'CASO VILLAREJO'

El juez imputa a exjefes de seguridad de Caixabank y Repsol por encargos a Villarejo

A petición de Anticorrupción, el magistrado quiere investigar los encargos que ambas compañías hicieron a Villarejo

La imputación se produce por los delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos

Audiencia Nacional.

Audiencia Nacional. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

Ángeles Vázquez

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha imputado al exdirector de Seguridad Corporativa de Repsol Rafael Araujo y al exjefe de Seguridad de Caixabank Miguel Ángel Fernández Rancaño por los encargos que presuntamente realizaron entre el 2011 y el 2012 al entramado de empresas del excomisario José Manuel Villarejo, principal imputado del 'caso Tándem' en el que se investigan las cloacas policiales.

En el auto, al que ha tenido acceso este diario, el magistrado también acuerda la declaración como imputados por estos hechos, que se investigan en la pieza 21 del caso, del exsubdirector de Seguridad de Repsol Rafael Girona Hernández, así como del propio Villarejo y su socio Rafael Redondo, ambos ya imputados desde noviembre del 2017, por los delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos.

Además, acuerda la declaración como testigos, con ofrecimiento de acciones, del expresidente de Sacyr Luis del Rivero (que ya estaba personado como perjudicado), del encargado de Seguridad Rodrigo Álvarez Vázquez y del exdirector financiero de Repsol YPF Fernando Ramírez Mazarredo.

La resolución recuerda que en junio Del Rivero pidió al juzgado que se comunicara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la existencia del presente procedimiento penal "para que, con independencia de las acciones que pueda tomar frente a Repsol y Caixabank" se informe al juzgado están obligados, como hizo el BBVA, a incluir información en sus respectivos informes anuales de gobierno corporativo".

'Proyecto Wine'

El juez explica que la pieza 21 o 'Proyecto Wine se abrió en diciembre de 2019, a raíz de los audios y documentos intervenidos en los domicilios de Villarejo y Redondo; hasta el pasado mes de octubre permanecía bajo secreto. Cuando esta garantía de sigilo se levantó, la Fiscalía Anticorrupción pidió dichas citaciones y otras diligencias para tratar de determinar si ambas compañías acudieron al comisario en 2011 para evitar que mediante un acuerdo con Pemex, Sacyr Vallehermoso se hiciese con el control del consejo de administración de Repsol.

Esa sería la segunda ocasión en que Villarejo habría investigado al expresidente de Sacyr, Luis Del Rivero, porque también lo habría hecho para el BBVA, en la pieza abierta en relación con los encargos hechos por el banco al excomisario.

La maniobra, explica la resolución, fue detectada por Repsol y con ayuda de Caixabank "paralizaría de manera temporal el desarrollo del plan elaborado por Del Rivero", al que retira de la presidencia de Sacyr, junto a su hijo y a uno de sus colaboradores claves, Rodrigo Álvarez Vázquez, conocido como el 'Cid' y encargado de la seguridad de la constructora.

La retirada de la presidencia, así como el despido de las personas consideradas como "su círculo de confianza" habrían producido, según consta en la documentación intervenida, un intento de reacción por parte de Del Rivero para tratar de conseguir información del presidente de la multinacional petrolera. 

Te puede interesar

La Caixa entró en el accionariado de Repsol en la década de los noventa, llegando a convertirse en uno de sus principales accionistas con un 12% del capital, con presencia en el consejo de administración, informa Europa Press.

La entidad financiera promovió el nombramiento de uno de sus directivos, Antonio Brufau, como presidente de la petrolera, y jugó un papel relevante a la hora de garantizar la estabilidad de la compañía durante el intento de Pemex y de Luis del Rivero de promover cambios en su cúpula. El cambio de la normativa en el 2018 llevó a ir abandonando progresivamente el capital de la petrolera.