Segunda oleada

Los malos datos del covid amenazan el plan de Navidad en Catalunya

  • El Govern se da "dos o tres días" para decidir si endurece las medidas previstas para esas fechas
  • Catalunya planeaba llegar al día 21 en el tramo 3 de la desescalada, pero ahora están en duda las fiestas
Pere Aragonès y Meritxell Budó, dirigiéndose a la reunión del Consell Executiu del Govern.

Pere Aragonès y Meritxell Budó, dirigiéndose a la reunión del Consell Executiu del Govern. / Jordi Bedmar/Govern de la Generalitat

Se lee en minutos

Los malos indicadores de la pandemia de covid-19 en Catalunya amenazan el plan de Navidad diseñado por el plan de protección civil Procicat. Este lunes ha subido la velocidad de transmisión del virus (o Rt) a 1,11 puntos, lo que indica, al superar el umbral de 1, que la epidemia vuelve a estar en expansión. Además, la Conselleria de Salut ha registrado 1.906 nuevos contagios, tras días en que no se superaba el millar, y 39 muertes. Y otro indicador elocuente: los pacientes covid en unidades de cuidados intensivos (ucis) han aumentado por segundo día consecutivo y llegan hoy a los 351. Han bajado, eso sí, los ingresos a 1.519 pacientes covid. Pero el índice de rebrote se ha situado ayer en 219 puntos, frente a los 181 del lunes, lo que significa que el crecimiento potencial de la pandemia es muy alto. Son los efectos del Puente de la Constitución. Y lo peor, la Navidad, aún está por venir.

"Los datos de hoy nos indican que podría haber un cambio de tendencia", ha reconocido la ‘consellera’ de Presidència y portavoz del Govern, Meritxell Budó, en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del Ejecutivo catalán. "Estamos a las puertas de la tercera oleada", ha afirmado sin ambages Enric Àlvarez, investigador del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), en una entrevista en RAC-1. Budó ha asegurado que el Govern esperará "dos o tres días" para ver si se confirma la mala tendencia antes de revisar el plan de Navidad. A ocho días de la Nochebuena, es algo que no se descarta.

Budó ha añadido que, en función de si "se confirma o no el cambio de tendencia", el Govern decidirá "cómo se tiene que acabar de definir el plan de Navidad", el cual permite la movilidad libre por toda Catalunya los días 24, 25 y 26 de diciembre y 1 de enero, las reuniones de hasta 10 personas y también excepciones al toque de queda los días de Nochebuena y Nochevieja (entraría en vigor a las 1.30 horas, en vez de a las 22 horas). Además, el mismo también prevé la vuelta al domicilio familiar, tanto si uno vive fuera de Catalunya y desea regresar como al revés.

De momento sigue vigente el plan, para este fin de semana de pasar el confinamiento municipal a comarcal y, en este contexto, incluir el Principado de Andorra en la comarca de L’Alt Urgell, tal y como pedían las autoridades del país pirenaico. "Los datos se están complicando. Se ha pasado de tener 7.000 contagios semanales a los 8.000 actuales, la Rt ha pasado del 0,90 de hace dos días al 1,1", ha advertido Budó, quien ha reclamado caución.

Difícil de predecir

Pero si algo prueba día a día este virus es que las predicciones son difíciles de cumplir. Más si los planes de levantamiento de restricciones, por tímido que este sea, se programan para días en que aumenta la interacción social. El plan de desescalada lleva paralizado desde el 23 de noviembre. Catalunya no se ha movido del tramo uno, que debería haber durado dos semanas. El fin de semana pasado y ante las quejas de diferentes sectores económicos, el Procicat accedió a que los centros comerciales abrieran al 30% y el Liceu, al 50%, siempre garantizando una buena ventilación. También han abierto las estaciones de esquí.

Te puede interesar

Si todo hubiese salido según lo planeado, Catalunya llegaría al 21 de diciembre inaugurando el tramo tres de la desescalada: sin confinamiento perimetral, con reuniones de 10 personas (hasta entonces solo se permiten de seis) y el aforo en las terrazas de bares y restaurantes al 100% (un 50% en el interior). También la cultura podría abrir al 70% y el comercio (no así los centros comerciales), al 50%.

Pero ahora mismo todo apunta que esas medidas no podrán llevarse a cabo. Y no solo eso, sino que además hay posibilidades de que se endurezcan las restricciones. Comunidades como Baleares anunciaron hace días que mantendrán el toque de queda a las 22.00 horas en días como la Nochebuena. Es una posibilidad que otros territorios tomen, entre otras, esta medida.