Debate sobre el 14-F

El Síndic recomienda aplazar las elecciones catalanas

  • El informe de Ribó, elaborado junto a un grupo de expertos, sostiene que el 14 de febrero habrá "un escenario de afectación grave o muy grave [del coronavirus] con entre 190.000 y 216.000 personas que no podrían votar de forma presencial"

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en una comparecencia en el Parlament.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en una comparecencia en el Parlament. / ACN

Se lee en minutos

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, considera que el impacto del covid-19 en Catalunya dejará a un amplio número de ciudadanos sin votar, cosa que laminará su derecho al sufragio activo, por lo que ha recomendado posponer las elecciones previstas para el 14 de febrero bajo criterios jurídicos de causa de fuerza mayor. Ribó ha presentado un informa apoyado por expertos que contiene unas previsiones epidemiológicas que apuntan que en esa fecha habrá "un escenario de afectación grave o muy grave [del coronavirus] con entre 190.000 y 216.000 personas que no podrían votar de forma presencial".

Ribó ha presentado un informe sobre el derecho de sufragio activo y su garantía en el marco de la actual pandemia, elaborado junto a expertos como la jefa del servicio de medicina preventiva y epidemiología del Hospital Vall d’Hebron, Magda Campins, el jefe del servicio de enfermedades infecciosas del parque de Salut de Mar, Juan Pablo Horcajada, la profesora de Filosofía de la UB y presidenta del comité de ética de servicios sociales de Catalunya, Begoña Roman; el catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de Barcelona, Enoch Albertí; y el profesor titular de Derecho Constitucional de la Universitat Rovira i Virgili, Jordi Barrat.

En una rueda de prensa telemática, Campins ha expuesto los cálculos en base a cuatro escenarios. El primer escenario se basa en el pico máximo de la segunda ola y los 10 días anteriores, en el que se estima que habrá 39.340 personas positivos por covid que, sumando la media de cuatro contactos estrechos por persona, suman un total de 190.000 personas que no podrían votar de forma presencial si el comportamiento de la tercera ola fuera igual que el de la segunda. "De la forma en la que está evolucionando la curva epidémica se prevé que esta tercera ola será peor que la segunda con un 10% de casos superior", ha explicado Campins, y ha dibujado el segundo escenario con hasta 216.000 personas sin poder acudir a los colegios electorales. Los otros dos escenarios restantes estiman una afectación inferior con una fase de "descenso moderado". "El 14-F no estaremos en descenso y no creemos que podamos estar al final de la tercera ola", ha avisado.

Te puede interesar

El Síndic ha emplazado al Govern y a todas las candidaturas que concurren a los comicios a tejer un consenso en el caso de acordar una postergación electoral. "La decisión exige un firme acuerdo político con la renuncia explícita a cualquier uso electoralista", ha lanzado Ribó. A su juicio, acudir a los colegios electoral con las garantías actuales "constituye un riesgo para la salud pública". "Exigimos el máximo respeto y garantía por el derecho al sufragio universal y a la salud, tiene que prevalecer la salud y la gestión de todo el proceso electoral. Todas las personas con derecho al sufragio activo tienen que poder votar a las próximas elecciones sin poner en riesgo su salud ni la salud pública", ha insistido.

También ha reclamado extender al máximo todas las medidas que permitan el voto no presencial -ha dicho que "una mejora imprescindible sería ampliar los plazos para solicitar el voto por correo"- y que, en el supuesto de un aplazamiento de los comicios, las Cortes Generales lleven a cabo las reformas necesarias de las Loreg, para ampliar términos para solicitar el voto por correo, prever otras formas de voto como el voto electrónico, o especificar cuáles son las causas para posponer unas elecciones ya convocadas.