La logística electoral

Govern y partidos plantean vacunar a los miembros de las mesas electorales antes del 14-F

  • Las personas vulnerables podrán ser excluidas de la mesa a través de la presentación de un recurso en el caso de que sea elegidas por sorteo
  • La votación por franjas horarias será recomendada, pero no obligatoria
  • El 15 de enero se tomará la decisión sobre si mantener o aplazar los comicios
El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el ’conseller’ d’Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència, Bernat Solé.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el ’conseller’ d’Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència, Bernat Solé. / Europa Press / David Oller

Se lee en minutos

El Parlament cierra el telón de la XII legislatura y queda inaugurada la cuenta atrás hasta las elecciones del 14 de febrero, las primeras que se celebrarán en Catalunya bajo el impacto de la pandemia del covid-19. El 'vicepresident' con funciones de 'president', Pere Aragonès, firmó este lunes el decreto de convocatoria de los comicios después de que el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, constatara -transcurridos dos meses- que ningún grupo parlamentario asciende a un presidenciable.

Las elecciones siguen en vilo a la espera de evaluar el 15 de enero si la situación epidemiológica obliga a decretar un aplazamiento, cuyo escenario se daría con una restricción absoluta de la actividad social o un confinamiento total, pero hasta entonces partidos e instituciones se conjuran para cerrar los flecos de una enrevesada logística electoral que acabarán de perfilar en otro encuentro el 11 de enero.

Horas antes de la disolución del Parlament, el Govern volvió a reunir a las fuerzas políticas catalanas para debatir los seis protocolos que plantea la Generalitat para que se pueda garantizar el derecho a voto de toda la ciudadanía, que contemplan medidas como la votación en pabellones con circuitos de acceso, el voto por correo exprés a domicilio y una campaña electoral mayoritariamente telemática. 

Una de las novedades más destacadas es que el Ejecutivo y los partidos acordaron pedir al Departament de Salut que incluya en el plan de vacunación a las personas seleccionadas para formar parte de las mesas electorales: "Es evidente que el acuerdo es de hoy mismo y, por lo tanto, trasladaremos esta petición a Salut y según el plan de vacunación que tenga Salut, se planteará que se pueda vacunar a los miembros de estas mesas", explicó el ‘conseller’ d’Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència, Bernat Solé. Los 'comuns' exigieron que esta medida se haga extensible al personal de limpieza y otros operarios.

Las personas vulnerables al coronavirus podrán solicitar ser excluidas de la mesa electoral presentando recurso en el caso de que les toque acudir por sorteo, pero no se les descartará del concurso de entrada porque "no es sólo una obligación, también es un derecho".

En el cónclave, también se abordó que una posible suspensión de las elecciones no pueda ser 'sine die', sino que debe ir acompañada del anuncio de la nueva fecha; se pactó que haya un envío único de sobres y papeletas -la propaganda electoral irá a cargo de cada formación- y se descartó que el sufragio por horarios sea obligatorio ante la imposibilidad de supervisar su cumplimiento y para evitar choques con la Junta Electoral Central (JEC).

Te puede interesar

El horario de votación será el habitual, aunque con la recomendación de votación por franjas horarias: de 9 horas a 12 horas, las personas de riesgo; de 19 horas a 20 horas, las personas positivas por covid-19 o confinados por contactos estrechos; y de 12 horas a 19 horas, el resto de los ciudadanos.

"Sólo la situación epidemiológica puede ser el motivo para valorar un aplazamiento de las elecciones en momento excepcional", inquirió el 'conseller', una afirmación que compartieron los representantes de la oposición.