REUNIÓN EL SÁBADO

El PSOE traslada su comité federal a Barcelona para dar apoyo al PSC

  • Los socialistas celebrarán su congreso en octubre y deberán llevar a cabo en 2021 todos los cónclaves autonómicos

  • La decisión de acelerar las citas territoriales podría perjudicar a Díaz en su intento de mantenerse como líder del partido en Andalucía

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en un acto de campaña en Tarragona

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en un acto de campaña en Tarragona / MARIA BELMEZ (ACN)

Se lee en minutos

El PSOE decidió este lunes que su próximo comité federal, el próximo sábado, se celebre en Barcelona. Pospuesto una semana debido al temporal 'Filomena', la cita servirá para dar apoyo al PSC, tras la designación como candidato de Salvador Illa, ministro de Sanidad, y el posterior aplazamiento de las elecciones catalanas, que estaban fijadas para el 14 de febrero pero finalmente, debido a los malos datos del coronavirus, se celebrarán el 30 de mayo. 

La decisión de suspender los comicios no contó con el apoyo de los socialistas catalanes, pero en el PSC aseguran que están en condiciones de ganar los comicios y desbancar al independentismo de la Generalitat. Señalan que en mayo, la figura de Illa puede estar aún más al alza, porque ya habrá millones de vacunados y la situación de la pandemia será otra. En el PSOE también alimentan esa esperanza. De ahí la importancia de llevar su comité federal, máximo órgano del partido entre congresos, a Barcelona. La cita será telemática, pero Pedro Sánchez se desplazará hasta la capital catalana para pronunciar su discurso y participar en el debate posterior.  

El flanco andaluz

La dirección socialista también ha reiterado que el próximo congreso, que servirá para reelegir a Sánchez como secretario general, tenga lugar entre el 15 y el 17 de octubre. Pero ha introducido una novedad relevante. Los cónclaves autonómicos posteriores, para nombrar a nuevos líderes o confirmar a los actuales, deberán celebrarse obligatoriamente antes de que acabe 2021. 

La principal perjudicada por esta decisión podría ser Susana Díaz, secretaria general de los socialistas andaluces y antigua rival interna de Sánchez. El liderazgo andaluz, además de ser el más importante por el número de afiliados en esa federación, es el que se encuentra claramente en disputa, con los rivales de la expresidenta autonómica analizando cómo lograr su relevo. Los críticos con Díaz temían que esta llevase el congreso andaluz al año que viene, algo que le beneficiaba frente a sus pontenciales rivales, ya que ella es una cara más conocida y no necesitaría del tiempo de su hipotético sustituto para preparar la campaña de las andaluzas, previstas para finales de 2022.

Te puede interesar

Un hipotético adelanto electoral en la autonomía, en principio rechazado por el presidente, Juan Manuel Moreno, cogería a los partidarios del relevo con el pie cambiado. De momento, la única que ha dado un paso adelante es Díaz, dejando claro que optará a la reelección. Entre sus posibles oponentes, quienes más suenan son Felipe Sicilia, diputado por Jaén; Ángeles Ferriz,  portavoz del PSOE andaluz, y Juan Espadas, alcalde de Sevilla.

En una frase interpretada como un posiciamiento a favor del relevo, la dirección socialista, que es partidaria del cambio pero por el momento ha evitado el enfrentamiento directo, señaló en su comunicado: "Abogamos por reforzar mucho la tarea del partido y, por extensión, reforzar y renovar en algunos casos los liderazgos autonómicos para hacer al PSOE competitivo en todos los territorios".