Cambio de organigrama

Trapero restituye la cúpula de los Mossos anterior al 155

Los comisarios Ferran López y Joan Carles Molinero vuelven a ser, junto a Miquel Esquius, el núcleo duro de la policía catalana

La comisaria Marta Fernández, hasta ahora subjefa de la Comisaría General de Investigación Criminal, será la primera mujer en liderar la unidad

Ferran López (derecha) habla con el ’conseller’ de Interior Miquel Sàmper, el pasado día 13.

Ferran López (derecha) habla con el ’conseller’ de Interior Miquel Sàmper, el pasado día 13. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

Guillem Sànchez

El mayor Josep Lluís Trapero, 15 días después de ser restituido como comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, ha recuperado la estructura de mando que deshizo la aplicación del artículo 155 hace tres años. Los comisarios Ferran López Joan Carles Molinero, números 2 y 3, en el otoño del 1-O, vuelven a ser los hombres de confianza de Trapero, el núcleo duro que completa Miquel Esquius.

A López le tocó sostener la embestida judicial y política posterior a la intervención estatal. No son pocos los que creen en el seno del cuerpo que su talante conciliador fue decisivo para sobrevivir al momento más delicado que han vivido los Mossos en su historia reciente, más cerca del abismo de lo que se ha llegado a admitir. Sin embargo, tras deshacer el Govern el efecto del artículo 155 con el nombramiento de Quim Torra, lo primero que hizo el flamante 'conseller' Miquel Buch fue destituir a López y entregarle la batuta a Esquius. Una decisión de la que pareció arrepentirse Buch. A los pocos meses, fulminó a Esquius y eligió para comandar el cuerpo a Eduard Sallent, un intendente recién licenciado como comisario. Sallent ha estado al frente del cuerpo hasta el retorno de Traopero y ha vivido situaciones tan complicadas como los disturbios que se desencadenaron durante el octubre del 2019, tras la sentencia contra los líderes del 'procés'. 

Te puede interesar

Tras ser restituido, la primera decisión de peso que ha tomado Trapero ha sido situar de nuevo en la cabina de mando a la vieja guardia, con quien no siempre fue fácil la relación pero por quien se ha sentido respaldado durante estos últimos y turbulentos años. Molinero, además, ejercerá de portavoz del cuerpo, un cargo que había quedado vacantes desde que lo abandonara el inspector Albert OlivaSallent pasa a liderar la Región Metropolitana Sur a petición propia. Por primera vez, una mujer liderará la Comisaría General de Investigación Criminal: será la comisaria Marta Fernández, que hasta ahora era la subjefa.