • La pugna partidista de más de 40 años ha impedido ejercer el autogobierno para crear norma catalana

Reunión de la mesa de partidos en el Parlament, el 15 de enero del 2021, para tratar el aplazamiento de las elecciones.

Reunión de la mesa de partidos en el Parlament, el 15 de enero del 2021, para tratar el aplazamiento de las elecciones. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

Si existe un camino seguro para votar en Catalunya pese al covid-19, este camino pasa sí o sí por medidas excepcionales para blindar las urnas. Pero esas medidas necesitan una ley, una norma. Y aquí es donde aparece uno de los mayores fiascos de la política catalana reciente: la falta de acuerdo para haber aprobado un sistema electoral propio. Una ley que, al menos, modernizara los sufragios y permitiera medidas como el voto digital (si el Estado la permite) o las urnas móviles. Cuarenta y dos años después, en un país con amplios anhelos de autogobierno, el partidismo ha impedido activar esta llave democrática.

"Con una ley propia se podrían haber anticipado muchos de los problemas actuales y darles una solución, hace 40 años que todos lo dicen pero no llega"

Agustí Bosch, profesor de Ciencia Política de la UAB

"Si tuviéramos una Junta electoral propia, habría cosas que estos días serían más fáciles", apunta el abogado y exdiputado del PDECat Lluís Corominas, quien añade: "hubiera facilitado cosas pero no hubiera solucionado el lío que tenemos". En este sentido recuerda que se ha dispuesto de cuatro años para constituir una ponencia parlamentaria y abordar modernizaciones en las urnas. No se ha hecho. El catedrático de Derecho Constitucional de la UB, Xavier Arbós, este viernes en TV3, también aseguraba que el Govern ha tenido margen temporal par llevar una propuesta al Congreso para cambiar la Ley electoral estatal e incluir, por ejemplo, el voto telemático. "Se hubiera podido explorar el margen para facilitar la realización de las elecciones".

"Es un empate infinito de impotencias entre unos y otros, cuando habíamos llegado a un acuerdo, alguien se desmarcaba"

Joan Ridao, letrado mayor del Parlament

Joan Ridao, letrado mayor del Parlament y exsecretario general de ERC, apunta en este sentido que no tendríamos que "depender de la Junta Electoral Central", si bien, recuerda, la ley del Estado marca el núcleo duro del sistema electoral. Y las diferencias entre las autonomías que tienen norma propia son, hoy por hoy, escasas. Carme Valls, exdiputada de Ciutadans pel Canvi, se lamenta: "El problema más grave es no tener una Junta electoral propia, es una carencia democrática de una autonomía, todas las otras las tienen. Me da vergüenza democrática como catalana".

"No tener junta electoral propia es un déficit democrático, las otras autonomías la tienen, me da vergüenza como catalana"

Carme Valls, exdiputada de Ciutadans pel Canvi

Cuarenta años de fracasos

Yendo más atrás en la historia para entender este vacío de autogobierno catalán, es bueno conocer que fue el ministro Rodolfo Martin Villa quien, previa negociación con los partidos catalanes, dibujó la disposición transitoria del Estatut de Sau con el reparto de escaños que rige en Catalunya, basado en el de toda España, desde 1980. Catalunya votó ese año con un norma provisional sobre elecciones...que lleva hasta hoy en esa provisionalidad. Incluso cuando el tripartito y CiU pactaron el nuevo Estatut del 2006.

En ese momento, los socialistas y el PSUC, hegemónicos en esa época, no rechazaron un sistema electoral que ha favorecido a los territorios de fuera del área metropolitana de Barcelona. "Los socialistas creían que eran la hegemonía, que Raventós ganaría las elecciones", recuerda un destacado exconvergente.

