PSC y PSOE mantienen su "confianza" en Marín tras la imputación

  • La investigación llega en el peor momento para los socialistas catalanes, a las puertas de las elecciones del 14-F
  • El partido de Sánchez no aparta "por ahora" de su ejecutiva a la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat
Pedro Sánchez y Núria Marín, el pasado febrero en Barcelona.

Pedro Sánchez y Núria Marín, el pasado febrero en Barcelona. / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
Juan Ruiz Sierra
Juan Ruiz Sierra

Periodista

ver +

La imputación de Núria Marín por una supuesta trama de desvío de subvenciones en L’Hospitalet de Llobregat llega en el peor momento para el PSC, a las puertas de las elecciones autonómicas del próximo 14 de febrero. La alcaldesa de la localidad metropolitana es una de sus figuras más conocidas, y también forma parte de la dirección del PSOE. De momento, ambos partidos mantienen su confianza en la también presidenta de la Diputación de Barcelona. 

La sensación era de sorpresa entre los socialistas catalanes este jueves al mediodía, cuando trascendió que Marín había sido imputada, tras declarar ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), que investiga presuntas malversaciones del Ayuntamiento de L’Hospitalet al Consell Esportiu de la ciudad. "Aún no sabemos nada", señalaron varios dirigentes del PSC. Poco después, el partido emitía a través de las redes sociales un escueto comunicado. En el texto, los socialistas catalanes subrayan su "total confianza" en Marín y piden que se respete su presunción de inocencia, al tiempo que ofrecen la "máxima colaboración" con la Justicia para aclarar los hechos cuanto antes. 

En el PSOE no hubo reacción oficial, pero fuentes de la dirección del partido se pronunciaron de forma similar al PSC. Transmitieron su "sorpresa" ante la imputación de la alcaldesa de L’Hospitalet, dentro de una causa en la que ya han sido detenidas 13 personas en los últimos meses, y ofrecieron la "máxima colaboración" con los investigadores. Marín es secretaria de Cohesión e Integración en la ejecutiva del partido que lidera Pedro Sánchez, cargo que asumió a finales de 2017, después de que Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, dimitiese por su rechazo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, pactado entre el PP y el PSOE tras el referéndum unilateral del 1 de octubre de ese año. "Por ahora", subrayaron las mismas fuentes, Marín mantendrá su puesto. 

Dónde se sitúa el listón

Noticias relacionadas

El código ético del PSOE, aprobado en 2014, poco después de que Sánchez se convirtiera por vez primera en secretario general, establece que los cargos del partido deberán dimitir, si están implicados en un procedimiento penal, cuando se abra el juicio oral. Marín, por tanto, puede continuar en la dirección del partido. 

Sin embargo, los socialistas han ido más allá de las exigencias de su normativa interna en el pasado reciente. En julio de 2018, justo después de que Sánchez llegara a la Moncloa tras la moción de censura a Mariano Rajoy a raíz de la sentencia del 'caso Gürtel', el PSOE suspendió cautelarmente de militancia y apartó de sus cargos orgánicos a los imputados en la 'operación Enredadera', que investigaba una trama de corrupción en la contratación de sistemas de control de tráfico. Fuentes de la dirección del PSOE señalaron entonces que debían endurecer su respuesta a los casos de corrupción, al haber llegado a la Moncloa con un propósito claramente regenerador.