El Govern duda sobre si sancionar a Bosch por encubrir casos de acoso en Exteriors

  • Aragonès retira del orden del día del Consell Executiu el debate sobre el posible expediente al 'exconseller'
  • El 'president' en funciones pide un tercer informe ante la discrepancia entre dos organismos del Ejecutivo
Alfred Bosch, durante una comparecencia en el Parlament

Alfred Bosch, durante una comparecencia en el Parlament / ACN / GUIFRÉ JORDAN

Se lee en minutos

No hay materia que no sirva como combustible para alimentar el conflicto permanente en el que viven las dos facciones del Govern. Por ejemplo, las acusaciones de acoso sexual a Carles Garcias, exjefe de gabinete de Alfred Bosch, cuando este último era ‘conseller’. Bosch cesó al señalado y dimitió de sus funciones, en marzo de este año. Y desde entonces la posibilidad de incoar un expediente al extitular de Acció Exterior sobrevuela todas las reuniones de Govern. A

Según detalló la portavoz del Govern, Meritxell Budó, el titular de Polítiques Digitals i Administració Pública, Jordi Puigneró (JxCat), llevaba a la reunión del Govern de este miércoles "la propuesta de apertura de un expediente sancionador", pero Pere Aragonès, "haciendo uso de sus potestades delegadas como presidente sustituto, ha decidido retirarlo" del orden del día.

Dos informes internos se contradicen sobre la idoneidad de castigar al 'exconseller'

Fuentes de Vicepresidència afirmaron a este diario que Aragonès levantó este punto del orden del día ante la confluencia de dos informes, el de Puigneró y, otro, del comité de ética, que abogaba por no sancionar a Bosch. El objetivo de la retirada “momentánea” es “aclarar cómo proceder para tener la mayor cobertura jurídica delante de un tema de esta envergadura y hacerlo todo correctamente”. En concreto, según las citadas fuentes, se ha solicitado un dictamen al Gabinet Jurídic de la Generalitat.

Según siempre Budó, "el Govern no ha pedido ningún tercer informe relativo a ninguna apertura de expediente" y el ‘president’ sustituto "ha pedido tiempo" para trabajar más este tema, pese a que "el acuerdo de gobierno estaba a punto".

Funcionarios de carrera

Fuentes republicanas matizan que el informe del comité de ética, realizado por funcionarios de carrera de distintas ‘conselleries’, y que al menos en dos casos es fácil comprobar su relación, también, con JxCat y ERC, es que abogan por no sancionar “porque no hay caso”.

“El protocolo anti-acoso está mal hecho, no detalla quién debe iniciarlo y, además, en el caso de Bosch, no hay una causa”, apunta esta fuente. Es decir, “más allá de la rumorología, no hay un acto en concreto denunciado contra Bosch donde agarrarse”, prosigue esta voz que recuerda que el procedimiento lo inició “Puigneró sin avisar al Govern". “Se basa solo en rumorología de lo que pudo hacer y no hizo Bosch”.

Te puede interesar

La queja republicana va más allá. “Por alguna extraña razón”, ironizan en ERC, “Puigneró no ha sido tan escrupuloso en otros casos. Por ejemplo, con el secretario general de Esport, Gerard Figueras, que en un año ha sido detenidos dos veces, la última hace un mes y que conllevó que pasara la noche en un calabozo, y sobre el que no se ha iniciado ningún procedimiento interno”. Figueras fue detenido en el marco de la investigación sobre la trama de desvío de fondos en las subvenciones públicas al Consell Esportiu de L'Hospitalet. Y es de JxCat, de ahí la acusación de ERC a Puigneró de actuar con un doble rasero. “O sea, que al final la dimisión de Bosch se entiende como una presunción de culpabilidad”, sentencia indignada esta voz.

Capítulo aparte es la propia revelación de Budó de lo acaecido en el Consell de Govern. “Ha vulnerado el secreto de las deliberaciones y lo ha hecho con una clara intención política”, apunta otra voz republicana sin querer precisar más, pero dando a entender que la cercanía del 14-F puede haber influido muy mucho.