"En los últimos cinco años el Govern ha estado fijado en la independencia y discutir medidas concretas de una ley electoral les importaba un bledo"

Jaume Bosch, exdiputado de ICV

Lo cierto es que Jordi Pujol dispuso de mayorías absolutas para aprobar una ley electoral propia, pero no lo hizo. "Había la conciencia en los gobiernos de CiU de que elaborar cualquier nuevo sistema electoral habría abierto reivindicaciones en dirección contraria a las que les interesaba a ellos, como que Barcelona tuviera más peso. Eso hizo que los gobiernos de CiU dijeran: 'quedémonos con la de Martín Villa, que ya está bien, dado que no la hicimos nosotros sino la UCD, no es culpa nuestra", describe el profesor de Ciencia Política de la UAB y experto en regímenes electorales Agustí Bosch.

"Llévame una ley mañana"

Tras la etapa Pujol, tampoco el tripartito logró acordar una ley, pese a disponer de mayoría. Los intereses del PSC y ERC chocaban. En lugar de acercarse la solución, se alejó, porque el nuevo Estatut obliga a una mayoría de dos terceras partes del Parlament. "Recuerdo una reunión con Pasqual Maragall, con el 'conseller' Josep Maria Vallès. El 'president' le dijo a Vallès: llévame mañana una ley electoral. Se puso blanco", recuerda Ridao. El tripartito no se puso de acuerdo -como en otras tantas cuestiones- porque, como recuerda Agustí Bosch, "a ICV le interesaban circunscripciones muy grandes pero al PSC le iban bien las pequeñas porque las grandes dejaban entrar a muchos partidos".

"Una ley electoral propia habría facilitado las cosas pero no hubiera solucionado el lío que tenemos ahora"

Lluís Corominas, exdiputado de CDC y el PDECat

Tras ese período, en 2015 se intentó de nuevo forjar un pacto. No se logró pese a que Jaume Bosch, de ICV y Corominas, según revela éste último estuvieron a punto de alcanzar una pinza, abortada finalmente por sus cuarteles centrales. Se incluían medidas como la urna móvil (para facilitar el voto en residencias de ancianos, por ejemplo), la reducción de la campaña electoral o el voto durante dos días consecutivos. No fue posible porque, según Jaume Bosch, "en el 2015 ya flotaba en el ambiente el referéndum y al PSC le acojonaba una ley electoral catalana que tuviera una junta electoral catalana. [Miquel] Iceta en esto fue radical y dijo que o ley electoral entera o nada, porque tenemos cogidos por los mismísimos a CDC y ERC porque si quieren junta electora deberán ceder en el sistema electoral". "Es que CiU lo único que quería era una organización electoral para que ellos se la guisen y se la coman, como hicieron con la ley del referéndum", confirma un diputado del PSC.

"No podemos generar unas expectativas a partir de propuestas que sabemos que desde el punto de vista legislativo no son posibles"

Bernat Solé, 'conseller' de Acció Exterior

Te puede interesar

Carme Valls aporta un elemento curioso: Ciutadans pel Canvi fomentó una recogida de firmas para una Iniciativa Popular para una ley electoral. El texto llegó al Parlament...y ahí sigue. "La ley que presentamos está viva, recogimos 100.000 firmas, se creó una comisión en el Parlament pero no tomaron ninguna resolución. Hemos pedido explicaciones al secretario del Parlament", describe.

Y en la etapa más reciente, tampoco se ha emprendido medida alguna, aunque el PSC esgrime que presentó una iniciativa en esta legislatura. En una entrevista a EL PERIÓDICO, el 'conseller' encargado del régimen electoral, Bernat Solé, acusa al Gobierno: "hay un proyecto-ley elaborado para el voto electrónico en el exterior que no ha generado consenso, hay estas enmiendas a la totalidad. Esto demuestra que no hay esta voluntad política y aquí interpelamos al Gobierno, que no ha hecho absolutamente nada de lo que le pedimos" "En la etapa de Puigdemont y Torra hay temas más urgentes, según su evaluación del mundo y la ley electoral es completamente secundaria, no tiene relevancia. En ningún momento histórico la ha tenido, por falta de interés de partido", concluye Agustí Bosch.