Diputación permanente del Parlament

El Govern redobla los ataques contra la gestión del covid del Ejecutivo de Sánchez

  • Aragonès exige al Gobierno que dé "ayudas directas", porque con los recursos de la Generalitat "no bastan"

  • Budó asevera que el Estado ha caído "en la dejación de funciones"

  • El 'president' sustituto abre la puerta a una prolongación del confinamiento municipal

El ’vicepresident’ en funciones, Pere Aragonès, en el hemiciclo del Parlament. / ACN / BERNAT VILARÓ / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos

El ‘president’ sustituto, Pere Aragonès, llamó este miércoles a buscar el equilibrio entre las medidas sanitarias restrictivas y las más aperturistas, de carácter económico. Siempre sin cruzar la línea roja del “colapso de los servicios sanitarios”. Aragonès recordó que países “con sistemas sanitarios muy potentes y con mayor número de recursos que nosotros, como Alemania y Reino unido, se hallan en plena batalla para controlar la pandemia”. Con todo, el Govern, tanto Aragonès como la ‘consellera’ de Presidència, Meritxell Budó, arremetieron contra el Gobierno. Quizá no es ajeno a ello que el candidato del PSC a las elecciones al Parlament sea, precisamente, un miembro del Ejecutivo central.

En su comaprecencia en la diputación permanente del Parlament (la Cámara ya está disuelta), Aragonès puso el acento, precisamente en la aportación de recursos económicos. “Hemos insuflado 867 millones en ayudas directas y seguiremos haciéndolo, pero el Gobierno central debe hacerlo también”, señaló, por cuanto el Ejecutivo de Pedro Sánchez “recauda los impuestos, tiene los presupuestos aprobados y no tiene” la espada de Damocles del “control del déficit” sobre su cabeza.

Y es que, según el vicepresidente y ‘conseller’ de Economia, “con lo que tiene la Generalitat no hay suficiente. No tenemos ni los suficientes recursos, ni la soberanía” para cubrir el espacio que el Gobierno, según él, deja vacío. Por lo que llamo a Sánchez a actuar “antes de que sea demasiado tarde”.

Más allá de lo tributario

El Gobierno no se puede limitar a “tomar medidas de carácter tributario y debe pasar a las ayudas directas ya, como hacen otros gobiernos en Europa”. También exigió que “por razones de salud pública se decrete el teletrabajo obligatorio en aquellos sectores y administraciones donde sea posible. Con teletrabajo se reduce la movilidad, clave de la gestión de la pandemia”, aseveró.

Aragonès también anunció que el Executiu lanzará "en este trimestre, nuevos planes de ayudas que queremos que sean con el máximo consenso con los agentes económicos y sociales. El Gobierno español ha de poner de su parte”. También abrió la puerta, dadas las cifras pandémicas, a una prolongación del confinamiento municipal, entre otras restricciones.

Budó, aportó la visión posconvergente del Govern. La también portavoz del Ejecutivo mostró cierta unidad de discurso con Aragonès e incidió en el ataque al Gobierno. “Nosotros hacemos malabares mientras el Estado no presta ayudas. Tienen que hacer los deberes”.

Y en la única medida que han tomado, la de los ERTE, el 32% de los afectados aun no han recibido la prestación", sancióno Budó, acompañando la petición previa de Aragonès de prorrogar hasta mayo los expedientes temporales por la pandemia que, en principio, caducan el próximo 31 de enero. "El Gobierno ha caído en la dejación de funciones", sentenció.

Réplicas de la oposición

Ciutadans ha calificado de "nefasta" la gestión del Govern y ha subrayado las discrepancias internas en la Generalitat. Carlos Carrizosa apostó claramente por posponer las elecciones. "“la situación sanitaria no nos permite acudir a elecciones. Hoy nos tendrían que haber hecho una propuesta clara porque ustedes son las autoridades sanitarias. No entendemos este silencio. No tengan miedo. Es que mucha gente no se va a atrever a ir a votar.”

Te puede interesar

La portavoz del PSC, Eva Granados, lamentó el tono, a su entender “electoralista” de las intervenciones previas, de Aragonès y Budó, e incidió en la petición de Miquel Iceta, en la víspera, de que se celebren las elecciones el 14 de febrero. “Más de 60 países han celebrado las elecciones bajo la presión del covid. Sin un confinamiento domiciliario el aplazamiento no se justifica. La pandemia no puede suspender la democracia”, aseveró Granados antes de exigir al Govern “que haga su trabajo por hacer seguras estas elecciones”.

Granados afirmó que el 20% de los 16.000 millones del llamado fondo Covid han ido a Catalunya. Y al hilo de este dato sentenció: "Dejen de centrifugar responsabilidades"