Elecciones en Catalunya

El debut de Illa como candidato del PSC agita la campaña electoral

  • El ministro de Sanidad exhibe su gestió del covid para forjar un Govern "dialogante" tras las elecciones

  • "La solución para Catalunya pasa por tener un presidente socialista en La Moncloa y otro en la Generalitat", espeta

  • Cs y JxCat le afean que "instrumentalice" el Ministerio para "sacar rédito electoral"

Salvador Illa: Estoy aquí para trabajar por el reencuentro de los catalanes y las catalanas. / ACN / ALEIX FREIXAS / VÍDEO: PSC

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Salvador Illa ‘vuelve a casa’ como presidenciable del PSC a la Generalitat con una carpeta de gestión bajo el brazo repleta de hojas de servicios. Los socialistas rebosan satisfacción por haber situado al ministro de Sanidad como candidato y confían en que su jugada pueda disputar la victoria electoral a ERC, a quien las encuestas sitúan en el primer puesto antes del pistoletazo de salida a la campaña. 

El impacto de su carambola ya se mide en el resto de fuerzas del tablero político catalán. JxCat emula el eslogan de ERC y apunta que la disputa electoral es entre Laura Borràs o Salvador Illa, sacando de la ecuación a su socio en el Govern e impulsor del ‘o ERC o el PSC’. Los inquilinos en funciones del Palau de la Generalitat siguen a la greña por la polémica ‘rave’ que se alargó durante 40 horas sin intervención policial en Llinars del Vallés con acusaciones cruzadas entre las Conselleries de Salut e Interior, pero Borràs elevó este domingo el listón erigiendo a JxCat como garantía de que el PSC no gobierne porque, a su juicio, eso sólo podría hacerlo con Esquerra y los ‘comuns’ pese a que el candidato republicano, Pere Aragonès, ofreció un Govern a cinco sin contar con los socialistas.

La posconvergente, además, exigió al PSC que se desentienda de un cartel viral en las redes sociales que muestra a Illa como "la vacuna contra el lazo amarillo", cuya propaganda no ha sido obra del cuartel electoral del PSC. 

Otra de las balas recurrentes contra el candidato, usada por Cs y JxCat, es el uso de la gestión de la pandemia del covid para sacar rédito electoral, que "instrumentalice" la institución, pero Illa seguirá al frente del Ministerio de Sanidad hasta que empiece oficialmente la campaña electoral, el 29 de enero, según expuso en una entrevista en ‘La Vanguardia’. Ante esto, la crítica empleada es que abandona su cargo ante la inminente tercera ola del coronavirus, a lo que el primer secretario del partido, Miquel Iceta, replica en una entrevista en este diario que Illa ya ha dejado listo el plan de vacunación y que el día a día del covid está en manos de las autonomías.

Diálogo y gestión 

Iceta actuó este domingo como telonero del candidato en el primer acto de precampaña del PSC emitido de forma virtual desde la sede de la calle Pallars de Barcelona. Le dio paso reivindicado su figura como ganadora: "No nos resignamos a ser segundos o terceros, queremos ganar. Vamos a por todas y estamos en buenas manos". 

Illa exhibió su capacidad de gestión y de diálogo para superar el "bloqueo" de una Catalunya "estancada" por el ‘procés’ entonando un duro discurso en catalán y en castellano en el que desdeñó los "nacionalismos excluyentes" y el "fanatismo intolerante". "No hay nada peor que sentirte exiliado en tu propio país", espetó.

El aún ministro de Sanidad se comprometió a "tomar las riendas centrales de la política catalana" para abrir una etapa de "consensos": "Aquí se ha confundido la valentía con la radicalidad, se ha señalado por ‘traidor’ a los que han dicho que se tiene que dialogar", lanzó a los independentistas.

"Estoy aquí para trabajar por el reencuentro de los catalanes y las catalanas"


Noticias relacionadas

Illa apostó por una "etapa de reencuentro sin bandos ni bloques, reparadora y esperanzadora", dejando atrás "el viaje a ninguna parte" de diez años de ‘procés’: "En las próximas elecciones Catalunya debe responder si quiere seguir paralizada y enrocada, o pasar página y avanzar de una puñetera vez". Para eso, se encomendó configurar un Govern "progresista, solidario y dialogante" si vence el 14-F porque, a su juicio, la solución para Catalunya "pasa por tener un presidente socialista en La Moncloa y otro en la Generalitat".

"Gestionar la respuesta a esta pandemia me ha permitido crecer como persona y ver la necesidad de hacer una política útil, con altura de miras, que busca acuerdo y cooperación", dijo, y agradeció al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que depositara en él su confianza. "Tenemos que lograr un Govern que tenga la misma voluntad de acuerdo que tiene Sánchez, quien tiene convicciones sólidas y no tiene miedo a dialogar de nada", remachó.