Solicitud de las autonomías

Illa, abierto a modificar el toque de queda ante la presión creciente de las comunidades

  • El Gobierno emplaza a las autonomías a debatir los cambios en el Consejo Interterritorial del miércoles, pero avisa de que se seguirán las recomendaciones "técnicas"

  • Page también quiere adelantar la prohibición de la movilidad nocturna a las ocho de la tarde, como Castilla y León y otras regiones de distinto color político

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una imagen de archivo.

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una imagen de archivo. / J. J. Guillén (Efe)

Se lee en minutos

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reiterado este lunes que está dispuesto a modificar el decreto del estado de alarma para que las comunidades que lo deseen puedan imponer un toque de queda antes de las 22:00 horas. Illa cree que las medidas contenidas en el decreto son "suficientes" para doblegar la tercera ola, pero ante la presión creciente de un sinfín de comunidades, que apoyan restringir la movilidad a partir de las 20.00 horas, como ha hecho unilateralmente Castilla y León, se ha mostrado abierto a "escuchar" las reclamaciones territoriales y a "mejorar las herramientas".

Eso sí, ha advertido que se seguirán los "criterios" que marquen los técnicos sobre si el adelantamiento del toque de queda es "correcto o no", buscando una "fórmula lo más consensuada posible". "Yo creo que [los límites del decreto] son suficientes pero no hay cerrazón del Gobierno a escuchar otros planteamientos que pueda haber", ha sostenido en una entrevista en 'La Sexta', en la que se ha mostrado convencido de que, sin necesidad de confinamiento domiciliario -como también piden varias regiones y expertos-, se "doblegará" la tercera ola y en cuestión de "días" o quizá de "alguna semana" se va a producir "una estabilización y un descenso de casos".

El debate en torno al toque de queda tendrá lugar el próximo miércoles en la reunión semanal del Consejo Interterritorial, donde se prevé que un número considerable de autonomías soliciten aplicar una reducción de la movilidad nocturna antes de las 22:00 horas, que es el límite que marca el decreto del estado de alarma. Hasta el momento se han mostrado favorables al adelanto Galicia, Euskadi, Catalunya, Canarias, Cantabria, Baleares, Murcia y Andalucía.

A ellas se ha sumado este lunes el barón socialista y presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page: "Me parece posible la idea y me gustaría que fuese un acuerdo de carácter general y para toda España. El de las ocho de la tarde sería aceptable para nosotros en un momento determinado, pero [ahora] nos tenemos que mantener dentro de lo que nos permite la ley, que nos fija a las diez de la noche", ha manifestado en la 'Cadena Cope'.

Las palabras de Page llegan justo después de la revuelta autonómica encabezada por Castilla y León y que ha contado con el placet de Pablo Casado, quien se ha opuesto al recurso presentado por el Gobierno central contra el decreto castellano leonés que fija el toque de queda a las 20.00 horas. Este mismo lunes, el presidente Alfonso Fernández Mañueco ha negado que Castilla y León se haya declarado en rebeldía. Para Fernández Mañueco, adelantar el toque de queda "entra dentro del decreto de alarma" y de la "capacidad" que se le otorga como autoridad delegada del Gobierno, pero asume que será el Tribunal Supremo el que tendrá la última palabra, a la hora de resolver el recurso gubernamental.  

Nuevas voces autonómicas

También la consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha defendido que el Gobierno central plantee en la reunión del Consejo Interterritorial la posibilidad de avanzar el marco del confinamiento nocturno. "Todo lo que sea más herramientas evidentemente nos parece bien", ha insistido, dejando claro que la última decisión será del Govern.

Te puede interesar

A su vez, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado su apoyo a Castilla y León, aunque sugiriendo que no es “la estrategia” que ella prevé aplicar en la región. Por otra parte, ha adelantado que va a pedir al Gobierno central “que sopese cancelar los vuelos” con Sudáfrica y Brasil, para evitar que “otra vez entre por [el aeropuerto de] Barajas” cepas de Covid-19 que son aún más “agresivas” que la detectada en Reino Unido y que, según ella, está diseminada “de manera explosiva por España”. A este respecto, Illa ha señalado que se estudiará la restricción de los vuelos procedentes de Sudáfrica y Brasil junto con los socios europeos, pero ha descartado limitarlos de forma inmediata e unilateral, como sí han hecho otros países.

Respecto al cepa británica, el ministro ha reiterado que, "de momento, el factor principal del aumento de casos es la Navidad", pero aún así las autoridades sanitarias están "siguiendo muy de cerca" su expansión en España.