CAMINO DE LAS URNAS

El PSC ve una luz al final del túnel del 'procés'

Los socialistas creen que la crisis sanitaria modificará las prioridades de muchos catalanes

Más de 80 páginas del programa electoral recogen propuestas sociales

Pedro Sánchez, junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 6 de febrero en Barcelona. 

Pedro Sánchez, junto al líder del PSC, Miquel Iceta, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado 6 de febrero en Barcelona.  / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

Se lee en minutos

En la época de la inmediatez y del eslogan efímero, el PSC es consciente de la dificultad de que un mensaje como el suyo llegue a los ciudadanos. Más después de que el 'procés' –una "década perdida", en palabras de Miquel Iceta– haya sepultado en el debate público los asuntos que más interesan a los socialistas: el empleo, la sanidad, la transición ecológica… Sin embargo, algunos en la dirección del partido ven en las elecciones catalanas del 14 de febrero algo parecido a un final del túnel.

El programa electoral del PSC no ofrece grandes novedades con respecto a los anteriores. Los socialistas recuperan la reforma de la financiación autonómica, la necesidad de convertir España en un "Estado federal" aunque "si no se supera la polarización política presente, esta reforma no podrá ser implementada en el actual escenario", dicen– o la mejora del autogobierno mediante el desarrollo del Estatut. Y, como siempre, el grueso de las propuestas son de índole social: de las 130 páginas que componen el documento programático del partido que no se cerrará hasta enero, porque sigue abierto a las propuestas de los militantes–, más de 80 se refieren a estos temas.

La gran diferencia es el momento histórico. Si en las elecciones del 2012 y el 2015 se votó con el debate identitario el que hace más daño electoralmente a los socialistas– en plena efervescencia, y en las del 2017 el recuerdo del 1–O y la declaración de independencia lo eclipsaba todo, ahora las circunstancias han cambiado. Lo han hecho en la Moncloa, donde ya no gobierna el PP sino una coalición entre el PSOE y Podemos; y lo han hecho a escala global por el devastador impacto de la crisis sanitaria.

El impacto del covid

De hecho, el programa del PSC se abre con una referencia a la pandemia. "El covid ha acelerado transformaciones que venían de antes y nos ha empujado a entender, dramáticamente, qué vulnerables e interdependientes somos como sociedad y qué importante es que nos cuidemos los unos a los otros", dice en la primera frase.

La dirección socialista espera que esa "situación excepcional" provoque que muchos votantes elijan su papeleta pensando menos en la bandera que prefieren que en la necesidad de afrontar las consecuencias de la crisis. "Es un momento grave, la ciudadanía está sufriendo, se han perdido más de 15.000 vidas y creo que está más preocupada por su salud y su trabajo. Por los mayores en las residencias y los niños en escuelas. Esto lo condiciona y marca todo", dice un miembro de la ejecutiva.

Otro asegura que el principal adversario del PSC en unas elecciones en las que todas las encuestas les pronostican un crecimiento importante será la abstención. Los independentistas, afirma, siguen "teniendo a gente en la cárcel" y alicientes para ir a votar; los no independentistas puede que sientan que "lo peor ha pasado" y que ya no es tan necesario como en el 2017. Los socialistas van a intentar poner el foco en el eje social, conscientes de que "habrá partidos que insistirán en el tema identitario una y otra vez".

Crece el número de indecisos

Te puede interesar

Pero según el Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat hacía tiempo que no había tantos catalanes con dudas sobre qué papeleta escoger. "El número de indecisos es de los más elevados de la serie de barómetros del CEO. Solo lo supera el previo a las elecciones del 2012, cuando ERC le robó la cartera a Mas", afirma el politólogo y profesor de la UAB Oriol Bartomeus.

Convencerlos de que la opción del PSC es la mejor es uno de los principales objetivos del partido. Aunque es consciente de la predilección mediática por el 'procés' y las riñas nacionalistas, la dirección del partido lleva semanas intentando que el foco apunte hacia sus prioridades, que creen que son las de la mayoría de ciudadanos. Este mismo jueves, Iceta abordaba uno de esos puntos clave. "Lo primero es el empleo, cuidar a la gente", insistía el primer secretario de los socialistas.