clamor unánime

Patronales y sindicatos exigen al Govern no posponer las elecciones del 14-F

  • Foment, Pimec, CCOO y UGT instan al Ejecutivo catalán a celebrar los comicios el próximo 14 de febrero, salvo confinamiento domiciliario

Patronales y sindicatos exigen al Govern no posponer las elecciones del 14-F

Álvaro Monge

Se lee en minutos

Clamor unánime entre las patronales y los sindicatos catalanes para que las elecciones al Parlament se celebren el próximo 14 de febrero. Los cuatro agentes sociales más representativos exigen al Govern que haga todo lo posible para no postergar los comicios, pese a la escalada de contagios durante esta tercera ola. Foment del Treball, Pimec, CCOO y UGT coinciden en la necesidad de abrir un nuevo ciclo político, acompañado de unos presupuestos y una obra de gobierno más allá de la interinidad. Y para ello ven indispensable no postergar más la votación que abra una nueva legislatura en el Parlament de Catalunya; según han manifestado los cuatro máximos dirigentes de las organizaciones sociales.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre fue contundente en la asamblea general de Foment, celebrada este lunes. "Los empresarios necesitamos que las elecciones al Parlament de Catalunya se celebren el 14 de febrero y no se pospongan", afirmó. El debate ha ganado efervescencia en los últimos días y desde la bancada sindical también consideran que se debería evitar un aplazamiento, tal como manifestó el secretario general de CCOO de Catalunya, Javier Pacheco. "La salud y la economía necesitan liderazgo político y más recursos económicos", afirmó a través de su cuenta de Twitter. El líder sindical calificó de "muy necesarias" las elecciones y consideró que posponerlas significaría "un grave problema".

El escenario epidemiológico que dibujan las proyecciones elaboradas desde el Departament de Salut de la Generalitat no es bueno. La previsión trasladada a los partidos políticos con representación parlamentaria el lunes pasado aseguraba que se llegará al pico de contagios unos días antes del inicio de la campaña electoral, y que el pico de presión asistencial se alcanzará pocos días antes de la jornada de votación. El viernes de esta semana está previsto que el Govern y los partidos consensuen si posponen o no los comicios. "Si ahora es un mal momento, posponerlas sería mucho peor", afirma el secretario general de la UGT de Catalunya, Camil Ros.

La contundencia desde las esferas económicas contrasta con la ambivalencia de la política y de momento nadie quiere alzar la voz y ser el primero en abogar por un aplazamiento. El Govern está evitando pronunciarse públicamente al respecto, tal como evidenció este martes su portavoz, Meritxell Budó, en rueda de prensa. Y desde el Gobierno central, el Ministro de Sanidad y candidato socialista, Salvador Illa, también ha rehuido pronunciarse y deja la decisión en manos de los partidos catalanes. En medio de esa falta de concreción, los agentes sociales catalanes han hablado claro y han expresado que su apuesta por mantener el 14 de febrero como el día en que los catalanes están llamados a las urnas. "Ante la grave crisis sanitaria, económica y social que vivimos necesitamos un Govern estable y que gobierne. Y para eso son necesarias unas eleccione. Es imprescindible la aprobación urgente de presupuestos", declara el presidente de Pimec, Josep González.

Si no hay confinamiento domiciliario, a votar

Te puede interesar

Hace meses que los agentes sociales insisten, primero, en la convocatoria de elecciones y, ahora que penden de un hilo, de que se celebren. Las divergencias entre socios de Govern ya eran motivo de crítica antes del covid y, de la misma manera que estas se han intensificado durante la pandemia, el clamor por elecciones entre los agentes sociales también se ha acentuado. Estos solo verían razonable aplazar los comicios si la situación epidemiológica se agravara hasta tal punto que el Govern se viera obligado a decretar un confinamiento domiciliario. "Tenemos el ejemplo de Galicia y el País Vasco, donde no se han observado repuntes", afirma González, de Pimec.

Estabilidad, una legislatura larga, presupuestos y políticas que busquen los máximos consensos. Estos son los comunes denominadores que le piden los agentes sociales al Govern. Y ello solo lo ven posible pasando antes por las urnas. Los sindicatos llevan insistiendo desde hace varios meses en la falta de coordinación que ven entre socios, lo que condena a los catalanes, según sostienen, a políticas parciales y limitadas al Departamento que las pilota. No planes de mayor calado para abordar la crisis económica originada por el covid. Y las patronales insisten en que esa falta de mirada a medio y largo plazo complica el acompasamiento de las nuevas restricciones con las ayudas para los sectores más afectados por las mismas.