DEBATE EN LA CÁMARA CATALANA

Berlanga en el Parlament

Aragonès y Fernández debaten sobre 'La escopeta nacional' a cuenta del 'dumping' fiscal de Madrid

El vicepresidente presume de haber doblegado la segunda ola "tres veces más rápido" que Díaz Ayuso

Pere Aragonès, en el Parlament.

Pere Aragonès, en el Parlament. / FERRAN NADEU

1
Se lee en minutos
Xabi Barrena

ERC ha encontrado un filón para su intento de crecimiento transversal que apela a independentistas y catalanistas no secesionistas. Y se llama Madrid. La denuncia de los privilegios de los que goza la capital de España y su región, que se coronan o nutren una política fiscal laxa que aun “aspira” más recursos y talento del resto del Estado halla acomodo tanto en los secesionistas, quizá por motivos emocionales (Madrid es Madrid), pero también en sectores económicos que velan por la economía.

El acuerdo de presupuestos de la semana pasada de ERC con el Gobierno de Pedro Sánchez supuso, además, un torpedo en la línea de flotación del gobierno regional del PP. El presidente de los populares catalanes, Alejandro Fernández, afeó esa fijación con Madrid. Señaló que daba una imagen ”cizañera y ‘rondinaire’ a Catalunya y aseveró que el Govern mostraba menos dignidad que “la del empresario catalán de la película ‘La Escopeta Nacional’, porque al menos, él pretendía vender sus productos, no meter el dedo en el ojo a nadie”.

La respuesta de Aragonès convirtió al Parlament en una especie de cine-fórum. “Usted no ha entendido la película”, espetó el republicano. “Porque lo que explica la película es el funcionamiento de la economía del BOE, en el que el éxito comercial de un empresario depende de la red de intereses que pueda desarrollar. Y nosotros queremos acabar con esta economía del BOE”.

Magistral Sazatornil

Noticias relacionadas

'La escopeta nacional’, de Luis García Berlanga, explica las vicisitudes de un caricaturesco (según todos los tópicos hacia lo catalán) , un empresario que fabrica porteros automáticos (un magistral José Sazatornil), que sufraga, secretamente, los fastos de una cacería cerca de Madrid para así estar cerca del ministro del ramo y conseguir prebendas. Todo encuadrado en los últimos años del franquismo.

No fue esta la única referencia a la capital de España en la sesión de control al Govern del Parlament. En respuesta a la oposición, Aragonès aseveró que Catalunya había doblegado la segunda ola de la pandemia del coronavirus “tres veces más rápido” que la comunidad de Isabel Díaz Ayuso, en número de contagios y ocupación de ucis.