DIFÍCIL NEGOCIACIÓN

Los nombres que manejan PSOE y PP para renovar el CGPJ

Los partidos se intercambiaron sus candidatos a falta de ultimar el acuerdo

Imagen de archivo de unos jueces vestidos con togas.

Imagen de archivo de unos jueces vestidos con togas. / Agustín Catalán

Se lee en minutos

Los equipos negociadores del PSOE y del PP saben desde hace tiempo los candidatos que cada uno de ellos quieren que estén en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para renovar al actual, cuyo mandato cumplirá en funciones dos años el próximo viernes. Salvo milagro de última hora en forma de acuerdo, entonces ascenderá al primer puesto de los órganos de gobierno que más tiempo han estado caducados.

Entre los nombres puestos encima de la mesa para formar parte del próximo órgano de gobierno de los jueces están, según fuentes conocedoras de las negociaciones consultadas por EL PERIÓDICO, el magistrado José María Fernández Seijo o las fiscales Pilar Fernández (pareja del fiscal jefe de la Secretaría Técnica, Álvaro García) e Inmaculada Montalbán, por el PSOE; y los jueces Alejandro Abascal (refuerzo del juzgado de Manuel García-Castellón en la Audiencia Nacional) y Gema Espinosa (exdirectora de la Escuela Judicial y esposa del magistrado del Supremo Pablo Llarena, que instruyó el 'procés'), por el PP.

Montalbán fue vocal del Consejo que hasta ahora tenía el récord de la no renovación, pero como ese no fue el inmediatamente anterior, no es problema para que vuelva a estar en el órgano de gobierno de los jueces. También formaron parte de aquel CGPJ los que capitanean hoy los equipos negociadores de PSOE y PP, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el consejero madrileño de Justicia, Enrique López.

La presidencia

La ley fija que deben ser los 20 vocales los que, en su primera reunión, elijan a su presidente, pero ese extremo se termina abordando y acordando en la propia negociación, como se comprobó con el presidente de la Sala Segunda, Manuel Marchena, y su candidatura frustrada por la indiscreción del entonces portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. Si finalmente el acuerdo entre socialistas y populares se mantiene en 10 vocales cada uno, el partido en el Gobierno se reservaría la elección del presidente.

Las quinielas dan la presidencia a Pilar Teso, que cumple los requisitos de mujer y magistrada del Supremo

El PSOE se ha mostrado partidario desde el primer minuto de que sea una mujer magistrada del Tribunal Supremo, lo que hace que Pilar Teso aparezca en todas las quinielas, por varias razones, entre ellas que ya fue propuesta por varios vocales en la votación con la que Carlos Lesmes se convirtió en el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ.

Teso, de perfil muy profesional, es progresista, pero se la considera moderada, lo que permitiría que fuera aceptada por el PP, a diferencia, según las fuentes consultadas, de Ana Ferrer, magistrada de la Sala de lo Penal y una de las integrantes del tribunal que juzgó el 'procés'.

Cuestión de perfiles

También se ha hablado para presidir el CGPJ del magistrado de lo Contencioso del Supremo Pablo Lucas, ponente de la sentencia que avaló la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, y del actual presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, o de su vicepresidenta, Encarnación Roca, ambos pendientes a su vez de la renovación del tribunal de garantías.

Te puede interesar

El perfil de los magistrados del TC es conservador, lo que obligaría en caso de su elección a que el reparto de vocales entre los partidos no fuera 10 a 10, para no repetir el error cometido por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero al aupar a Carlos Dívar a la presidencia del Consejo.

También se ha barajado el nombre de la expresidenta del Constitucional María Emilia Casas, pero su experiencia en el alto tribunal durante la redacción de la sentencia del Estatut fue tan complicada que se duda de que esté dispuesta a aceptar esta nueva responsabilidad.